Siete detenidos de la Unidad Nº 24 de Florencio Varela intentaron escapar de la cárcel por medio de un túnel que habían comenzado a excavar en el sector de reciclado de basura del complejo carcelario, pero fueron descubiertos por personal del Servicio Penitenciario Bonaerense que evitó el intento de fuga.

En una inspección que surgió a raíz de un dato recibido por los penitenciarios, los efectivos encontraron un orificio de casi 90 centímetros de diámetro, con una profundidad de 1,40  y una extensión de 2 metros, hecho cerca del muro de rondas.

Allí dentro los agentes hallaron la pala con la que los internos trabajaron. "Se calcula que estuvieron dos días haciendo esto", aseguraron fuentes a Infobae.

El acceso al pozo estaba oculto por una tapa de madera
El acceso al pozo estaba oculto por una tapa de madera

El pozo estaba en un sector donde se acopia y recicla cartón, plástico y materiales orgánicos. El acceso al orificio estaba tapado y oculto con una tabla de madera y aserrín, ya que en el establecimiento en el que se alojan 1.540 presos funciona también un área de práctica y enseñanza de oficios como la carpintería, donde trabajaban los siete implicados.

"Se trata de presos de buena conducta",  aseguran fuentes penitenciarias, que estaban detenidos principalmente por robo y que podían salir de la cárcel "entre 2020 y 2022", informaron las mismas fuentes. Una posible motivación para escapar, explican investigadores, es la posible existencia de un pedido de captura por otra causa, lo que podría aumentar su tiempo de encierro.

Esta no es una razón descabellada. En la fuga de presos en Santa Fe en mayo de este año, dos de los reclusos que escaparon tenían condenas próximas a cumplirse: Alejandro Andrés Candia, por ejemplo, había recibido una condena de diez años y cuatro meses por robo a mano armada y evasión, una pena que, hasta ese entonces, vencía en mayo del año próximo.

Peor es el caso de Diego Alberto Sosa, también parte de la fuga de Santa Fe, acusado de robo, calificado de muy buena conducta, destinado al taller de herrería de la cárcel, beneficiado con salidas transitorias. Iba a salir libre por cumplimiento de pena el 28 de diciembre de este año, justo antes de Año Nuevo. Sosa y Candia fueron recapturados.

De vuelta a Florencio Varela, el túnel conducía hacia el sector de los caniles de perros entrenados por el servicio penitenciario, "los que se utilizan para peleas entre internos", lo que muestra que los reclusos no estaban bien orientados.

El túnel tenía 1,40 metro de profundidad
El túnel tenía 1,40 metro de profundidad

Finalmente, y mediante autorización judicial, los siete internos fueron trasladados a la Unidad 13 de Junín, la Unidad 5 de Mercedes, la Unidad 2 de Sierra Chica, la Unidad 30 de Alvear, la Unidad 30 de Urdampilleta, la Unidad 4 de Bahía Blanca y la Unidad 3 de San Nicolás.

No es la primera vez que la Unidad 24 de Varela es noticia. En julio de 2018, más de ocho kilos de cocaína fueron encontrados en la cocina del lugar disimulados en un cajón de tomates.

SEGUÍ LEYENDO: