La batalla campal en el Club 11 de agosto

Se disputaba el partido de la categoría 2009 de la Liga ADIJ en el Club 11 de Agosto, de Lomas de Zamora, en el que los locales le ganaban a Fortín de Rivarola de Temperley la final de la Copa de Campeones, cuando a un costado de la cancha cuatro hombres mayores de edad, empezaron una discusión. El cruce, que pudo ser pasajero pero que no lo fue, creció en intensidad y en participantes, al punto de que la situación se le fue de las manos a los responsables del torneo y todo terminó en una pelea multitudinaria.

Padres de otros clubes que se encontraban en las tribunas y se habían quedado a ver el encuentro de la 2009, chicos de 10 años de edad, comenzaron a registrar con sus teléfonos celulares las imágenes de violencia a las que pudo acceder Infobae. Según precisaron las fuentes los cruces fueron protagonizados por miembros de las dos instituciones involucradas, de azul los de 11 de Agosto y de rojo los de Fortín, además de varios padres que se encontraban en el lugar.

El origen de todo habría sido una “gastada” de tres autoridades del local, a un delegado rival. Sin embargo ese intercambio decantó en hechos de mayor gravedad, que habrían incluido, además de la pelea que involucró a unas 50 personas, la agresión a un menor, según se desprende de un comunicado que tras el incidente dio a conocer el club Fortín de Rivarola en sus redes sociales.

“Esperamos que el delegado de la categoría 2009 del club 11 de agosto que invitó a pelear a un niño de 9 años, categoría 2010 que juega en nuestro club sea apartado de toda función relacionada con niños por realizar tan cobarde acto”, dice la publicación, que fue compartida ayer lunes desde la cuenta oficial de Facebook de la institución que cuenta con 84 años de historia.

El comunicado de Fortín de Rivarola
El comunicado de Fortín de Rivarola

“El club Fortín de Rivarola, ante los hechos de violencia sucedidos el día de ayer y de los cuales su público fue parte, quiere repudiar los mismos dejando en claro que estos no se corresponden con los valores que nuestro club pregona a los niños de nuestra institución. El club se hace responsable de los sucedido y de las sanciones que traerá esto", expresa además el comunicado, que insiste: “Nada justifica un hecho de tal magnitud”.

SEGUÍ LEYENDO