Renata Zanutto y Pedro Prates, Co-Heads de Cubo.
Renata Zanutto y Pedro Prates, Co-Heads de Cubo.

El surgimiento de las startups fue exponencial con el reciente desarrollo tecnológico. Hasta las empresas más consolidadas están ávidas de introducir innovaciones en todas las áreas de su negocio. Con ese objetivo Itaú Unibanco impulsó en Brasil la creación de Cubo, un centro para fomentar el ecosistema de emprendedorismo tecnológico.

Creada en septiembre de 2015 por el banco privado en asociación con Redpoint eventures, Cubo es una institución innovadora que potencia el desarrollo de startups en Brasil, pero ahora aspira a una proyección regional, con el foco en emprendimientos tecnológicos de la Argentina, que empiezan a ser evaluados para ser incorporados a su estructura.

En este centro, un edificio propio en la City financiera de de San Pablo, circulan a diario más de dos mil personas de diferentes compañías, y este intenso intercambio motoriza los proyectos de las startups, que fueron incorporadas a la nómina de Cubo después de una minuciosa selección.

Trabajar con startups produjo un cambio cultural respecto a las metodologías de trabajo, los tiempos y la forma de producción

Cubo pone en contacto a las partes involucradas en la elaboración y concreción de los proyectos: los emprendedores, los inversores y las grandes compañías interesadas en adoptar estas iniciativas disruptivas para dar un salto cualitativo en su modelo de negocios.

“Apuntamos al intercambio de startups brasileñas en países de América Latina y startups de la región para sumergirse en el ecosistema brasileño, además de acercarse al sector público. Y las startups de la Argentina son las primeras en ser evaluadas para integrarlas a este ecosistema”, comentó a Infobae Pedro Prates, jefe de productos corporativos y digitales de Cubo.

La apuesta es la de concretar asociaciones importantes, centradas en la logística y la movilidad, con la intermediación y contribución del mayor centro de innovación y emprendimiento de América Latina.

Además, Cubo Itaú incrementó la cantidad de empresas patrocinadoras en un 76% el año pasado, una contribución imprescindible para hacer crecer una idea hasta una aplicación concreta. El crecimiento, representado por un salto de 17 a 30 compañías, fue un factor fundamental para que el centro de innovación diera impulso a los proyectos nacientes.

En Brasil, la aparición de Cubo fue clave para fomentar el ecosistema de emprendedorismo tecnológico

En la actualidad, unas 120 fintech trabajan “in situ” en la moderna sede paulista, mientras que la nómina se amplía a 300 emprendimientos cuyo seguimiento se realiza por medios digitales.

Cubo es un “hub”, como se denomina a los espacios donde los emprendedores trabajan en un mismo espacio físico, colaboran y forman una comunidad. Como en el caso de Silicon Valley, en Californa (EEUU), su influencia transforma a las ciudades donde se instalan en polos de emprendimiento.

El hub ocupa un edifico propio de más de 20.000 metros cuadrados en el barrio paulista de Vila Olímpia. Desde su creación se volvió una referencia ineludible para las empresas, algunas multinacionales extranjeras, que acuden a la institución brasileña en busca de aplicaciones disruptivas que permitan resolver problemas operativos o mejorar, optimizar e innovar el desempeño en distintas áreas de las organizaciones.

Cubo es un laboratorio de innovación que genera sinergias entre los emprendedores

Diseñado para generar conexiones en todo momento, el edificio del Cubo Itaú se compone de trece pisos identificados mediante colores institucionales (verde, azul, amarillo, naranja y gris); cada piso contiene un amplio espacio de trabajo interconectado a un entrepiso que abriga la vertical con las respectivas startups de los diversos sectores. como Salud, Educación, Tecnología, Industria, Finanzas o Retail.

“Ahora nos enfocamos en el intercambio con startups de América Latina además de brasileñas. La primera etapa será con la incorporación de startups de Argentina: será la puerta de entrada para los emprendedores argentinos a Brasil. Será un proceso de aprendizaje para evaluar cómo funciona, prevemos una relación gain-gain, un beneficio mutuo, porque de nuestro lado aportamos know how y las startups recibirán el mismo tratamiento que en Brasil”, explicó Prates.

El joven directivo consideró que “las startups de Argentina están hoy como estaba Cubo cuando comenzó hace más de cuatro años. Podemos aportarles más curaduría y asesoría. Argentina lo que tiene hoy es talento”.

Renata Zanuto, Co-head de Cubo, refirió que se trabaja en iniciativas con alta demanda como salud, finanzas y educación, entre otras áreas. Y dio como ejemplo, entre muchos proyectos que avanzan en el centro de innovación, el desarrollo de la aplicación de inteligencia artificial en el reclutamiento, detección de habilidades y selección de personal para empresas, e iniciativas de procesos apara analizar datos y elaborar gráficos para para mejorar las ventas de productos específicos.

En cuanto al financiamiento de Cubo, Prates explicó que reciben “aportes de inversión, no créditos”, de “fondos internacionales que en el presente están muy líquidos para invertir en Latinoamérica”. Esta asociación sin fines de lucro asesora por vía digital en forma gratuita a muchos proyectos seleccionados, mientras que cobra a las startups 1.000 reales por asiento por cada co-worker que colabora en la sede paulista.

“El sello de Cubo es redituable para las nuevas compañías, que atraviesan un proceso estricto de selección realizado en conjunto por Cubo, Itaú y Redpoint. Además, se las evalúa en forma periódica para mantenerlas dentro de este ecosistema. Algunas quedan afuera porque no alcanzan los resultados esperados y otras lo hacen porque crecen mucho y este ‘centro de densidad’ les empieza a quedar chico”, afirmó Prates.

Estevao Lazanha, director de Tecnología de Itaú, responsable de Cubo.
Estevao Lazanha, director de Tecnología de Itaú, responsable de Cubo.

Estevao Lazanha, director de Tecnología de Itaú, responsable de Cubo, aseguró que “este centro es un radar de mercado, tanto para Itaú como para todas las empresas asociadas. Nos brinda la oportunidad de acercarnos aún más a un ecosistema que se desarrolla y provoca cambios en forma rápida, lo cual nos hace evolucionar como banco”.

En los últimos años Brasil experimenta un crecimiento notable de las startups y es uno principales polos del sector en el mundo, donde compite con EEUU, China, India, Japón o Corea del Sur, entre otros. El país vecino cuenta hoy con 13 “unicornios”, las fintech con una valuación de mercado superior a los 1.000 millones de dólares.


SEGUÍ LEYENDO: