Pedro Sánchez volvió a destacar la gestión de su gobierno en el
Pedro Sánchez volvió a destacar la gestión de su gobierno en el "Delcygate" (REUTERS/Yves Herman)

Continúa la polémica en España en torno a la escala que realizó en Madrid el pasado mes de enero la vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, quien tiene prohibida la entrada a los países de la Unión Europea (UE) como consecuencia de las sanciones impuestas por el bloque a altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro.

Este martes, el presidente Pedro Sánchez insinuó que la decisión de acudir al aeropuerto de Barajas para que la funcionaria chavista no entrase en territorio español, la tomó el propio ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

“El señor Ábalos consideró, con muy buen juicio a mi juicio, que era preferible la segunda vía, es decir, entre forzar o evitar una crisis diplomática, el señor Ábalos eligió lo segundo, evitar una crisis diplomática”, señaló el mandatario en el pleno del Senado en respuesta a una pregunta del portavoz del Partido Popular (PP), Javier Maroto.

Maroto había consultado acerca de quién le dio a Ábalos la instrucción de encontrarse con Delcy Rodríguez. El portavoz, no obstante, cuestionó la respuesta y se mostró convencido de que la instrucción tuvo que haberla dado el propio jefe de Estado.

Al profundizar en otra línea de cuestionamiento, Maroto hizo referencia a las distintas explicaciones que dio Ábalos respecto de la situación. Pese a que inicialmente negó que el encuentro hubiera tenido lugar, luego retrotrajo su declaración y admitió su existencia. Y con el correr de las horas cambió su versión acerca del propósito de la misma.

A juicio del funcionario del PP, en un país democrático el ministro tendría que haber dimitido por mentir, o el presidente tendría que haberlo cesado. Sin embargo, aseguró inmediatamente que a cualquier ministro de la administración de Sánchez “mentir le sale gratis” porque la mentira es su "forma de hacer política”.

José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez se reunieron en el aeropuerto de Barajas, en Madrid
José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez se reunieron en el aeropuerto de Barajas, en Madrid

El presidente español, por su parte, consideró como un elogio a su gestión el hecho de que el PP haya dedicado su primera sesión de control a cuestionar el hecho en vez de “pasar pantalla”. “Me lo tomo como un cumplido, porque significa que todo lo demás lo estamos haciendo bien”, indicó.

Además, el jefe del Ejecutivo pidió al PP que los “cuatro años que quedan por delante hasta las elecciones” ejerza una “oposición leal y útil” y que les permita llegar a acuerdos con el Gobierno.

Maroto, por su parte, sostuvo que él concibe la política “como espacio de encuentro necesario entre distintos, para construir” y no para “crispar”, pero que eso no le impide decir la verdad “aunque duela”. En ese caso, aseguró que el presidente del Gobierno “miente” sobre Venezuela “sin ponerse colorado ni una sola vez”.

En la misma línea, el dirigente del PP le consultó si acaso Pablo Iglesias -líder de Unidas Podemos, parte del Gobierno de coalición con los socislistas- o el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, ambos cercanos al régimen de Nicolás Maduro, le han convencido de que el dictador venezolano “es un demócrata”.

Y le ha subrayado que, en contra de lo que diga Carmen Calvo, Venezuela sí importa, e importa a países socios como Portugal, “porque se ha violado su espacio aéreo por una maniobra de su Gobierno”, a Francia “cuando ha descubierto maniobras para que no se recibiera a Juan Guaidó” o al juzgado que ha pedido que se conserven las imágenes del encuentro de Ábalos con Rodríguez.

La oposición española asegura que Pablo Iglesia tiene una fuerte influencia en la política del gobierno de Pedro Sánchez respecto a Venezuela
La oposición española asegura que Pablo Iglesia tiene una fuerte influencia en la política del gobierno de Pedro Sánchez respecto a Venezuela

La semana pasada, el periódico español ABC reveló tres temas que habrían conversado Ábalos y Rodríguez durante su encuentro en el aeropuerto de Barajas. La vicepresidenta del régimen chavista le pidió al ministro de Transporte español que Pedro Sánchez, no recibiera a Juan Guaidó -algo que finalmente sucedió-; le expresó su descontento por la estadía de Leopoldo López en la residencia del embajador español en Caracas; y también conversaron de Repsol.

Fuentes consultadas por el diario citado agregaron un condimento más: “Pocas horas después de que Rodríguez abandonara España, cuando Juan Guaidó se encontraba todavía en Colombia, empezaron las presiones en varios de los países que iba a visitar el presidente encargado, especialmente Francia y Alemania, para que Emmanuel Macron y Angela Merkel no lo recibieran”.

Con información de Europa Press

MÁS SOBRE ESTE TEMA: