Rosario Lufrano, con Teleshow

“Va a haber pluralismo, diversidad, inclusión. Son cosas que ya no hay ni que discutir”, garantiza Rosario Lufrano, y asegura: “Es imposible en nuestra filosofía de trabajo que haya despidos”.

La flamante presidenta de Radio y Televisión Argentina saluda uno por uno a sus colaboradores, que están atentos a esta entrevista. Los llama “compañeros”. “Los trabajadores tienen muchas ganas de ser abrazados -dice la periodista-. Todos nos han contado que la han pasado muy mal estos últimos cuatro años, hubo mucho destrato, poco trabajo, han sido dejados de lado. Venimos a recuperar eso: que haya trabajo, con abrazo y buen trato. No concibo otra manera de llevar adelante la tarea”.

“He tenido la experiencia de armar la Televisión Pública. He trabajado muy bien con todos los trabajadores de Canal 7, tratando de instalar el concepto de lo público en un momento donde era mirado con esa cosa peyorativa de amiguismo, de negociado, de sospecha”, asegura sobre su paso previo por la emisora estatal, entre 2006 y 2008.

Rosario Lufrano en los jardines internos de la Televisión Pública (Gustavo Gavotti)
Rosario Lufrano en los jardines internos de la Televisión Pública (Gustavo Gavotti)

—¿Cuál será la política de medios públicos?

—El objetivo es el eje temático que describió el presidente Alberto Fernández. Hay una lucha contra el hambre, porque el hambre volvió a la Argentina. Es una lucha contra la pobreza: ayudar a los de abajo para llegar a los de arriba. Recuperar el consumo, el mercado interno. La lucha por la deuda externa, que es muy pesada, muy compleja. Seguir generando más derechos para la mujer. Hasta habló del cambio climático en su discurso de asunción. Y de los sótanos de la democracia, esto que ha pasado en los últimos tiempos de la persecución político judicial, del armado de causas donde están sospechados e investigados fiscales, jueces, periodistas, abogados, servicios de inteligencia, legisladores, ex funcionarios. Ese entramado que lima los derechos de cualquier ciudadano. Todas esas políticas, más una reforma judicial que también se está pensando, tienen que estar expresadas en los medios públicos.

—El objetivo será entonces acompañar la gestión gubernamental.

—Sí, las políticas públicas. Eso que decide un gobierno, este o el que sea, es para todos los ciudadanos argentinos. Tenemos el deber de mostrar en esta pantalla qué cosas se deciden que te cambian la vida.

—¿Van a ser críticos cuando haya que ser críticos?

—Claro que sí. Este es un medio del Estado, no del Gobierno.

—A lo largo de la historia de los medios públicos, ha sido muy complejo separar este concepto.

—Es cierto. Por eso nosotros cuando llegamos en 2006 empezamos a hablar de Televisión Pública, un canal del Estado y no del gobierno de turno. Cuesta entender porque todavía, a pesar de que afortunadamente estamos en democracia desde 1983 de manera ininterrumpida, nos falta mucho mucho ejercicio democrático.

—Es una democracia muy joven.

—Creemos que la democracia es ir a votar cada dos años y después nos olvidamos de esta cuestión. Sí, uno vota. Y por supuesto, en el voto premia o castiga una gestión, pero ejercer tu derecho ciudadano no es solamente eso. Cuesta mucho comprender, y cuesta mucho también para los dirigentes políticos comprender, que esto es el Estado y no quién administra el Estado. Me parece que igual hemos mejorado muchísimo, crecido muchísimo. Cuando nosotros armamos Televisión Pública, Alberto Fernandez era el jefe de Gabinete, y se pudo trabajar de manera maravillosa, con total libertad. Es un ejercicio que está incorporado en él.


—¿Habrá pluralismo, tanto en la Televisión Pública como en la radio?

—Sí, va a haber pluralismo, diversidad, inclusión. Son cosas que creo que ya no hay ni que discutir. ¿Sabés qué pasa, también? Quizás decían que si en la Televisión Pública no estaba Fulano o no estaba Mengano, no estaban porque no querían. Hay muchos dirigentes opositores que cuando los invitás dicen: “No, yo a Canal 7 o a la Televisión Pública no voy”. He hecho llamadas personales a determinados legisladores de importancia en su momento, diciéndoles: “Si no puede venir al canal le enviamos un móvil”. “No, lo que pasa es que no voy a tener tiempo...”. Tienen un entrenamiento de hablar siempre con los mismos medios. Hay distintas gestiones que prefieren enviar su mensaje a través de determinada pantalla o de determinado colega. ¿Están en su derecho? Por supuesto. Pero si sos un servidor público debieras analizar de qué manera transmitís el mensaje. Estos últimos cuatro años el Gobierno (de Mauricio Macri) decidió privatizar el mensaje. Cuando vos como gobierno que administra el Estado, decís: “Mi mensaje no importa si va por los medios públicos, no nos interesa demasiado, no les prestamos mucha atención, privatizo el mensaje, manejo estos medios con una planilla Excel porque tienen que rendir determinada cuestión, tengo que achicar gastos, porque es considerado un gasto”, entonces hay una filosofía que parte desde quien administra el Estado diferente a la filosofía que tenemos hoy.

—¿Cuál es esa filosofía?

No se considera a los medios públicos un gasto; esto es un servicio. Es el único canal del Estado: tenemos la obligación de llegar a todos lados. Con la radio pública sucede lo mismo. Radio Nacional son 49 radios nacionales. No son repetidoras, son emisoras. Más tres FM. Más RAE, que es el Servicio de Radiofonía al Exterior. Es muy valioso el medio público. En otros países ni discutís estas cuestiones.

—¿Cuál es el rol del medio público? ¿Importa el rating?

—A nosotros no. Nunca es una meta en sí misma. Por supuesto, cuanta más gente te mira más llega el mensaje, es lo queremos todos los que hacemos los medios. Pero nosotros miramos la programación desde lo que es el servicio, informarte, entretenerte, donde la cultura argentina tiene que estar expresada, donde las políticas públicas tienen que estar expresadas. Y con el equipo que se ha armado estamos buscando que todo eso sea de manera entretenida. No tiene que ser ni tedioso, ni aburrido. El desafío es justamente con qué lenguaje vos llegás al ciudadano para interesarlo respecto de lo que ve en esta pantalla. Que quizás otras pantallas no lo muestran porque en definitiva transmitir toda la realidad es imposible para cualquier medio. Todos hacemos un recorte. El recorte tiene que ver con tu posición editorial. Nuestra agenda no tiene por qué seguir la agenda que te imponen el resto de los medios, temprano a la mañana. Tiene que ser accesible, tiene que ser entretenida, tiene que ser para todes.

Rosario Lufrano, en las instalaciones de la TV Pública (Gustavo Gavotti)
Rosario Lufrano, en las instalaciones de la TV Pública (Gustavo Gavotti)

—Mencionaste el compromiso con la mujer. ¿Va a haber un espacio dentro de la televisión y de la radio para acompañar este momento?

—Sí, va a estar expresado en todo momento, desde la elección del armado de los equipos: elegimos a tres mujeres para dirigir las tres FM. Esto es histórico, nunca se ha elegido a tres mujeres directoras. Mavi Díaz para la Folclórica, Mikki Lusardi en Rock y Andrea Merenzon en Clásica. Eso ya marca una postura. Estoy pidiendo a los equipos que, a la hora de armar programación, de elegir justamente armar esos equipos de cada programa, haya igualdad. Toda la que se pueda. Es nuestro compromiso, nuestro trabajo.

—Es importante porque en radios privadas faltan mujeres.

—Si vos recorrés las mañanas de las radios, los conductores son todos varones. Es muy difícil encontrar una mujer. No digo que no las haya, digo que hay muchísimas menos. Hago periodismo desde hace mucho tiempo, y fue una batalla diaria que dimos muchas mujeres.


—Los medios públicos son importantes para lograr que los argentinos nos acerquemos y dejemos de estar enojados entre nosotros.

—El Gobierno termina cualquier mensaje con “Argentina unida”. No quiere decir que estemos todos de acuerdo, es un concepto que tenemos que transitar un poquito más profundamente, si no parece que unión es que todos tenemos que pensar lo mismo, vamos tomaditos de la mano caminando. No, no, no es eso. Unidad es un concepto básico respecto de qué país queremos. Queremos un mismo país con los mismos valores. Ahora, quizás vos decís: “Para llegar ahí me parece que hay que tomar por este camino”. Y yo digo: “¿Sabés que no? Me parece que hay que tomar por el otro". Los matices los podemos mantener si nos encontramos en un objetivo común. Acá el problema es cuando los objetivos son diferentes. Hacemos un país para todos o hacemos un país para menos gente. Nos importa el pobre y el que pasa hambre, o simplemente decimos que nos duele y seguimos mirando para otro lado y favoreciendo a otros sectores. Pero no porque haya que perjudicar a algún sector. No hay que perjudicar a nadie, pero una sociedad que no cuida al más débil no cuida al más fuerte. Una sociedad que no cuida al peor no cuida al mejor. Aunque parezca lo contrario.

—Estamos atravesando una crisis muy severa.

—Cuando los dirigentes de los movimientos sociales o de la Iglesia, que son los que están más cerca de esa realidad, te dicen que hay chicos en la Argentina que se van a dormir y para no tener el dolor de panza que genera el hambre comen cartón húmedo, se me pone la piel de gallina. Esa imagen, solamente esa imagen, tiene que conmover a cualquiera. Durante estos cuatro años que pasaron parece ser que no hubo una conmoción respecto de esto. Si vos escuchás dirigentes que dicen que el hambre es casi un invento de lo que fue la oposición, o de la Iglesia, entonces hay alguien que no está comprendiendo qué sucede. La realidad es contundente y se impone. Este es el punto.

Rosario Lufrano, presidenta de RTA (Gustavo Gavotti)
Rosario Lufrano, presidenta de RTA (Gustavo Gavotti)

—¿Se sabe algo de la programación que viene?

—Estamos trabajando. No puedo decir muchas cosas porque estamos empezando a transitar los proyectos. Por supuesto, estamos trabajando sobre el área de noticias para el armado. Es lo que siempre se ve primero porque es lo que está en pantalla todo el tiempo. Les vamos a pedir que nos den un poquito de aire para poder trabajar y llevarlo adelante. Puedo decir algunas cosas. Es el año del centenario de la radio, se cumplen 100 años y estamos preparando un evento muy importante. Va a ir acompañado de un documental, y además, tenemos importantes eventos deportivos: Eliminatorias del Mundial, Copa América con sede en Argentina y en Colombia, y los Juegos Olímpicos en Tokio. Va a haber un foco importante en esto.

—¿Van a haber despidos en los medios?

—No. Es imposible en nuestra filosofía de trabajo que haya despidos. No.

—Si charlamos en dos años, a la mitad de gestión de Alberto Fernández, y salió todo bien, ¿cómo te encuentro?

—Feliz (risas). Tenemos estos objetivos. Y creo que hay un hermoso hermoso equipo de trabajo. Insisto en que son todos profesionales del mundo audiovisual que van a hacerse cargo de los medios públicos. Esto se hace junto a los trabajadores. Les dije: “Pasión nos sobra”. Así que vamos para adelante con eso.

Mirá la entrevista completa

Seguí leyendo: