Manuel García y Pedro Aznar
Manuel García y Pedro Aznar

Si afirmamos que Manuel García atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera no exageramos. Además de estar por comenzar su nueva gira solista -llamada Caminante-, está presentando junto a su amigo Pedro Aznar el disco Abrazo de hermanos, que contiene canciones de grandes de la música de Chile y Argentina.

Este cantante y compositor chileno que mezcla el rock, el pop y el folclore moderno, en sus comienzos participó en las bandas Coré y Mecánica Popular y, como solista, ya cuenta con seis álbumes editados.

En diálogo con Infobae, contó en qué consiste este proyecto que lleva adelante junto a Aznar, cómo fue grabar a distancia el disco y destacó qué es lo que más disfruta de las giras.

-¿Por qué Abrazo de hermanos? ¿Qué fue lo que más disfrutaste de la grabación del disco junto a Pedro Aznar?

Abrazo de Hermanos es un concepto que encierra dos miradas sobre un mismo fenómeno cultural. Por un lado, el encuentro y abrazo entre pares, entre dos artistas afines que de un lado y otro de la cordillera han dispuesto lo mejor de sí para compartir, crear música y versos, todo a cuatro manos, dos cabezas y un corazón al cuadrado. Por otra parte, está ese abrazo representado en dos pueblos y culturas que celebran el antiguo lazo que las une en su acervo y en su histórica relación de vecinos y hermanos. Argentina y Chile reconociendo y agradeciendo a algunos sus artistas clásicos de raíz y contemporáneos, quienes son parte del relato social, estético e histórico de nuestros pueblos.

Lo que más he disfrutado de las grabaciones con Pedro Aznar es poder observar y sentir de cerca la genialidad, amor y dedicación con que Pedro se adentra en la música popular

Lo que más he disfrutado de las grabaciones con Pedro Aznar es poder observar y sentir de cerca la genialidad, amor y dedicación con que Pedro se adentra en la música popular otorgándole desde el hacer una alta dignidad y elevación hasta el punto de considerar cada detalle, incluso los que parecieran insignificantes, como parte de un todo en que las piezas deben estar cada una en un lugar relevante. Esto hace que la técnica al servicio de la magia genere un resultado estético revelador.

Sentir que cada persona y que cada recurso material está bajo la exigencia de rendir a un mil por ciento, se convierte en una cadena poderosa de virtud y de dominio espiritual, rompiendo el círculo de lo cotidiano para entrar en el mundo de lo fantástico y extraordinario.

-Leí que varios tramos los grabaron a distancia. ¿Fue así? Y si fue así, ¿cómo es el proceso de grabar a distancia? Me imagino que habrá sido extraño pero debe tener su encanto también…

-La verdad fue muy estimulante trabajar a distancia. Algo así como el correo de antes, cuando esperabas con ansiedad que tus cartas llegaran a puerto… Y luego recibir una respuesta contándote nuevas cosas y en tono de conversación.

Hubo un calor muy cercano y basado en la comunicación escrita muy responsable y con una filigrana en la que no faltó la altura de miras, la autocrítica, las preguntas y los consensos, claro. Lo demás fue un diálogo siempre exquisito que hasta dan ganas de publicarlo como Bitácora de navegación en este "Abrazo de hermanos" tan genuino.

-¿Cómo conociste a Pedro y por qué pensás que se dio esta hermandad que los une?

-A Pedro lo conocí por la oportunidad que me dio Macondo Konzerte hace más de diez años de abrir los conciertos de Aznar en Chile junto a mi primera banda Mecánica Popular. Luego como solista con mi disco Pánico. Pedro nos acogió con mucho amor y excelente disposición. Situación que también se proyectaba en su equipo de trabajo, de quienes aprendí importantes secretos para ofrecer verdaderos conciertos de manera profesional.

Yo pagaba mis entradas para ver a Pedro Aznar

Debo decir que antes de eso yo pagaba mis entradas para ver a Pedro Aznar como a uno de los músicos más inspiradores y fundacionales de la música en Chile, Latinoamérica y el mundo. Así que la hermandad que nos une es desde antiguo. Es desde antes de nacer, por amor a la canción. Y es porque Pedro me ha tendido una mano siempre y eso yo lo retribuyo estudiando, disfrutando y bebiendo constantemente de su obra, cosa que me hace sellar mi amistad con el maestro con una fidelidad para siempre.

-Pedro, en una entrevista, dijo que este proyecto "abraza esa fecundidad cultural que tenemos" la Argentina y Chile. ¿Coincidís con su reflexión?

-Pedro ha dicho algo muy lindo en alguna ocasión: "Chile y Argentina se han polinizado mutuamente desde siempre". Me encanta esa reflexión. Yo soy un amante incondicional de la cultura argentina y de su gente, así como de su historia y tradiciones. Cuando estoy allá y veo el amor, respeto y conocimiento con que algunos hermanos argentinos sienten este lado de la cordillera, me viene una felicidad y paz que hace renacer muchas de las flores de mi fe, a veces semimarchitas en el corazón. ¿Qué más puedo decir?

Manuel García (Audrey Thizy)
Manuel García (Audrey Thizy)

-¿Es por esa "fecundidad cultural" entre ambos países que decidieron grabar canciones de distintos músicos argentinos y chilenos? Hicieron "Cactus", de Gustavo Cerati; "Cinco siglos igual", de León Gieco; "Canción para mañana", de la banda chilena Los Bunkers; y "Maldigo del alto cielo", de Violeta Parra.

-Claro que sí. Los artistas mencionados forman parte de un mosaico en que se representa el pensamiento filosófico en la canción popular, trascendiendo las fronteras y que es parte del relato universal y actual de nuestros pueblos. Constituyen la piedra angular de una mirada profunda acerca de nosotros mismos. Son parte del acervo esencial de nuestro "Abrazo de hermanos".

-Ya comenzaron la gira por distintos puntos de Chile y este sábado tocan en el teatro Coliseo de Buenos Aires. ¿Cómo está siendo recibido el disco en vivo? ¿Qué les dice la gente? ¿Qué es lo que más disfrutás de las giras?

-La gira para mí ha sido un sueño cumplido. Nos sentimos profundamente conmovidos y agradecidos por la actitud y palabras del público en general, así como de la crítica especializada con respecto al disco y a la puesta en escena en vivo del mismo. La gente no quiere abandonar los teatros volcando su corazón en aplausos y voces que nos llenan el alma. Sentimos que se produce el milagro del vínculo sagrado de la comunicación humana y eso es la suma y resultado, no solo de los artistas que firmamos el proyecto, sino de todo el equipo de trabajo. Ahí está el milagro: suceder y trascender en la comunicación amorosa entre personas.

De la gira yo disfruto hasta del cansancio obrero de no detenerse nunca

De la gira yo disfruto hasta del cansancio obrero de no detenerse nunca y disfruto de la romería de la Corte de los Milagros que encanamos viajando de pueblo en pueblo para contar y cantar encantando alguna que otra cosa del mundo.

Ni decir todas las bromas, anécdotas, paisajes, costumbres, comidas y bebidas espirituosas que siempre adornan toda mesa y enriquecen, en su justa medida, a toda mente noble corazón.

-¿Luego de los shows con Pedro cómo sigue tu carrera? ¿Estás pensando en un nuevo disco o por ahora estás 100 % en este proyecto?

-Estoy a punto de iniciar una gira solista –Caminante- por todo lugar y frontera adonde nos lleve la guitarra. Ya hay fechas confirmadas en Chile y espero confirmar fechas en Argentina más adelante.

Estoy también trabajando en música para algunos films, planeando un par de viajes por el globo. Y realizando algunas colaboraciones puntuales con artistas amigos repartidos por todo el planeta.

Eso sí, Abrazo de hermanos es el proyecto más relevante hoy por hoy en mi carrera y siempre estaré bien peinado y con la guitarra en la mano para cuando se requiera de nuestras artes. Estar ahora pronto en Argentina junto a Pedro Aznar será para mí, literalmente, tocar el cielo con las manos.

*Abrazo de hermanos se presenta este sábado en el teatro Coliseo a las 20:30.

SEGUÍ LEYENDO: