Un grupo de motoqueros que iba desde la localidad bonaerense de Villa Fiorito al cementerio municipal de Lomas de Zamora para despedir los restos de un amigo provocó desmanes y asaltos en todo el trayecto del cortejo fúnebre, según denunciaron los vecinos.

El episodio ocurrió en la tarde del martes, cuando una caravana integrada por aproximadamente 20 personas que se desplazaban en moto, sembró el pánico en el camino al entierro de Miguel, un joven fallecido en un accidente de tránsito en Villa Centenario.

Más de 20 personas en moto provocaron pánico en los vecinos del cementerio municipal de Lomas de Zamora
Más de 20 personas en moto provocaron pánico en los vecinos del cementerio municipal de Lomas de Zamora

Los vecinos denunciaron que los motoqueros saquearon negocios, asaltaron a personas que se cruzaban durante el cortejo fúnebre y dentro del cementerio, que está ubicado a una cuadra de un jardín de infantes.

A través de redes sociales se viralizaron videos en los que se puede ver el robo de una moto estacionada en la vereda en las calles Martín Rodríguez y Bilbao -que fue encontrada luego por la policía- y el momento en que llegaron al entierro y comenzaron a hacer ruido con sus motos, acelerándolas. El director general de mantenimiento del cementerio, sin embargo, desmintió que haya habido daños dentro del establecimiento.

Los motoqueros asaltaron a gente en el camino y luego a personas que se encontraban dentro del cementerio
Los motoqueros asaltaron a gente en el camino y luego a personas que se encontraban dentro del cementerio

Efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires llegaron al lugar y fue demorado un menor de 17 años que iba a bordo de una moto sin registro habilitante ni casco y se secuestraron al menos cinco motos que estaban en el sitio. Los ocupantes de los vehículos, en tanto, huyeron corriendo, según informaron fuentes policiales a Infobae. También descartaron que haya habido disparos o heridos.

Los vecinos alertan que no es la primera vez que ocurre y que ya se transformaron en una suerte de modalidad de robo las caravanas de moto que arrasan con todo a su paso. “Estamos acostumbrados a esto”, manifestó una vendedora de flores que atiende su puesto en la zona hace más de 70 años, en diálogo con el canal TN, y afirmó además que los delincuentes quisieron robarle las armas a la policía.

SEGUÍ LEYENDO: