La data se contó en televisión y la confirmó la viuda de uno de los protagonistas: Emilio Disi e Iliana Calabró fueron amantes. Más allá de la veracidad o no de esta afirmación, que este rumor se instale y luego recorra todos los canales de televisión generó una gran controversia en la forma en que debía tocarse el tema o si esto era faltarle el respeto a un muerto. Elvira Ferrer confirmó la noticia y eso provocó una catarata de reacciones que nos llevan a reflexionar, con menos humor que de costumbre, sobre las consecuencias de una noticia en la cual uno de los protagonistas está muerto.

Porque para empezar vamos a ser obvios y decir que hablar de Emilio Disi, quien no puede defenderse ni confirmar la data, es por lo menos de mal gusto. Y no lo decimos por los colegas que hicieron todos los pasos correctos, tenían un dato y luego lo confirmaron con su viuda. Hablamos de ella, que, sin motivo aparente -tal vez los tiene y no los conocemos-, confirmó este chisme y luego atacó a quienes la criticaron. El tema creció por su palabra, en caso contrario hubiera sido un enigmático más de los que hay en la televisión.

Porque la historia que relata Elvira no solo es negada tanto por la propia Iliana como por gente famosa de la farándula como Nora Cárpena y Moria Casán, sino que también es desmentida por contundencia por el ex marido de la actriz, Fabián Rossi, quien salió a defender a la madre de sus hijos con mucha vehemencia, dejando en claro que su ex pareja jamás le fue infiel.

Porque esta declaración, más allá del dolor y la bronca que le causó a Iliana Calabró, puso muy tristes a Laura Ferrer, hija de Disi, y a la nieta del actor, quienes salieron en los medios para defender a su familiar, sin reparar que la persona que encendió el fuego mediático fue Elvira, su propia madre y abuela.

Porque en el medio de este rumor y luego de la confirmación por parte de la viuda, se nombró a Juan Carlos Calabró, el querido capocómico, quien esta semana fue mencionado como "partícipe de una reunión con Disi para hablar de la supuesta relación". Las dos hijas del gran Cala, Marina y la propia Iliana, negaron este encuentro y remarcaron su molestia por meter a su padre en una historia tan mordida. Otra vez meterse con los muertos resultó doloroso para sus deudos, no aportó nada y sólo ocasionó dolor.

Porque el dolor y la bronca, o tal vez la razón, no le dan vía libre a nadie para difamar a otra persona solo porque le contaron algo que jamás pudo probar y que, según las palabras de la viuda, "ella le había perdonado a Disi todo". Elvira, subida a una historia que solamente Disi y Calabró saben si fue verdad, descargó su bronca contra la actriz, a quien además acusó de perseguir a Emilio y de ser amiga de ella.

Porque esto también trajo de vuelta la historia de la separación de Emilio Disi y Dorys del Valle, que sucedió hace 28 años. El público recuerda ese suceso, pero al volver a hablar de Emilio surgen los recuerdos de cómo fue esa célebre separación y el papel que jugó él, que no lo deja muy bien parado. Su viuda consiguió que todos empiecen a repasar ese momento bisagra en la vida de Disi y Dorys, y en esa historia Emilio nunca quedó bien parado, y menos ahora que se lo acusa de adúltero.

Porque hablar de todo esto solo generó conflictos. El hijo de Emilio Disi reclamó su herencia, Iliana Calabró decidió mandar carta documento para que todos se callen, Elvira se arrepintió de lo que dijo porque ve sufrir a su entorno. Esta historia de amor clandestina lo único que hizo fue opacar, al menos un poco, la exitosa vida profesional de un actor que supo hacer reír al público por más de cinco décadas y que, luego de pelear contra una tremenda enfermedad, falleció rodeado del cariño de la gente y sus pares.

Ojalá todo termine pronto y los protagonistas vivos de este culebrón puedan reflexionar y dejar en paz a los protagonistas muertos, quienes como ya dijimos no se pueden defender.

SEGUÍ LEYENDO