Lucas Gath, haciendo las tomas a
Lucas Gath, haciendo las tomas a "Jaime" Stiuso para la serie sobre Nisman

“A los doce mi papá me regaló su cámara de fotos, una Cannon AE-1 de los ochenta. Hermosa. Y empecé a sacar fotos y eso me llevó a generar un sentimiento positivo que quise llevar a mi vida”. A partir de aquel día, Lucas Gath supo que lo suyo sería contar historias cámara en mano. Con solo 35 años, hace quince se fue a estudiar cine a Nueva York, filmó documentales en Colombia, Estados Unidos y Tailandia, por mencionar solo algunos países y es el director de fotografía de Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía que acaba de estrenarse en Netflix.

En diálogo con Teleshow, Gath contó que trabaja desde hace más de ocho años con el director del proyecto, Justin Webster, por lo que la convocatoria para ser parte del documental seriado se dio naturalmente: “Él hace mucho había visto Pecados de mi padre, un documental que hice sobre el hijo de Pablo Escobar. Juntos habíamos hecho en Guatemala un thriller político, así y todo no hay suficiente experiencia porque este es el caso más complejo que trabajamos, son seis horas y hay que remontarse a algo que pasó hace más de dos décadas (en referencia al atentado a la AMIA)”.

Su trabajo en e Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía

Como director de fotografía, estuvo “encargado de la parte visual", explicó, lo que incluyó las tomas en la calle usadas para ilustrar las voces, las entrevistas y las recosntrucciones. Para ello fue necesario un constante ida y vuelta con el director: “Él tiene una visión general y lleva una gran orquesta, tiene personas en cada área en las que confía, con las que comparte sus ideas y también espera que nosotros podamos interpretar su visión, llevarla a cabo y también generar algo mejor”.

Trailer de "Nisman: El fiscal, la presidenta y el espia"


La realización del documental llevó en total tres años y se filmó en Estados Unidos, Buenos Aires y Barcelona, donde el director tiene su productora. Es por eso que las recreaciones se hicieron en España: “Fue por una cuestión de simplicidad, ahí teníamos los equipos de edición. Las reconstrucciones fueron lo último que hicimos porque estaban maquetados los episodios y ya se tenía claro donde había huecos”.

Llevar adelante las reconstrucciones no fue una labor fácil: “Había que hacerlo con elegancia y no ser subjetivos de que no se salga de una ayuda visual a lo que dice una persona. Hay que trabajar mucho la imagen para no cometer errores o no decir algo que no se dijo. Igual en los planos aéreos, todos trataron de ser lo más correctos posibles o si ves un auto manejando, nosotros tratábamos de hacer la misma ruta, no cualquier calle, que la imagen tenga un sentido mas allá de un relleno visual”.

Lucas Gath haciendo las tomas de la reconstrucción de la mesa en la de Nisman (Barcelona)
Lucas Gath haciendo las tomas de la reconstrucción de la mesa en la de Nisman (Barcelona)

Reconoce que son detalles que tal vez gran parte del público no note, pero que igualmente el equipo no quiso descuidar. “Era mirar fotos y mirar, en un punto hasta obsesivo de ver si un resaltador estaba más girado hacia un lado, son preocupaciones que son absurdas, pero uno quiere que sea todo lo más real posible”, explicó sobre las tomas en las que se ve a un actor interpretando a Nisman trabajando en su casa con los expedientes y los marcadores amarillos. Sobre esas escenas, contó que se hicieron en Barcelona y que trataron de buscar un lugar lo más parecido posible al comedor del fiscal en Le Park, lo mismo con la mesa, las cortinas y demás objetos.

Si bien él no incidió en el material de archivo seleccionado, contó que la recolección de dichos documentos llevaron años de búsqueda y llamadas y que con dicho contenido él lo único hizo fue la corrección de color: “Hay tantos materiales de tantas calidades que un colorista y yo nos sentamos tratando de generar una imagen que tenga consistencia”.

Como Argentino...

Lucas Gath, director de fotografía de la serie sobre Alberto Nisman
Lucas Gath, director de fotografía de la serie sobre Alberto Nisman

“Uno conoce el caso más de cerca, yo estaba en Argentina en el ’94 cuando fue lo de la AMIA, fue parte de mí, tenía 10 años. Cuando fue lo de Nisman estaba viviendo en Los Ángeles. A la hora de filmar llegué a Buenos Aires teniendo conocimiento de mi ciudad, pero con la distancia de vivir hace tiempo afuera, necesitabas un documental que viera el mundo, por eso la importancia de las tomas aéreas (para mostrar distancias) hay cosas que cualquier argentino sabe pero el mundo no”, dijo sobre los pro de ser local.

Durante su paso por el país hicieron más de cien entrevistas: “Es tanta la información, que te mareás. Necesitás no hablar del tema un rato para mantener la cordura. Estás todo el tiempo pensando qué más hacer. Yo amo el fotoperiodismo y quería generar eso, contar que Nisman creció en Once y mostrar el barrio y que la gente lo sienta, nunca fuimos a filmar un plano sin pensarlo, cada plano tiene un sentido, un motivo, parece de relleno pero no”.

Aunque por su trabajo mostró historias de todo tipo, como la de los esclavos rescatados de barcos pesqueros en el Sudeste Asiático, el caso del fiscal no dejó de impactarlo: “Entendía que era muy complejo. Más allá de las opiniones, hay mucha gente que hizo trabajos extensos sobre el caso y mi aprendizaje es que después uno piense lo que quiere, pero que el trabajo está”.

Tal vez sea por eso que desde el primero de enero que la serie se estrenó a hoy no paran de llegarle comentarios, todos positivos para su sorpresa: “Tuvo impacto y generó charla”.

El sueño de contar a través de la lente

Lucas Gath
Lucas Gath

Lucas terminó el secundario en diciembre del 2001 “un momento hermoso para decirle a tus papás que querés estudiar y trabajar en cine”, ironizó. En un principio desistió de la idea y a los seis meses se la jugó: “Dije, ‘que sea lo que Dios quiera’ y tuve la suerte de trabajar mucho”, dijo sobre el momento que decidió irse a vivir a Estados Unidos donde estudió cine.

Por su trabajo estuvo en lugares difíciles y en momentos tensos: “Empezás a aprender a tener sensibilidad para llevarla y para hacer tu trabajo”. Pero también le tocó hacer películas y video clips con artistas como Ricky Martin o Black Eyed Paced. Es que a él le gusta mostrar a través de la lente: “Soy una persona visual, me gusta contar historias desde ese lado. Me encanta hacer documentales, pero también la experiencia creativa de hacer videoclips y películas".

En febrero Lucas irá a Berlín para presentar Funny Face uno de los filmes en los que participó, además tiene algunas propuestas para hacer publicidades y otros proyectos cortos. Para este año se propuso estar la mitad de su tiempo en Buenos Aires: “Quiero vivir acá y trabajar con más directores y productores argentinos, hay mucha creatividad acá”.

SEGUÍ LEYENDO