Por Facundo Manes

En medicina existe el término "anosognosia" para referirnos a aquellos pacientes que no reconocen su condición. Que estas personas no adviertan los síntomas que padecen o les resten importancia tiene un impacto negativo en su condición porque retrasa la búsqueda de tratamiento.

Los países a veces también sufren anosognosia. En Argentina pensamos que conocemos todas nuestras falencias y debilidades. A la vez, crecimos pensando que estamos condenados al éxito.

La lucha contra la pobreza es un imperativo ético y a la vez el plan económico más eficaz que podemos proyectar para nuestro país

Pensamos que somos un país rico porque tenemos muchos recursos naturales. Pero la exportación de materias primas no es el principal motor de la economía mundial. La verdadera riqueza de una nación hoy está la capacidad de crear de quienes viven en ella.

En la actualidad se observan rebrotes de enfermedades que estaban controladas o erradicadas (Min. Salud)
En la actualidad se observan rebrotes de enfermedades que estaban controladas o erradicadas (Min. Salud)

Necesitamos tener gente con salud, educación de calidad y bien nutrida. Todo eso, además de inversión sostenida en ciencia, tecnología e innovación, es lo que se llama "ecosistema del conocimiento". Por esto, la lucha contra la pobreza es un imperativo ético y a la vez el plan económico más eficaz que podemos proyectar para nuestro país.

Para lograr esto, cada uno de nosotros, como sociedad, debemos asumir nuestra situación. No somos un país rico y es precisamente por eso que no podemos darnos el lujo de no invertir en educación de calidad, en nutrir a los chicos, en ciencia y conocimiento.

La confianza es un valor clave en la educación de los niños, según Peter Tabichi, elegido el mejor maestro del mundo 2019
La confianza es un valor clave en la educación de los niños, según Peter Tabichi, elegido el mejor maestro del mundo 2019

Es fundamental lograr políticas de Estado dirigidas a mejorar el sistema educativo, fortalecer el sistema científico-tecnológico, y vincular ambos a una estrategia de desarrollo sostenible que aumente la productividad, genere más empleos de calidad y contribuya a una redistribución progresiva del ingreso. Así lo hicieron los países que entraron a un camino de crecimiento sostenido y así tenemos que hacerlo nosotros.

Si no reconocemos nuestros problemas, seguiremos repitiendo ciclos de crisis y "veranitos económicos". Necesitamos lograr los acuerdos básicos necesarios para encauzar un proyecto de desarrollo verdaderamente equitativo y sustentable.

SEGUÍ LEYENDO: