Un vecino de Nueva Pompeya llamó al 911 y denunció lo que ocurría: tres hombres habían ingresado al edificio en el que vive y estaban forzando la puerta de su departamento.

Cuando oficiales de la Comisaría Vecinal 4 B de la Policía de la Ciudad llegaron al lugar, el denunciante les arrojó las llaves por el balcón para que no tuvieran que forzar la entrada.

Rápidamente, los policías ingresaron al inmueble y confirmaron la información que tenían: los delincuentes estaban probando diferentes llaves en la cerradura del departamento.

Al identificarlos a los hombres, constataron que dos de ellos eran mayores de edad, mientras que el tercero, quien no poseía documentación, alegó ser menor.

Luego el denunciante declaró que se encontraba dentro de su domicilio cuando le tocaron el timbre. En lugar de abrir o preguntar, chequeó por la mirilla de la puerta y ahí descubrió la maniobra de los imputados.

Los criminales supusieron que en esa unidad no había nadie, motivo por el cual comenzaron a forzar la puerta, tras lo cual llegó la Policía y logró capturarlos.

Los hombres habían ingresado al edificio con la misma mecánica: probando diferentes llaves que abrieran la puerta de ingreso hasta que finalmente lograron su cometido.

El juzgado interventor solicitó la detención y traslado de los implicados y el secuestro de los elementos que se les requisaron: dos barretas, 30 llaves de departamentos y un celular.