Un adolescente de 16 años fue detenido este sábado acusado de ser uno de los asaltantes que asesinaron a un subcomisario de la Policía Bonaerense para robarle el automóvil en la localidad bonaerense de Florencio Varela.

El subcomisario Carlos Rupchienski fue asesinado anoche, cerca de las 23.45, por dos delincuentes que le intentaron robar el auto en el que se trasladaba, un Volkswagen Up, junto a una compañera de trabajo, que resultó ilesa.

De acuerdo a la información que trascendió hasta el momento, una oficial de la Policía Bonaerense conducía el vehículo en dirección a su casa, en el barrio Don Orione, para buscar el cargador de su celular. Lo acompañaba Rupchienski, quien una vez que estacionaron en la vivienda se quedó esperando que la mujer regresara en el interior del auto.

En ese momento, dos hombres se acercaron al auto con intenciones de robo. El subcomisario quiso resistirse dando la voz de alto a los delincuentes, y éstos luego de un forcejeo le efectuaron al menos dos disparos.

Tras el ataque, sacaron al policía del coche, lo dejaron tirado en la calle y se llevaron el vehículo. Cuando la dueña de la vivienda escuchó los tiros salió y se encontró con la escena: Rupchienski yacía en el suelo ensangrentado, y el auto ya no estaba.

Además del automóvil, los atacantes le quitaron el arma reglamentaria al oficial.

Federico, un vecino y testigo del hecho relató al canal C5N que desde su domicilio oyó dos disparos y al salir vio al subcomisario moribundo y rodeado de móviles y efectivos que intentaron en todo momento reanimarlo. "La ambulancia nunca vino, lo cargamos con los vecinos en un patrullero".

Si bien llegó con vida al Hospital El Cruce del partido del sur bonaerense, Rupchienski falleció a los pocos minutos.

Tras una intensa búsqueda protagonizada por efectivos de Florencio Varela y de Berazategui, el comando de patrullas dio con el rodado en el que se trasladaban tres hombres. Al intentar identificarlos, dos lograron darse a la fuga, mientras que un tercero, de 16 años, fue aprehendido.

"Le tiraron sin piedad y no ganaron nada, al poco tiempo lo atraparon y uno se dio a la fuga", dijo Federico.

LEA MÁS