Ángel Albano Avaca, padre de la víctima 16 en lo que va del año en Rosario, y ex policía condenado por cobrar dinero de Los Monos
Ángel Albano Avaca, padre de la víctima 16 en lo que va del año en Rosario, y ex policía condenado por cobrar dinero de Los Monos

La sangre en Rosario corre como un río paralelo al majestuoso Paraná. En lo que va del año, ocurrieron ya al menos 16 muertes violentas y la mayoría, según sospechas de los organismos de seguridad provinciales, corresponde a hechos relacionados con la disputa por el territorio entre clanes criminales en connivencia con policías separados de sus cargos. El último que se conoció ocurrió en la medianoche de este martes: un hombre de 32 años fue acribillado de cinco tiros en el barrio Tablada.

Los investigadores pudieron determinar que se trata de Ángel Albano Avaca, hijo de un ex suboficial del mismo nombre, condenado en 2018 a siete años de prisión por el delito de asociación ilícita, cohecho y encubrimiento agravado dentro de la causa “Los Monos”.

Avaca hijo fue asesinado pasadas las 12 de la noche en la calle Garibaldi al 300. Según los primeros indicios y testimonios recolectados por los investigadores, la víctima fue interceptada cuando entraba a su casa por un grupo de personas que lanzaron una ola de disparos contra él y se fugaron en al menos dos autos.

Sin embargo, Avaca no murió en el acto. Sus vecinos, que escucharon los disparos, lo llevaron al Hospital Roque Sáenz Peña donde finalmente murió poco tiempo después de ser internado. Los informes médicos iniciales determinaron que la víctima recibió cinco impactos de armas de fuego.

No son días sencillos para el fiscal Luis Schiappa Pietra. A su trabajo con el crimen de Enrique Encino, durante una balacera contra el casino City Center, se le sumó en menos de 24 horas el asesinato de un hombre a pocas cuadras de allí, en pleno barrio Las Flores, y ahora el homicidio de Avaca.

El fiscal llegó a la escena del crimen en la calle Garibaldi y pidió pericias de planimetría (para estudiar la dirección y el sentido de los disparos), relevamiento de cámaras de seguridad, toma de testimonios y levantamiento de rastros. En ese trabajo, se secuestró “material balístico” que ya fue enviado para pericias.

Es difícil escindir este hecho de lo que pasa en Rosario. “La línea (de investigación) más concreta es que la víctima estaría vinculada a algunas actividades delictivas”, comentaron fuentes del caso a Infobae.

Y en ese camino, no se puede omitir que Avaca es hijo de Avaca. El padre de la víctima cumple una condena a 7 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos en el marco del juicio contra Los Monos de 2018. Se lo condenó por partícipe de asociación ilícita, incumplimiento de los deberes de funcionario público y cohecho pasivo.

"Pájaro" Cantero, líder de Los Monos, asesinado en 2013, era quien tenía a sueldo al padre de la víctima

Concretamente, Avaca, conocido como “Chichito”, era un policía que jugaba para los criminales como “buche”: le pasaba información de operativos de la fuerza a Los Monos. Cayó por orden del juez Juan Carlos Vienna, en la causa por el crimen de Martín “Fantasma” Paz (ocurrido el 8 de septiembre de 2012), cuya hermana era novia de Claudio “Pájaro” Cantero (líder de Los Monos), también asesinado, ocho meses después.

Paz era uno de los encargados de lavar la plata del clan. Lo mataron cuando andaba en su camioneta BMW blanca con su pareja y su hija de dos años. Desde una moto dos personas se le pusieron a la par en la esquina de 27 de Febrero y Entre Ríos y dispararon (también) cinco veces. Los investigadores concluyeron que a “Fantasma” lo mató el clan porque perdió diez millones de dólares en una compra de pasta base en Bolivia interceptada por Gendarmería en la frontera. Otra versión indica que la banda de Paz ya era enemiga de Los Monos. Nunca se descubrió a los autores del crimen, pero este hecho fue la base de la acusación contra Los Monos.

Según el libro Los monos: Historia de la familia narco que transformó a Rosario en un infierno, de Germán de los Santos y Hernán Lascano, el “Pájaro” Cantero tenía a sueldo a Avaca padre pero, enojado porque un domingo de febrero de 2013 no le atendió el teléfono y no contuvo la detención de uno de sus hombres, le organizó un escrache con 150 personas.

Es que Cantero, además, sospechaba que la comisaría 15, de la que Avaca era secretario, negociaba con otros vendedores de drogas.

Parte del clan Los Monos durante el juicio en su contra (Adrián Escandar)
Parte del clan Los Monos durante el juicio en su contra (Adrián Escandar)

“Quería hablar con vos porque ayer me apagaste la radio. Si vos sabés que hay bardo me tenés que llamar. Si no, para qué te estoy pagando. Si no, decime que no hay más arreglo y uno entonces entiende. Hay que ir de frente. No podés ir de atrás. Ayer lo llevaron preso al Negro, te llamé toda la tarde y no me atendiste”, transcriben los periodistas en el libro, a partir de una escucha.

No, papá, yo los domingos tengo que descansar. ¿Pensás que voy a trabajar los domingos también?”, le respondió Avaca. Casi siete años después pagó su hijo.

“Buscan generar terror”

El crimen de Avaca es el decimosexto que se registra en Rosario en 14 días que lleva el 2020 y el número 24 en toda la provincia. Las circunstancias llevaron a que ayer lunes el jefe de la Policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, firmara una resolución que permite a los agentes tener una bala en la recámara de sus armas, listas para disparar inmediatamente.

En el artículo 2 de la primera resolución que firmó en el año, Víctor José Sarnaglia, director general de la Policía santafesina, ordenó “instruir a todo el personal policial, a que según la situación policial en la que se proceda y los criterios de seguridad y de integridad física propia y de terceros que se deba adoptar, se habilite a dilucidar la posibilidad de poseer cartucho (provisto oficialmente por la Policía de la Provincia de Santa Fe) ‘en recámara’”. El documento giró a todas las dependencias policiales, incluidas las unidades regionales, instaladas en cada uno de los municipios.

Maximiliano
Maximiliano "Cachete" Díaz, integrante de Los Monos, detenido por el crimen del domingo en el casino City Center

Según el texto, la decisión se tomó “atento a las actuales situaciones de inseguridad reinante y de violencia inusitada en todo el territorio provincial, queriéndose resguardar la seguridad de toda la población santafesina y de todo el personal policial actuante”, como una “necesidad de la unificación de criterios de actuación y protocolo en la actividad policial".

El diagnóstico que tienen de la situación desde el poder político local apunta a la promiscuidad entre policías incluidos en la última purga en la fuerza, hecha tras la asunción del gobierno de Omar Perotti, y los clanes criminales de la provincia, entre los que sobresalen Los Monos, la violenta banda distribuidora de drogas instalada en el barrio Las Flores, frente al casino donde el domingo asesinaron “al voleo” a un hombre.

Según entienden en la nueva gestión, esa connivencia se interrumpió con el fin de la protección que otorgaban algunos de los 30 policías incluidos en el pase a disponibilidad. “Ahí aparecieron las segundas líneas buscando copar el territorio”, explicó una fuente.

Al descabezarse la cúpula policial empezó la guerra. Y ese conflicto dejó los muertos de este enero. Fuentes policiales comentaron que de los 14 muertos en hechos violentos registrados en Rosario consideran que uno solo fue en ocasión de robo, y el resto se ubican dentro de la sospecha de este nuevo escenario. “La mayoría son homicidios vinculados a las bandas”, comentaron.

Marcelo Saín, ministro de Seguridad de Santa Fe (NA)
Marcelo Saín, ministro de Seguridad de Santa Fe (NA)

"No tengo ninguna duda de que esto es una reacción de grupos que, evidentemente, manejaban negocios enormes”, comentó también Marcelo Saín, ministro de Seguridad de Santa Fe. “Esto nos hace pensar qué es lo que estaba pasando en Rosario, por qué tanta inquina por un desplazamiento (el de los jefes policiales), que es casi natural”, se preguntó el creador de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

A mí me parece que había jefes policiales que se creían que eran dueños de la provincia o dueños de la ciudad, y me parece que, a partir de lo que pasó, están en la picota ya no en cuanto al cuestionamiento político sino también penal”, advirtió Saín, y agregó: “Acá lo que había era una situación en la que la policía tenía total autonomía, aunque se diga lo contrario, y la sensación que tenemos en función de estas reacciones es que, evidentemente, se manejaban negocios enormes. Esto no guarda ningún tipo de racionalidad desde el punto de vista criminal más que generar conmoción”.

El caso del casino del sábado fue para generar terror, está comprobado, en menos de 24 horas se detuvo al autor intelectual. Hubo muchas muertes que fueron luchas por territorio entre bandas en este tiempo, dado que ya no había intervención por parte de algunos corruptos. En el caso del casino quisieron crear terror en el lugar, porque está enfrente del barrio Las Flores, sede histórica de Los Monos, donde ejercieron cierto poder entre comillas. Fueron ellos, está comprobado”, dijo a la prensa Sarnaglia.

SEGUÍ LEYENDO: