Las copas menstruales son dispositivos flexibles con forma de campana, hechos de silicona, goma o látex que se insertan en la vagina para recoger la sangre menstrual (Shutterstock)
Las copas menstruales son dispositivos flexibles con forma de campana, hechos de silicona, goma o látex que se insertan en la vagina para recoger la sangre menstrual (Shutterstock)

Según el primer análisis exhaustivo publicado en la revista médica británica The Lancet, las copas menstruales, productos sanitarios que recogen el flujo de sangre en lugar de absorberlo, son seguros y tan efectivos como las toallitas femeninas y los tampones sanitarios, y además son menos costosos.

Al igual que los tampones, se insertan en la vagina y se deben vaciar cada cuatro a doce horas. Las copas en sí pueden durar hasta 10 años. Los autores de la investigación encontraron que aproximadamente el 70% de las mujeres continuó utilizando copas menstruales una vez que supo cómo usarlas. Los hallazgos demostraron que aunque hay 199 marcas de copas menstruales disponibles en 99 países, las personas aún no saben qué son ni cómo usarlas.

“En los últimos tiempos, las mujeres jóvenes, defensoras del medio ambiente y la ecología, argumentan que las copas menstruales no dejan residuos contaminantes como es el caso de los apósitos y tampones sumado al hecho de que su material es hipoalergénico. Así es que muchas de ellas se convirtieron en entusiastas defensoras de este recurso para sus periodos”, sostuvo en diálogo con este medio Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico.

1 de cada 10 mujeres de entre 14 y 21 años no tiene los medios suficientes para comprar productos para la menstruación (Shutterstock)
1 de cada 10 mujeres de entre 14 y 21 años no tiene los medios suficientes para comprar productos para la menstruación (Shutterstock)

"A nivel mundial, la menstruación puede afectar la educación de las niñas y la experiencia laboral de las mujeres, aumentar su disposición a las infecciones urogenitales si utilizan productos sanitarios de baja calidad e incluso hacen que tanto las mujeres como las niñas sean objeto de violencia sexual o coacción cuando no tienen fondos para comprarlos", señalaron los autores del estudio.

Los mismos encontraron que el uso de la copa menstrual no aumentaba el riesgo de desarrollar ciertas infecciones bacterianas en comparación con el uso de otros productos de higiene femenina y que las copas menstruales no fueron perjudiciales para la flora vaginal natural de las mujeres.

Las ventajas y desventajas

Las copas menstruales proporcionan una alternativa rentable y eficiente a los apósitos y tampones. La evidencia sugiere que, durante un período de 10 años, una sola copa menstrual podría costar entre el 5% y el 7% del costo de las toallitas o tampones. A su vez, producen menos residuos de plástico: durante una década, se estima que una taza crea el 0,4% de los residuos de plástico generados por los apósitos de un solo uso o el 6% de los producidos por el uso de tampones.

Desde una perspectiva médica, los investigadores consideraron que las copas menstruales son tan seguras como el resto de los productos de higiene femenina. En cuatro estudios con un total de 507 mujeres, su uso no mostró efectos adversos sobre la flora vaginal y en los estudios que examinaron la vagina y el cuello uterino durante el seguimiento, no se identificaron daños tisulares.

La evidencia sugiere que, durante un período de 10 años, una sola copa menstrual podría costar entre el 5% y el 7% del costo de las toallitas o tampones (Shutterstock)
La evidencia sugiere que, durante un período de 10 años, una sola copa menstrual podría costar entre el 5% y el 7% del costo de las toallitas o tampones (Shutterstock)

El nuevo análisis no encontró un mayor riesgo de infección asociado con el uso de copas menstruales. Pero los autores identificaron cinco casos en los que los usuarios de la copa menstrual desarrollaron el síndrome de shock tóxico, una afección potencialmente mortal causada por la liberación de toxinas del crecimiento excesivo de la bacteria Staphylococcus aureus.

Sin embargo, como se desconoce el número total de usuarios de copas menstruales, los autores no pudieron estimar el riesgo en comparación con otros productos menstruales, como los tampones de alta absorbencia, que alguna vez estuvieron relacionados con el síndrome de shock tóxico.

Los investigadores sugirieron que la combinación de un dispositivo intrauterino (DIU) y el uso de una copa menstrual podrían necesitar un estudio adicional. En 13 casos, la eliminación de la copa se asoció con un DIU que se desaloja. También hubo mujeres que reportaron dolor después de usarlo, pero las cifras fueron pocas.

“Desde el punto de vista ginecológico, en la medida en que la usuaria mantenga las condiciones de higiene al manipular este dispositivo y no sea aprensiva en tocarse, no existiría una contraindicación a su uso” (Shutterstock)
“Desde el punto de vista ginecológico, en la medida en que la usuaria mantenga las condiciones de higiene al manipular este dispositivo y no sea aprensiva en tocarse, no existiría una contraindicación a su uso” (Shutterstock)

"La necesidad de manipular el dispositivo dentro de la cavidad vaginal en mujeres que son aprensivas a la sangre y la necesidad de contar con acceso a instalaciones sanitarias cuando hay que extraerlo de la vagina para vaciarlo, enjuagarlo y volver a colocarlo, se consideran como algunas de las desventajas", explicó la especialista.

Según los autores de la investigación, la información y el seguimiento sobre su correcto uso podrían necesitar formar parte de los programas de salud menstrual. Por último, su estudio reveló que se informó una dificultad en la eliminación de vasos que requerían asistencia profesional.

"Desde el punto de vista ginecológico, en la medida en que la usuaria mantenga las condiciones de higiene al manipular este dispositivo y no sea aprensiva en tocarse, no existiría una contraindicación a su uso", concluyó Literat.

Su poder fertilizante

El uso de la harina de sangre, sangre deshidratada en polvo que se usa para darle una “inyección de nitrógeno” a las plantas, es conocido (Shutterstock)
El uso de la harina de sangre, sangre deshidratada en polvo que se usa para darle una “inyección de nitrógeno” a las plantas, es conocido (Shutterstock)

Este jueves por la noche, la actriz y modelo argentina Calu Rivero sorprendió a sus seguidores con una historia un tanto polémica: se la puede observar alimentando a sus plantas con su sangre menstrual. “Esto significa para mí tener un estilo de vida saludable: usar mi sangre menstrual como fertilizante para la tierra de mis plantas”, escribió.

“Mi sangre menstrual es alimento para una armoniosa integración de nuestra naturaleza, proporcionando alimentos y energía de manera sostenible”, añadió la joven artista argentina radicada en Estados Unidos. Además, sostuvo que la copa menstrual genera “cero residuos”, brindando mayores beneficios a su uso.

En general, se recomienda tener precaución al tratar con todo tipo de mezclas para macetas, tierra y compost, ya sea que contengan productos de desecho humanos o no, ya que todos esos microbios de tierra extraños y maravillosos pueden causar infecciones peligrosas. Cualquiera sea la lógica que pueda haber detrás de la reutilización del período, o las precauciones de seguridad que se estén tomando, el hecho es que la menstruación en sí misma es un riesgo biológico potencial.

“Debemos saber qué es la menstruación y de dónde sale la sangre que expulsamos. La menstruación es el sangrado vaginal que aparece como consecuencia de la caída de una capa del endometrio, cuando no ha habido un embarazo. En general es un proceso cíclico que se repite una vez por mes. La sangre es entonces el resultado de la descamación del endometrio que estaba preparado para un posible embarazo y al no lograrse cae. Contiene: agua, células muertas del endometrio, lípidos, proteínas y hormonas como la progesterona, así como cierto número de contaminantes orgánicos”, explicó en diálogo con Infobae la ginecóloga y obstetra Luciana Pisarenco.

El uso de la harina de sangre, sangre deshidratada en polvo que se usa para darle una “inyección de nitrógeno” a las plantas, es conocido. La mayoría de las plantas obtienen beneficios de esta producto por el nitrógeno, el fósforo y el potasio que le aporta. Sin embargo, según aseveró el microbiólogo y científico de suelos, doctor Oliver Knox, a ABC de Australia, en el caso de la menstruación, está llena de bacterias que, si bien son totalmente normales como parte de un bioma vaginal saludable, posiblemente pueden desarrollar microbios peligrosos cuando está fuera del cuerpo.

SEGUÍ LEYENDO: