Sucedió en 2004 en Villa Domínico, corazón de la zona sur del Conurbano bonaerense. Aquel fue un año crucial: el relleno sanitario municipal se quedó sin espacio para poner un gramo más de basura. Solo quedaba la opción de cerrarlo y así se hizo.

Pero el gobierno comunal descubrió que, aún tomando esa drástica medida, el sitio seguiría siendo un enorme foco de contaminación. Decidieron dar un paso más: lo convirtieron en una reserva ecológica de más de 400 hectáreas. Plantaron variedades de árboles, arbustos y flores nativas y en 13 años lo transformaron en un enorme pulmón verde que regala oxígeno en medio del gran Buenos Aires e intenta paliar la polución del vecino Parque Industrial Dock Sud.

Un basurero que fue transformado en reserva natural
Un basurero que fue transformado en reserva natural

Mejoraron el objetivo inicial de cerrar un foco infeccioso convirtiendo el predio en un bioparque que hoy mejora la vida de los vecinos de Quilmes y Avellaneda que convivieron con el relleno sanitario durante tantos años.

Nadie puede siquiera imaginar que debajo de esos árboles y esa flora están los 47 millones de toneladas de basura que se enterraron desde 1977 hasta el año de su cierre definitivo.

En esta reserva natural conviven más de 200 especies de aves
En esta reserva natural conviven más de 200 especies de aves
Debajo de los árboles y la flora del Complejo Ambiental Villa Domínico están los 47 millones de toneladas de basura que se enterraron desde 1977 hasta el año de su cierre definitivo

A partir de la siembra de plantas nativas el lugar se llenó de mariposas y otros animales propios de la zona. Esto conduce, inevitablemente, a un fortalecimiento constante de la biodiversidad. Dentro de las 400 hectáreas hay un salón en el que durante un tiempo se dieron charlas educativas para escuelas, pero que hoy se expande a cualquier grupo de personas interesadas en la temática. También hay un vivero con laboratorio de cultivo in vitro; una planta de tratamiento del líquido procedente de los residuos; una planta de la que se obtiene biogás y algunas pasarelas desde donde cualquier visitante puede observar una variedad muy grande de plantas nativas y más de 220 especies de aves.

Debajo de estas tierras están las 47 toneladas de basura que fueron enterradas desde 1977 hasta su cierre
Debajo de estas tierras están las 47 toneladas de basura que fueron enterradas desde 1977 hasta su cierre

Nicolás Dobler, subgerente de Áreas Verdes del CEAMSE, señala que el equipo de profesionales que trabaja allí libra una batalla permanente contra las especies exóticas invasoras que son las que impiden el desarrollo normal y equilibrado de la biodiversidad natural. Dobler asegura que "así como en este lugar podemos encontrar una orquídea nativa a la que hay que cuidar mucho de coleccionistas y depredadores, debemos luchar contra el lirio, una planta exótica que da una flor que se ve muy linda pero que es muy dañina para nuestro hábitat".

A partir de la siembra de plantas nativas el lugar se llenó de mariposas y otros animales propios de la zona. Hay más de 220 especies de aves
El Complejo Ambiental de Villa Domínico está situado en el partido de Quilmes
El Complejo Ambiental de Villa Domínico está situado en el partido de Quilmes

Con el objetivo de generar flora autóctona, el laboratorio se convierte en una fábrica de plantas: ombusillo, orquídeas y sauces criollos son algunos de los ejemplos de plantas nativas que nacen in vitro gracias al trabajo de biólogos y otros profesionales de la Universidad de La Plata, UBA y del INTA. Dobler explica que se utilizan plantas in vitro cuando las especies no pueden reproducirse de manera natural porque se los impide el propio ambiente, tan castigado por la basura y las especies invasoras.

La Reserva Natural Villa Domínico del CEAMSE es un ejemplo de compromiso ambiental y de determinación política. Aquella simple decisión transformó para siempre la vida de la comunidad y de un ecosistema que había sido absolutamente deteriorado por la contaminación y la desidia.

SEGUÍ LEYENDO: