Tras el éxito de la primera aventura ambientada en el universo de los videojuegos Arcade, esta segunda parte se centra en las aventuras de Ralph y sus compañeros en el mundo de Internet, a donde irán para intentar salvar Sugar Rush. Allí se encontrarán con lo más temido de la red: los pop ups, los anuncios, los memes y el spam; pero también con personajes tan míticos como las princesas de Disney, Buzz Lightyear o C3PO. Rich Moore, un veterano director del estudio, repite como realizador. Antes de su estreno el 3 de enero del 2019, nos recibió a solas para hablar del filme.

Tras el éxito de la primera entrega, ¿cómo llegaste a la idea para esta secuela?

—La primera película era muy nostálgica en cuanto a los chicos, los viejos juegos de los 80. Y pensamos, hicimos bien en escribirle una carta de amor a los 80, necesitamos hacer algo más contemporáneo si queremos hacer otra película, si hacemos una secuela. Y ahí es cuando llegó la idea, qué pasa si alguien enchufa una conexión wifi y si Ralph y Vanellope acceden a internet. Y a la gente le encantó esa idea.

Dijiste que la primera película es muy nostálgica y esta, es muy moderna. ¿Cuál fue tu inspiración para la estética general de esta película? ¿De esa ciudad de internet?

—Nuestra mayor inspiración fue… para algo tan moderno, es gracioso, la inspiración general es muy antigua, las antiguas ciudades romanas. Y lugares como Estambul. Esas viejas civilizaciones que comenzaron bien abajo y que las sucesivas civilizaciones se iban construyendo encima de ellas porque así es realmente como es internet. Empezó con una simple idea por la base a la que fueron sumando cosas. En nuestra película tenés un gran globo, con lo viejo en la base y lo nuevo en todo el horizonte, en el cielo.

En la película hay muchos personajes del universo de Disney. Princesas, los personajes de Marvel, Star Wars. ¿Cuál fue el proceso para poner estos personajes en la película?

—Cuando tuvimos la idea pensamos… es internet. Podemos reunir todo tipo de personajes que uno no encuentra normalmente en una película de Disney. Pensamos, dónde puede pasar eso. Y resulta que hay un sitio web llamado allmydisney.com y es todo sobre Marvel, Pixar, Star Wars, dibujos de Disney, Muppets. Es todo Disney bajo un mismo techo y pensamos, esto es el escenario perfecto. Y hablamos con la gente de Disney y les acercamos esta idea y ellos pensaron que era una gran idea. Nos divertimos y hacemos chistes sobre algunos de nuestros personajes. Tiene algo de sátira, pero es la manera en que lo harías con tus amigos o familia. Viene desde un lugar de amor y de ser familiar con esos personajes.

¿Cuán importante son las voces de los actores para crear a los diferentes personajes?

—Creo que es muy importante a quién audicionamos y de una cosa de la que siempre nos aseguramos, en la primera y en la segunda película también, fue tener a los actores juntos cuando grababan. No era una sola persona por vez solo leyendo de un papel, ellos actúan. Estaban sentados a la misma distancia que vos y yo, mirándose a los ojos, reaccionando a lo que hace el otro. Yo diría que todas las escenas de Ralph y Vanellope se grabaron juntos para lograr esa performance. Creo que es algo que la audiencia puede sentir al ver la película.

¿Por qué elegiste Imagine Dragons para la canción principal?

—Porque soy un gran fan de ellos. Los amo y hay algo en su música a la que yo realmente respondo. Yo conocí a estos chicos antes de que incluso hayamos decidido trabajar juntos. Son músicos muy profundos. Me gustan las cosas sobre las que cantan y sentí que tenían mucho que ver con nuestros personajes. Ralph es un tipo inseguro y pasa por mucha angustia mental a lo largo de la historia y hay canciones que hablan sobre esas cosas. Me pareció una gran combinación para ser parte de este mundo.

Tienes muchos años en Disney, pero ¿cuán importante fue en tu carrera tu trabajo con Matt Groening en los Simpsons?

—Ahí es donde realmente aprendí a dirigir. A Matt lo considero como un mentor. Está también James L. Brooks, el productor ejecutivo de los Simpsons, fui un fan de su trabajo cuando crecía. En la animación en televisión cuando hacés algo que querés que sea de buena calidad, no tenés mucho tiempo para tomar distintas decisiones… ¿lo hago así o así?… Tenés que tomar decisiones muy rápido, así que como un joven director fue un gran entrenamiento. Fue uno de mis primeros trabajos. Definitivamente, mi primer trabajo dirigiendo. Y me enseñó a ir realmente en búsqueda de la solución correcta de manera rápida y de equivocarme también rápido. Porque solo tenés quizá dos oportunidades a lo sumo en animación en televisión para hacerlo bien. Y era un muy buen material también para trabajar.

SEGUÍ LEYENDO