La estacionalidad es un factor que tiene un rol imprescindible en lo que a medicina estética se refiere. En la previa a los meses de calor las estrellas son los tratamientos corporales, que buscan reducir la celulitis, mejorar la flacidez y eliminar la adiposidad localizada. En invierno, en cambio, la piel del rostro se vuelve protagonista y es el tiempo ideal para someterse a tratamientos faciales.

Y, como suele decirse, "cada persona es un mundo" y la piel no es la excepción. En este punto cobra vital importancia la consulta con un especialista, que determine qué procedimiento es el indicado, según la edad y lo que busque corregir cada persona.

"Los tratamientos en época de invierno son diferentes a los de primavera y verano y el factor determinante es la exposición solar; hay procedimientos que no pueden hacerse durante los meses de calor porque sensibilizan la piel y la exposición solar posterior puede ser contraproducente", explicó a Infobae el médico dermatólogo Christian Sánchez Saizar (MN 97895) con respecto a por qué los meses de frío son los indicados para este tipo de intervenciones.

La edad del paciente es clave para la elección del tipo de tratamiento a realizar

Y luego de puntualizar que "algunos tratamientos como peelings y determinados tipos de láseres irritan la piel y están contraindicados en otra época del año", el especialista remarcó que "es importante, además, considerar la edad del paciente para la elección del tipo de tratamiento a realizar".

"A los 25-35 años, la consulta es más bien preventiva; el paciente busca qué hacer para estar mejor, un asesoramiento acerca de qué productos cosméticos usar y qué tratamientos hacerse para verse mejor", precisó Sánchez Saizar, quien señaló que "la recomendación para este grupo etario es peeling y mesoterapia francesa".

La mesoterapia francesa nutre la piel en profundidad y produce un rejuvenecimiento natural (Getty)
La mesoterapia francesa nutre la piel en profundidad y produce un rejuvenecimiento natural (Getty)

El peeling es un tratamiento que "consiste en aplicar una serie de productos que tienen alfahidroxiácidos, que producen la exfoliación de la piel y mejoran mucho su calidad", explicó el dermatólogo, al tiempo que precisó: "En la mesoterapia, se aplican microinyecciones superficiales intradérmicas con distintos principios activos, principalmente ácido hialurónico, los cuales aportan una hidratación profunda a la piel y producen un rejuvenecimiento muy natural".

A partir de los 35, 45, 55, además de trabajar en prevención, se busca la corrección y el tratamiento va a depender de qué es lo que se busca corregir.

A los 35 las consultas están enfocadas en las manchas, a partir de los 45 se agrega la flacidez y el efecto que se persigue es reafirmar la piel, y posteriormente a los 55 la principal problemática es la profundización de las arrugas. En ese sentido, Sánchez Saizar explicó que "con los distintos tipos de peelings (más superficiales o más fuertes) y los diferentes láseres (algunos más específicos para manchas y otros para arrugas) se busca la mejor combinación de tratamientos para lograr el mejor resultado".

"Lo importante es hacer la consulta con el dermatólogo para evaluar cuál es el problema a tratar y elegir el mejor tratamiento", finalizó.

SEGUÍ LEYENDO