Graciela Alfano se levantó el vestido y mostró la ropa interior (Video: "La biblia y el calefón", El Trece)

Pasaron 20 años. Pero aquel programa marcó tanto a los televidentes -y a los que no lo vieron en vivo también- que su repetición en YouTube suma más de 200 mil reproducciones. Es, probablemente, una de las emisiones en las cuales Jorge Guinzburg se tentó más veces al aire. Incluso, en más de una ocasión, debió pedir un corte comercial para reacomodarse.

En julio de 1999, cuando La biblia y el calefón (1997-2002) ya estaba totalmente instalado en la televisión argentina, el conductor recibió a Graciela Alfano, Diego Maradona, Charly García y Joaquín Sabina.

Durante la hora que duró el programa todo fue risas, chistes, insinuaciones, confesiones, y un tipo de humor que hoy en día no tendría lugar en la televisión. Con una copa en la mano, cada uno de los presentes se animó a hablar de sexo, tema que fue casi excluyente, y hasta terminaron todos a los besos.

"¿Estás sola? ¿Te calientan los hombres? ¿Te sentís pava?", preguntó un Charly totalmente descontracturado a Graciela Alfano mientras fumaba un cigarrillo. "Cuando a mí me gusta un hombre, él se da cuenta enseguida. Es más, se entera todo el mundo", respondió la actriz.

"¿Y por qué no me di cuenta?", intervino el cantante español que se había autodefinido como "un gallego de porquería a quien el Viagra no le hace efecto".

Al ser la única mujer entre los presentes, Graciela Alfano recibió todo tipo de elogios por parte de los hombres. "Me han seducido todos", aseguró cuando el conductor le preguntó si tenía algún proyecto con ellos.

Mientras aclaraba que hasta ese momento no había hecho ningún desnudo, sino que se había tratado de un "pseudo desnudo" para una producción, Maradona interrumpió para destacar que "está muy bien, eh".

Y Sabina, rápidamente analizó que Diego estaba "pseudo desdudándola con la mirada" a la actriz que se animó a mostrar su ropa interior, emulando a Sharon Stone. De esa manera, pidió que se abriera el plano, cruzó sus piernas, pero antes dejó ver que llevaba una bikini.

Las cámaras captaron a Sabina agachando su cabeza y buscando no perderse lo que estaba sucediendo. Diego, sin embargo, estaba sentado a la derecha de Alfano, de manera tal que no corrió con la misma suerte que los otros hombres. "¿El único boludo acá soy yo? ¿Por qué no vamos rotando?", sugirió, entre risas.

"Me puse un traje de baño porque me la veía venir", aclaró entonces Alfano, que recibió elogios tanto de Sabina como de Maradona.

"Cuando empiezan a hablar Graciela y Joaquín me pone muy mal, porque se la va a llevar", advirtió Guinzburg haciendo alusión a lo que pasaría entre la actriz y el cantante después del programa.

El show de besos entre Graciela Alfano, Diego Maradona, Charly García, Joaquín Sabina y Jorge Guinzburg (Video: "La biblia y el calefón", El Trece)

A pesar de que el músico español negaba con sus manos, Maradona manifestó sus celos. "Se la va a llevar y nosotros acá, argentinos, (somos unos) boludos que se la lleva un gallego. ¡Me quiero matar! Nosotros hablando de la familia, las esposas, y el gallego está laburando", destacó el exfutbolista que en ese entonces ya había tenido distintas crisis matrimoniales con Claudia Villafañe, de quien finalmente se divorció en 2003.

"Habla así acá, porque en Madrid no es así", intentó advertir Charly a su colega, que lo calificó de "traidor" por haberlo mandado al frente. No había una frase que no fuera con doble sentido y que no ameritaba una carcajada tanto de los invitados como de la tribuna. Y, por su puesto, de los que estábamos del otro lado de la pantalla.

Entonces, Maradona tomó la palabra y se despachó en halagos con Graciela Alfano -a quien conocía desde sus 14 años-: "Ojo que carne como en Argentina no se consigue en ninguna parte del mundo", aseguró.

"Es que Diego es degustador. Él conoce, puede hablar", insistió la actriz. "Gracias, Graciela. Después vemos", sugirió el exfutbolista y agregó que "la mujer argentina no tiene rival".

Al escuchar las palabras del hombre con quien la prensa ya la relacionaba sentimentalmente, se puso de pie y lo encaró: "Diego, vamos a hacer lo nuestro: te merecés un piquito". No le dio uno, sino dos besos.

Al mismo tiempo, Charly García hizo lo propio con Sabina, que para ese entonces ya llevaba puesta la camiseta de Boca y quien también aprovechó la ocasión para acercarse a la tribuna y besar a una mujer.

"Señores, se han formado varias parejas", añadió Jorge Guinzburg, que había recibido dos besos por parte del cantante español. Tentado, como pudo, y entre risas, el conductor se vio obligado a mandar un corte comercial para reordenar el estudio que se había descontrolado.

Este jueves, 20 años después, Graciela Alfano reveló que esa noche cuando finalizó el programa, la buena onda y complicidad que se había notado al aire permitió que Jorge Guinzburg y su mujer Andrea Stivel invitaran a su casa a los mismos cuatro que habían estado en La biblia y el calefón.

La historia de Maradona y Alfano

Graciela Alfano contó detalles del romance con Diego Maradona (Video: "Los Ángeles de la Mañana", El Trece)

"Yo había vuelto a mi casa y a las dos de la mañana me dice el hombre de seguridad que estaba Diego arriba de su camioneta con un oso gigante que decía 'Te quiero'. Ya me había sacado el maquillaje, así que bajé así como estaba", contó la nueva panelista de Los Ángeles de la Mañana.

"Terminamos en la Plaza San Martín hablando hasta las seis y pico de la mañana. La gente que iba a trabajar nos miraba, pero no creía que podíamos ser nosotros", continuó y aclaró que esa noche no hubo ningún beso: "Charlamos de muchas cosas".

Por su parte, contó que en medio del asedio periodístico, Guillermo Coppola les prestó el departamento para que pudieran tener relaciones. "Era muy difícil pasar desapercibidos".

"Tenemos que hacerlo porque todo el mundo dice que lo hicimos. Nos estamos perdiendo la mejor parte", bromearon entre ellos antes de consumar el acto sexual, según las palabras de Alfano.

"Yo la pasé muy bien. Brutal", describió. "Cuando Diego está en Maradona es tremendo. Es duro tener esa presión, pero cuando es Diego, te lo comés. Y me lo comí", concluyó quien manifestó que no fue el único encuentro que tuvo con el actual DT de Dorados de Sinaloa.

SEGUÍ LEYENDO