Brenda Barattini está acusada de cortarle los genitales a su amante (La Voz / Ramiro Pereyra)
Brenda Barattini está acusada de cortarle los genitales a su amante (La Voz / Ramiro Pereyra)

Este lunes comenzó el juicio oral y público contra Brenda Barattini, la joven arquitecta de 27 años que le cortó los genitales a su amante mientras dormían en un departamento de la calle Chacabuco al 500, en la ciudad de Córdoba.

El violento episodio ocurrió en noviembre de 2017 y casi desde entonces la acusada permanece detenida en el complejo penitenciario de Bouwer, acusada del delito de "lesiones gravísimas". El debate se lleva a cabo en la Cámara 2ª del Crimen de la capital cordobesa con los jueces Ítalo Vitozzi (presidente), Mónica Traballini y Mario Centeno.

La instrucción estuvo a cargo de la fiscal del 2° Turno de Violencia Familiar, Bettina Croppi, quien desde el comienzo dictó la prisión preventiva de Barattini.  Para la funcionaria judicial, la joven "actuó sobre seguro y asegurándose la indefensión de la víctima". "Le cabe la agravante de alevosía. Ella preparó todo para ese momento. Tenía estricta premeditación. Puso a la víctima en situación de vulnerabilidad, le tapó los ojos impidiendo que pudiera defenderse y obró sobre seguro y para no salir lastimada ella", agregó Croppi.

El hombre luego de ser agredido
El hombre luego de ser agredido

Barattini trató de justificar su agresión en un supuesto marco de violencia de género. A través de una carta y de entrevistas a medios locales, la joven explicó uno a uno los motivos que la habrían llevado a cortarle los genitales a su amanta, un hombre de 40 años identificado como Sergio.

"Con esta carta no quiero justificarme, porque sé que reaccioné de una manera horrible, como nunca tendría que haberlo hecho. Me sentía oprimida, devastada, vi perjudicada mi carrera, mi vida, mi mente, mis afectos…Llegué a un punto que no di más…y dije basta!", señaló en su mensaje.

Barattini durante la audiencia judicial (La Voz / Ramiro Pereyra)
Barattini durante la audiencia judicial (La Voz / Ramiro Pereyra)

"Sé que hay mucha gente que quizás me comprenda y otros que no, y está bien. Somos todos distintos, y es muy difícil ponerse en el lugar del otro", agregó. Y cuestionó el tratamiento de la prensa en la cobertura del caso: "Lo que me sorprende es la falta de comprensión, la morbosidad y la falta de respeto de los medios de comunicación, argumentando cosas inciertas". El delito por el que se sentará en el banquillo tiene una pena de hasta 15 años de prisión.

La fiscal del juicio es Laura Battistelli, quien -según adelantaron los medios locales- en principio tiene la intención de agravar la carátula y acusar a la mujer de "homicidio en grado de tentativa". Si es así, deberá plantearlo durante el proceso y, en caso de que los jueces acepten, deberá suspenderse el juicio y reanudarse más adelante con un jurado popular, dado que esa acusación contempla esta vía legal como parte del proceso

Seguí leyendo: