La Fiat Ducato en la que viajaba Diego Cagliero (30) junto a siete amigos aquel domingo 19 de mayo de repente frena sobre la avenida Márquez. Unos segundos antes, la cámara que captó la escena había mostrado los móviles de la Policía Bonaerense ir de frente hacia el vehículo de los jóvenes, denunciados por un comerciante por el robo de algunas bebidas. Con la camioneta ya frenada, se observa a los sospechosos bajar del vehículo y a los agentes apuntarles. A esa altura, Cagliero agonizaba. O ya estaba muerto.

Las imágenes a las que tuvo acceso exclusivo Infobae fueron incorporadas a la causa. Pertenecen a la cámara de una empresa química ubicada en Márquez y Campo de Mayo. "Es sin sonido, por cómo se ve a la gente alrededor es ahí cuando empiezan a disparar", explicó Fernando Sicilia, abogado de la familia Cagliero.

Por los hechos, el último viernes fueron detenidos dos oficiales de la Bonaerense, Rodrigo Canstatt (25) y Sergio Montenegro (34); el primero por el asesinato de Cagliero. Según las pericias balísticas, este agente disparó diez veces contra la camioneta y sus balas atravesaron el pecho del joven músico, que iba a ser papá en septiembre. En tanto que Montenegro está acusado por tentativa de homicidio contra Mauro Tedesco, herido por sus balas.

Adriana García y su hijo, Diego Cagliero
Adriana García y su hijo, Diego Cagliero

Los hechos ocurrieron a las 13:45, según consta en el reloj de la cámara de seguridad. En el cuadro, antes de que aparezca en imagen se observa a un padre con su hija agarrarse de la mano y salir rápido de cuadro. Se presume que fue en ese instante cuando los policías empezaron a tirar.

Segundos más tarde aparece en cuadro la camioneta. Y detrás los móviles policiales. Ya en ese momento el vehículo de los sospechosos había recibido los 12 disparos en su carrocería, algunos de los cuales mataron a Cagliero.

La Justicia encontró suficientes pruebas para considerar a los policías como sospechosos de haber matado a Cagliero en la localidad de Martín Coronado. La fiscal Gabriela Disnan, que investiga los hechos, consideró que Castatt, con apenas más de un año de antigüedad en la fuerza, disparó las balas que mataron al jovenEl oficial está imputado por el delito de homicidio agravado.

Montenegro, con 11 años de antigüedad en la Bonaerense, está acusado de homicidio agravado en grado de tentativa porque los análisis del episodio determinaron que los proyectiles que él disparó durante la persecución hirieron al joven Mauro Tedesco, que también estaba en la camioneta junto a la víctima fatal.

Seguí leyendo: