Una pequeña colilla contiene sustancias como alquitrán, acetato de celulosa, metales pesados, hidrocarburos, plomo, arsénico y cianuro (Foto: Cortesía)
Una pequeña colilla contiene sustancias como alquitrán, acetato de celulosa, metales pesados, hidrocarburos, plomo, arsénico y cianuro (Foto: Cortesía)

El tabaco y la nicotina no son los únicos materiales contaminantes del cigarro. Muchas personas tienen la creencia de que los filtros o las “colillas” por su apariencia y tamaño son biodegradables, pero lo cierto es que pueden generar un gran daño en el medio ambiente, pues entre los químicos que contienen podemos encontrar: alquitrán, acetato de celulosa e hidrocarburos, así metales pesados como plomo, arsénico y cianuro.

De acuerdo a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, tan sólo una colilla de cigarro tarda de dos a 10 años en degradarse. Pero eso no es lo más preocupante del asunto, sino la toxicidad que van acumulando durante los años. Y es que el acetato de celulosa funciona como una clase de aspiradora que absorbe todos aquellos químicos nocivos que se tope en las calles.

El proceso de contaminación no acaba cuando el consumidor lanza la colilla al suelo o lo pisa, pues éstas son arrastradas hasta las alcantarillas y es cuando se mezclan con el agua hasta llegar a alguna costa mexicana, provocando más problemas a la fauna.

Según Leopoldo Benítez González, biólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las colillas de cigarro en los océanos son más contaminantes que los popotes, y aunque pueden ser reciclables, no hay un manejo integral para ellas.

En la Ciudad de México, alrededor del 65% de las colillas terminan en el suelo (Shutterstock)
En la Ciudad de México, alrededor del 65% de las colillas terminan en el suelo (Shutterstock)

Además, menciona que uno solo de estos filtros es capaz de contaminar hasta 50 litros de agua potable o 15 litros de agua de mar.

Debido a este hecho, Christian von Roehrich, vicecoordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso de la Ciudad de México, presentó este martes una propuesta para incorporar las colillas del cigarro como “Residuos Sólidos Peligrosos” con el fin de que se les dé el tratamiento adecuado, tanto para reducir el impacto ambiental, como tener las medidas adecuadas para preservar la salud e integridad física de las personas.

“Se debe considerar dentro de la Ley de Residuos Sólidos uno de los grandes enemigos del medio ambiente, las colillas de cigarro”, mencionó.

El también diputado aseguró que en la Ciudad de México acumula diariamente 13 mil toneladas de basura diaria, por lo que es de gran importancia considerar ciertos residuos para un tratamiento especial, ya sea por la alta peligrosidad que estos representan para el ser humano o por su naturaleza.

“Tres de cada diez personas en la Ciudad de México son consumidoras de productos de tabaco y que, alrededor del 65% de colillas terminan en el suelo, por ende, la probabilidad de que estas terminen las coladeras resulta por demás alta”, explicó Christian von Roehrich.

Las colillas de cigarros también ocasionan la mitad de los incendios forestales (Foto: Pixabay)
Las colillas de cigarros también ocasionan la mitad de los incendios forestales (Foto: Pixabay)

“Los filtros, o colillas, han sido normalizadas en nuestra cultura como un residuo que pareciera no existir, encontrándolas en prácticamente cada rincón de la Ciudad, sin embargo, en un principio tenemos que visibilizar el problema que representan tanto para la salud del hombre como para el ecosistema. Es por ello, que debe ser contemplado su tratamiento de manera especial antes de que sean depositadas en su destino final”, finalizó.

Asimismo, debemos de tener en cuenta que las colillas de cigarros también ocasionan la mitad de los incendios forestales.

En México hay cerca de 17 millones de fumadores y cada uno de ellos consume aproximadamente 125 cajetillas de cigarros al año, que equivalen a 2,540 piezas de ese producto, reveló la Encuesta Nacional de Adicciones 2019.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: