Los dos sospechosos detenidos esta tarde en la avenida Córdoba
Los dos sospechosos detenidos esta tarde en la avenida Córdoba

Una perfumería de la cadena First ubicada sobre avenida Córdoba al 1600, a solo diez cuadras del Obelisco porteño, fue el blanco de un grupo de delincuentes armados que entraron a asaltar el local a punta de pistola y a plena luz del día, sin preocuparse por testigos en uno de los puntos más transitados de la Capital Federal. Se escaparon en un Fiat Siena rojo junto a un tercer cómplice que los esperaba afuera del comercio y a un segundo auto, un Renault Logan que iba de apoyo.

Ambos vehículos se dieron a la fuga por Córdoba perseguidos por un móvil de la Policía de la Ciudad, que comenzó a recibir disparos de los asaltantes desde los autos y en plena fuga. Nadie resultó herido.

Fue finalmente en la esquina de Junín y Paraguay que los agentes porteños lograron que el Logan se detuviera y capturaron a tres de los delincuentes; en tanto, quienes consumaron el robo e iban a bordo del Siena lograron escapar.

El baúl del Logan reveló el botín. No fue la caja, no fue la recaudación, sino varias cajas de perfumes, todos de primeras marcas internacionales como Versace y Dior.

Los ladrones no eran unos improvisados, o unos románticos en busca de un regalo para sus parejas. Esos perfumes eran, posiblemente, para el mercado negro. Los perfumes importados cotizan en tiempos de crisis y dólar alto: una botella de 100 mililitros de una marca europea puede cotizar desde $2.500 hasta más de $4 mil. 

Los asaltos a perfumerías para saquear los estantes de fragancias, por otra parte, son cada vez más comunes.

Julio Pedro Vázquez, presidente de la Cámara de Perfumerías de la Argentina, organización que congrega a más de 400 firmas que incluyen varias cadenas de locales, habló con Infobae sobre este tipo de robos a plena luz del día y en lugares céntricos que se repiten desde el año 2015: "Entre el 2017 y 2018 ya tuvimos 110 robos aproximadamente, la mayoría en Capital Federal y en lugares que son increíbles, todos en pleno centro, sobre las principales avenidas".

"No es un tema aislado, es un tema ya generalizado, incluso me tocó a mí en mi local de Ituzaingó hace 15 días. Me entraron, rompieron las cámaras, las alarmas y me robaron fragancias, planchas de pelo, electrodomésticos pequeños", enumeró Vázquez. "Yo tengo que pedir un préstamo para recuperarme", sumó el directivo.

"El valor de los perfumes va variando, pero estos muchachos hacen inteligencia y saben todo lo que se tienen que robar, muchas veces dejan fragancias importadas porque saben que son de menor valor, por ejemplo", expuso el comerciante, que aseguró que en cada robo al repasarse las cintas de las cámaras de seguridad de los días previos, se suele encontrar a los asaltantes haciéndose pasar por clientes.

"El modus operandi es todo igual, vienen y meten en bolsas de basura lo que se llevan, se pueden llevar 200 o 300 fragancias", precisó, al tiempo que apuntó a la venta electrónica, vía web, como uno de los factores que más perjudican a la tendencia, dando facilidad para la reventa de estos productos.

"Así como en estas plataformas venden perfumes importados truchos, venden robados, perfumes de 5.000 pesos a 700, hay un tema de conciencia, de inseguridad, de exportación, son muchos los problemas", se quejó Vázquez, que en varias oportunidades denunció a quienes comercian en negro este tipo de productos, por ejemplo, en redes sociales.

"Yo vivo amenazado, 'dejá de denunciarnos porque te vamos a ir a buscar', me dicen, pero no puedo estar permanentemente denunciando a todo el mundo", expuso.

El 24 de junio de 2016 el robo de perfumes tuvo su episodio más resonante en la historia argentina reciente. Un grupo de piratas del asfalto asaltó un camión de gran porte de la empresa Interbaires SA, la firma que controla el Duty Free Shop en el aeropuerto de Ezeiza y otras cuatro terminales internacionales en el país, sobre la Ruta 6 en General Rodríguez. El golpe fue piratería del asfalto del más alto orden. El camión, que venía desde Uruguay, contaba con dos custodios de una empresa de seguridad sobre un auto de apoyo. No sirvieron de nada: 12 delincuentes en cuatro vehículos, muchos de ellos armados con ametralladoras, balearon el vehículo y cortaron su marcha.

El camión tenía como destino final el aeropuerto de Ezeiza; su carga era lo previsible para un free shop, con perfumes, bebidas blancas y bijouterie. En total, los piratas se llevaron un lote récord de casi siete mil fragancias de lujo; la lista de carga incluyó marcas como Lancome, Yves Saint Laurent, Polo Ralph Lauren, Armani y Viktor & Rolf, con un valor estimado por la Justicia de diez millones de pesos de aquel entonces.

SEGUÍ LEYENDO