(Video: Hay que ver, El Nueve)

Son una de las parejas más virtuosas del Bailando y, de entrada, se perfilaron como uno de los fuertes candidatos a ganar esta edición del ciclo conducido por Marcelo Tinelli.

Sin embargo, el hecho de no haber estado durante la última sentencia puso a Macarena Rinaldi y Hernán Piquín en una situación comprometida en el certamen, ya que, molesto con su ausencia el conductor decidió mandarlos directamente al teléfono.

Por eso, era muy esperada la palabra de la novia de Federico Hoppe, quien en el piso de Hay que ver, el ciclo que conducen Denise Dumas y José María Listorti por la pantalla de El Nueve, se refirió a toda la polémica que se generó a partir de su viaje a España.

"Nos quedamos shockeados, primero nos quedamos los dos tildados como diciendo el quilombo que se armó, no lo podíamos creer. Primero nos dio entre un poco de vergüenza y un poco también de bronca, porque se dijeron un montón de cosas, poco profesionales, poco comprometidos. Tuvimos la voluntad de hacer las cosas como nos piden y resulta que cuando lo hacés, querés cumplir, te la clavan", expresó con respecto a su reacción cuando se enteraron en el Viejo Continente que el conductor había tomado la determinación de mandarlos directamente al teléfono.

"Entonces es como que nada viene bien. Lo único que quisimos hacer es cumplir con nuestro trabajo. Sí, claro, sabemos que no hay que faltar a la sentencia, lo sabemos. No está bien que no hayamos estado, pero se nos fue de las manos, no salió como lo quisimos prever, ¿qué querés que diga?, perdón, claro que pido perdón, me averguenza la situación", admitió.

"Cuando me levanto y veo todo acá dormían. Así que imaginate, una metralleta de audios. Yo trepada por las paredes, cuando me pude comunicar eran como las diez de la mañana de acá y las tres de la tarde de allá", se sinceró sobre cómo vivió esos primeros momentos antes de tomar contacto con Fede Hoppe.

"Fede me dijo 'son las reglas del juego'. Él es productor, no es mi novio ahí, pero ni Fede ni el Chato tuvieron la intención de que suceda todo esto. Yo soy una de las primeras que ve que Fede da la vida por este programa, y no está en ellos que se originen este tipo de quilombos. Soy la novia y pareciera que es peor, pero no es peor porque a cualquiera que le hubiera pasado hubiera sido lo mismo", se sinceró.

"A Hernán le dolió la cantidad de cosas que se dijeron sin saber, porque al principio quedó como que eramos dos que no nos importaba nada, y muy lejos de eso estuvo todo. La verdad que Hernán no se tomó bien la decisión tan drástica de teléfono directamente. Es como que dijo 'pará, me fui a hacer las cosas que me piden que haga, tener las cosas listas, te las traigo listas y me mandas al teléfono'", reconoció.

(Video: Hay que ver, El Nueve)

Sin embargo, terminó despejando las dudas con respecto a la continuidad del bailarín en el certamen, habida cuenta de los rumores sobre su renuncia.  "La verdad que nunca fue efectiva la renuncia. Fue un gran enojo, lo conocen a Hernán, pero no tiene nada de malo que él se haya enojado y haya planteado su punto de vista. Podemos hablar, somos todos adultos y cada uno piensa algo diferente", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO