Kevin Costner (Foto: Shutterstock)
Kevin Costner (Foto: Shutterstock)

Protegió a una estrella de rock, atrapó al mafioso más importante de su época, fue beisbolista y golfista entre decenas de personajes que interpretó. Nunca perdió su porte ni su estilo de galán eterno. Con 65 años recién cumplidos sigue actuando y filmando, pero también tiene tiempo para la música, administrar un parque temático y hasta regentear una empresa tecnoecológica.

1. Un consejo que cambia todo

A diferencia de otros artistas que desde jóvenes decidieron vivir para actuar, Kevin Costner veía la actuación como algo que, aunque le gustaba muchísimo, jamás le daría estabilidad económica. Por eso, a la par que tomaba clases de arte dramático estudiaba en la Universidad Estatal de California donde se licenció en Administración de empresas y Marketing. En 1978, volvía de su luna de miel en Puerto Vallarta. En el avión viajaba el actor Richard Burton que había comprado todos los asientos a su alrededor para que nadie pudiese hablarle pero Costner se animó a hacerlo. Le comentó sus deseos de ser actor, pero también sus dudas. Fue entonces que la estrella de Cleopatra le aconsejó dejar el mundo empresarial para dedicarse de lleno a la actuación. “La felicidad solo llega si perseguimos nuestros sueños", le aseguró. Al aterrizar, Costner renunció a su trabajo en una empresa, se instaló en Hollywood y mientras trabajaba ocasionalmente como albañil, guía turístico y camionero comenzó a presentarse en distintas pruebas. Mal no le fue. Ese mismo año consiguió protagonizar ¿Dónde dices que vas?, a las órdenes de Kevin Reynolds.

2. El primer gran éxito y el exitazo

Su gran éxito mundial le llegó en 1987 cuando Brian de Palma lo eligió para encarnar a Eliot Ness en Los intocables luego de descartar a Nick Nolte, Tom Berenger, William Hurt, Jack Nicholson, Don Johnson, Jeff Bridges, Michael Douglas y que Harrison Ford rechazara el papel, lo mismo Mel Gibson que prefirió protagonizar Arma mortal. Para preparar su personaje, contó con el asesoramiento de Albert Wolff que había pertenecido al equipo real de policías Intocables que persiguió a Al Capone.

Con El guardaespaldas se convirtió en una estrella global. Sin embargo, tuvo que atravesar barreras culturales. Recibió críticas por los apasionados besos con su coestrella Whitney Houston. “Mucha gente habló de aquella película, porque ¡la besaba de verdad! Y yo pensaba “¿pero quién no querría besarla?” Hay que ser un idiota para no querer besarla”, afirmó. Cuando el 11 de febrero de 2012 la actriz falleció, Costner asistió a su funeral y sus palabras conmovieron: “Sequemos nuestras lágrimas y recordemos el dulce milagro de Whitney. Si puedes escucharme, no es que fueras lo suficientemente buena. Eras la mejor”.

Whitney Houston y Kevin Costner en
Whitney Houston y Kevin Costner en "El guardaespaldas" (Foto: Shutterstock)

3. Un matrimonio largo y un divorcio caro

Costner protagonizó uno de los divorcios más costosos de la historia. Al separarse tuvo que pagarle a Cindy Silva, su primera mujer, 80 millones de dólares, la mitad de su fortuna. Pero aunque su matrimonio terminó mal, su historia había comenzado muy bien. Se conocieron en 1975 cuando estudiaban en la misma universidad y se casaron tres años después. Fue Cindy la que lo incentivó a dejar su trabajo en una empresa para ir tras su sueño de ser actor. El sueño se hizo realidad y la carrera de Costner comenzó a crecer lo mismo que los rumores acompañado de las certezas de diversas infidelidades. Es que con ese porte y su mirada penetrante el actor era un gran seductor. Se decía que había mantenido romances con Halle Berry, Michelle Pfiffer, Mira Sorvino y Peggy Trentini entre otras. En 1994 y luego de 15 años juntos Cindy pidió el divorcio. La separación fue tan dolorosa que el actor juró no volver a casarse.

4. El amor después del amor

Después de su divorcio, Costner vivió varios romances. Uno de los que trascendió fue el que tuvo con la modelo Elle Macpherson, incluso llegaron a convivir un tiempo pero la relación se cortó. En 1998 conoció a la modelo Christine Baumgartner. Ella tenía 33 y él 53. Estuvieron cuatro años juntos y rompieron. Christine quería tener hijos y el actor que ya era papá de cuatro (tres de su primer matrimonio y otro fruto de su relación fugaz con la periodista Bridget Rooney) no quería saber nada. “Ella me dijo: ‘Te voy a esperar, pero no mucho. Cuando recobres el sentido, vuelve a mí‘. Y lo hice”, contó el actor sobre su separación y reconciliación. En 2004 se casaron en una romántica boda en Aspen, donde el flamante marido es dueño un rancho. Luego llegaron Cayden, Hayes y Grace, los hijos del matrimonio.

Romántico pero también conocedor de sus errores pasados entregó la fórmula para vivir un matrimonio feliz: “Tal vez, es la capacidad de pedir perdón. Sé que eso suena muy simple. Si estás dispuesto a decirle a alguien que lo amas, ¿también estás dispuesto a pedirle perdón? Necesitas hacerlo, incluso en ocasiones en las que crees estar en lo correcto”.

Kevin Costner y Christine Baumgartner en 2001 (Foto: Shutterstock)
Kevin Costner y Christine Baumgartner en 2001 (Foto: Shutterstock)

5. Un proyecto que no fue

Sin dudas la película El guardaespaldas protagonizada por Whitney Houston y Costner fue uno de los mayores éxitos de los años 90. Tenía todos los ingredientes para ser un suceso y lo fue. El boom fue tal que se pensó hacer una segunda entrega de la película. El año pasado Costner causó sensación cuando reveló a quién querían de protagonista: “Al estudio le gustó la idea de hacer El guardaespaldas 2 con Diana como protagonista”, afirmó en declaraciones a People TV. Y añadió que la princesa se mostró encantada con la idea y llegó a decir “sí” a la propuesta actoral, que nunca llegó a ver la luz.

"Recuerdo que ella fue increíblemente dulce por teléfono, y que me preguntó, '¿Vamos a tener una escena de besos?'. Ella lo dijo de forma muy respetuosa", relató Costner "Estaba nerviosa porque su vida estaba muy controlada en ese momento. Y yo le dije, "Sí, va a haber un poco de eso, pero ya lo hablaremos bien'", recordó el estadounidense.

Sarah Ferguson, la duquesa de York y cuñada de Lady Di, fue quien estableció la conexión entre ambos. “Siempre respeto a Sarah porque ella es la que facilitó la conversación entre Diana y yo. Ella fue la que lo hizo posible y nunca dijo: ‘Bueno, ¿y yo? Yo también soy una princesa’. Ella estaba muy a favor de la idea”. El actor además reveló que la secuela se habría centrado en que su personaje, el guardaespaldas Frank Farmer, tendría que proteger al personaje de Diana de los paparazzi y los acosadores mientras, poco a poco, su relación se vuelve más íntima.

El actor dijo que recibió el guión en agosto de 1997, un día antes de que Diana muriera en París en un accidente automovilístico, precisamente mientras huía de los paparazzi.

Afiche de
Afiche de "El guardaespaldas", con Whitney Houston y Kevin Costner

6. Multifacético

Preocupado por el planeta creó la empresa Water Planet Engineering que desarrolla maquinaria para separar el petróleo del agua. Así logró ayudar a limpiar el mar cuando en 2010 hubo un gran derrame en el Golfo de México. “Tengo a gente muy inteligente trabajando en ese negocio porque yo no sé cómo hacerlo. Pero sí sé cómo apoyar a las personas y, de paso, perseguir mis sueños. Si no soy lo suficientemente listo para hacerlo, busco a quien pueda”, declaró en la revista Zoomer.

Pero además es el dueño de Tatanka, un parque temático en Dakota del Sur que inauguró en 2004 y en el que se recrea la historia de los bisontes al tiempo que se repasa la expansión del Oeste. También lidera una banda de música country, Kevin Costner and Modern West con la que suele salir de gira entre rodaje y rodaje. El actor retomó su faceta de músico a los 50 años. De chico cantó en el coro de una iglesia, aprendió piano y guitarra, y comenzó su atracción por el country, pero finalmente tomó el camino del cine. Christine fue la que lo incentivó a retomar la música. “Ella sabe que las personas son mejores cuando son felices de verdad, y ella sabía que yo necesitaba la música. Me animó a volver en serio, sin pedir nada a cambio. Se lo agradezco. Cuando te dan de manera generosa, tú siempre das más, ese es nuestro pacto”.

Con 65 años recién cumplidos el actor cuenta que “Muchas veces me preguntan cosas como, ‘Si tuvieras la oportunidad, ¿viajarías al espacio sideral?’ Quizás 8 de cada 10 personas dirían, ‘Me montaría en ese cohete sin demora’. ¿Yo? No. Me quedo aquí. Me agrada la Tierra. Deseo pasar tanto tiempo pueda en esta Tierra". Quizá por eso no tiene problema en compartir su mayor deseo: “Vivir por siempre. Así es lo mucho que amo a la vida”.

Kevin Costner en 1987 (Foto: Shutterstock)
Kevin Costner en 1987 (Foto: Shutterstock)

SEGUÍ LEYENDO