Carlos Miguel sigue luchado luego de su terrible secuestro (Foto: Especial)
Carlos Miguel sigue luchado luego de su terrible secuestro (Foto: Especial)

Carlos Miguel salió un día de un llamado de una telenovela y la suerte le cambio de tajo. De pronto era abordado por unos hombres que lo secuestraron y que además de quitarle dinero, documentos y la paz de su vida, se llevaron su carrera de actor entre los dedos.

Yo salía de un llamado y pues me agarraron, me amenazaron con mis hijas, fueron a su escuela a buscarlas y se acercaron a ellas para que yo sintiera miedo, yo les di todo lo que tenía, dinero de varios cajeros, dinero de mi casa y hasta dos facturas de dos coches que tenía

Así explica el siniestro el actor Carlos Miguel, quien platica en exclusiva para Infobae México ese momento que hizo que la vida le cambiara de manera abismal.

Carlos Miguel se alejó de la actuación y ahora vende tacos (Foto: Televisa)
Carlos Miguel se alejó de la actuación y ahora vende tacos (Foto: Televisa)

"Lamentablemente sufrí un secuestro y me dieron de golpes con un bóxer, que es un fierro que me reventó la cara, y yo como actor, trabajo con la cara y estoy deshecho, al principio sólo me iban a hacer un secuestro exprés, pero se complicó, cuando se dieron cuenta de mis cosas vieron las cosas de mis hijas, sus fotos, los papeles de la escuela y eso fue terrible, para mí fue horrible”, relató.

Los delincuentes se burlaban de que fuera un villano en la pantalla y lo cuestionaban respecto a si era tan malo como parecía en las telenovelas, mientras lo lastimaban de manera cruel, lo golpeaban sin parar y le arrancaron los tendones, un tipo le reventó la boca y le deshicieron los labios hasta quedar su dentadura expuesta.

Me deshicieron mi cara, me cortaban cartucho para que yo me muriera de miedo, yo no veía nada y pensé que me iban a matar

El actor, además de sufrir de las consecuencias de los golpes y la pérdida de dinero, se enfrentó al escarnio público. Un actor no puede caer o fracasar porque se convierte en nada y Carlos Miguel, además de haber perdido posibilidad de trabajar en lo único que sabía hacer, quiso salir adelante como sea, entonces decidió tragarse el orgullo y poner un puesto de tacos, pero en lugar de recibir apoyo de la gente, recibió burlas.

En la televisión mexicana fue reconocido como un divertido villano (Foto: Televisa)
En la televisión mexicana fue reconocido como un divertido villano (Foto: Televisa)

A pesar de que cualquier trabajo dignifica, para el actor comenzaron a ser las cosas mucho más difíciles, pues además de intentar salir solo del problema y tratar de equilibrar su economía, Carlos Miguel se enfrentó cara a cara con la depresión.

Él era considerado como uno de los villanos más representativos de las telenovelas y ahora, por los golpes, había perdido algunas piezas dentales que le dificultaban la estética para regresar a la televisión.

Yo ni siquiera sabía que estaba pasando por un cuadro fuerte de depresión, para mí fue complicado entender, pero gracias a Dios hubo personas que me ayudaron con dinero y otros más con un buen consejo

El puesto de tacos, ubicado en una acera de la inmensa Ciudad de México, comenzó a ser una carga, pero un amigo de le ayudó llevando cochinita pibil, un platillo típico mexicano que poco a poco comenzó a traer más y más clientes de la mano de Fernando Lucio, su socio.

“A mí me hubiera encantado que me hubieran aconsejado que ahorrara, yo me llegué a dar una muy buena vida, pero siempre es mucho mejor ahorrar, si Dios quiere este año voy a jubilarme y al menos podré tener una entrada de dinero”, señaló.

Carlos Miguel al día de hoy es manager de talento musical (Foto: Especial)
Carlos Miguel al día de hoy es manager de talento musical (Foto: Especial)

El actor sabe al día de hoy lo importancia del ahorro y de cuidar lo que uno tiene en las épocas buenas: “Lamentablemente hay muchos actores que convierten su vida como en la de un boxeador, porque cuando están en la cima todo el mundo te da y de pronto todo el mundo deja de ayudarte cuando ya no tienes nada”.

Carlos Miguel sigue con la cara en alto, sabe que cualquier trabajo dignifica la honra de un hombre: “Yo tenía que subsistir de alguna manera y no me da pena trabajar en lo que sea”.

Al día de hoy, el negocio de los tacos tampoco le ha sido fácil, el actor se acerca poco a poco al medio, aquel que le hizo vivir sus máximas glorias, Carlos Miguel no sabe hacer otra cosa más que actual y la vida que es difícil para todos se vuelve más peligrosa para él desde su vulnerabilidad.

Carlos Miguel perdió un poco la memoria y el sentido del oído, por ahora es representante y quiere trabajar porque el actor que nace, quiere morirse también haciendo lo que ama, según nos relató a Infobae México.

MÁS SOBRE OTROS TEMA