En un momento de la conferencia, la secretaria de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, aprovechó la pregunta de una periodista para abordar un tema que le preocupa: la transmisión comunitaria. Antes, el gobernador Omar Perotti había anunciado que en la provincia los casos positivos de coronavirus habían ascendido de 17 a 39, por una celeridad en los tiempos de respuesta gracias a la provisión de reactivos y la capacidad de análisis de laboratorios locales. Treinta y tres de esos casos totales presentan antecedentes de viajes al exterior, los restantes no. Y allí reside la preocupación de Martorano.

“Ya comenzamos con casos sin esos antecedentes que están relacionados con viajes dentro del país, como Chaco o a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esto nos dice que hay que extremar las medidas porque ya no es sólo quienes vienen del exterior, sino que ya hay circulación en la provincia”, expresó. “Lo vimos en Rosario, Santa Fe, Helvecia. El niñito de dos años no viajó a ningún lugar. Eso nos habla de que el virus está circulando”, agregó la funcionaria.

En relación a la transmisión comunitaria, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, informó en el reporte diario del Ministerio de Salud de la Nación número 19 del lunes de 23 de marzo la presencia del primer caso de circulación local: “En la Argentina, son 266 los casos que han sido confirmados, de los cuales 190 tienen un antecedente de viaje internacional, 59 tienen transmisión local en conglomerado, un caso no tiene antecedente de viaje o contacto estrecho y 17 se encuentran en evaluación epidemiológica”.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, calificó de transmisión comunitaria los casos de los pacientes que no han tenido contacto con algún caso importado, un contacto estrecho o del tipo de conglomerado, quienes hayan compartido una situación cercana, ya sea trabajar en el mismo espacio físico o pasar por una zona de alta circulación como un aeropuerto. En el país ya hay pacientes infectados de los que resulta imposible realizar la trazabilidad de los orígenes de su contagio.

Martorano contó cuáles fueron los hallazgos que recabaron de los infectados sin una raíz reconocible. “En muchos de esos casos lo que detectamos es que habían compartido el mate. Creo que ya lo dijimos muchas veces. El mate hoy es personal. En meses volveremos a la ronda de mate, volveremos a los abrazos, volveremos a los besos. Hoy no. En algunos de estos casos todo lo que encontramos es que habían compartido mate. Hay que cuidarnos por ese lado”. A su vez, la secretaria de Salud provincial indicó: “Ya comenzamos con casos sin antecedentes de viajes, con contactos sospechosos, pero en otros casos tenemos viajes dentro del país. Con antecedentes de ir a Chaco y Capital Federal. Tenemos que extremar el aislamiento”.

El viernes 20 de marzo, el día en que comenzó a regir la cuarentena social, preventiva y obligatoria, el presidente Alberto Fernández firmó una carta dirigida a todos los argentinos. En ella, hablaba del mate: “Esta será la prueba más exigente que la Argentina haya tenido en lo que va del siglo. En esta lucha necesitamos producir cambios culturales. Tenemos que cambiar hábitos. Muchas cosas que disfrutamos, como el mate o el abrazo, las suspenderemos por un tiempo. Y otras cosas que en realidad sufrimos, quizás podemos cambiarlas para siempre. Ahora nos ponemos todas las fuerzas sociales, religiosas y políticas a trabajar juntos para el mismo lado”.

El médico infectólogo Pablo Bonheví (MN 62648), consultado por Infobae, destacó que “no compartir el mate o los utensilios de comida ni saludarse con un beso es una recomendación precisa para personas que están con síntomas de cualquier infección viral respiratoria, más allá del coronavirus”. “Es una condición básica y conocida que ante la presencia de síntomas respiratorios deben tenerse esos cuidados”, remarcó el miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y jefe de Infectología de CEMIC, quien enfatizó que “en cualquier infección viral respiratoria lo que se ha visto hasta ahora es que el contagio ocurre fundamentalmente a partir de que las personas tienen síntomas”.

La recomendación, en voz de Bonheví y de Martorano, no cancela el consumo del mate, pero lo condiciona. “Esto no quiere decir que no se pueda tomar mate, pero en esos casos debe hacerse de manera individual”, advirtió el infectólogo.

Seguí leyendo: