(NA)
(NA)

Luego de que este lunes los metrodelegados anunciaran un paro de 24 horas en la línea B del subte, la Asociación de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) ratificó la medida de fuerza pero modificó los ramales afectados y los horarios de la protesta.

Ahora la protesta paralizará las líneas A, B y D entre las 5:30 y las 8:30; en tanto, entre las 20:30 y las 23:30 no funcionarán los ramales C, E y H.

El paro de 24 horas anunciado para hoy era en reclamo por la presencia de asbesto en algunas de las formaciones de la línea B, pero tras un plenario realizado esta mañana, el sindicato informó: “Hemos podido avanzar en coordinar con el resto de las líneas del subte una medida de fuerza de paralización general de las 6 líneas y el premetro exigiendo una solución inmediata a la crisis de salud pública provocada por el asbesto”.

Salimos con mucha satisfacción del plenario habiendo podido coordinar las acciones con el resto de las líneas partiendo del conocimiento de que el asbesto es un riesgo para todos los trabajadores y también para los usuarios. Seguiremos realizando todas las medidas votadas en asamblea para que los responsables de contaminar y exponer nuestra salud y la de millones de usuarios den respuestas concretas a nuestros reclamos”, detallaron los metrodelegados.

Por su parte, el delegado Claudio Dellecarbonara había asegurado que la medida de fuerza se realizaba por “los problemas que genera el asbesto, un material prohibido desde principios de siglo y que sin embargo sigue presente en diferentes flotas de trenes que circulan cotidianamente en diferentes líneas como así también en estructuras de túneles, estaciones y talleres".

“Los trabajadores hemos sido expuestos durante años a realizar nuestras tareas con elementos contaminados con este mineral cancerígeno, lo que dio como resultado, aún parcial, 13 trabajadores con sus pulmones afectados”, concluyó.

En contraste, Sbase aseguró que la medida de fuerza “dejará sin servicio a más de 128.000 pasajeros” y que “es absolutamente injustificada en tanto se vienen llevando adelante diferentes acciones concretas desde febrero de 2018 para atender la problemática del asbesto”.

“En el marco del Plan Integral de Gestión de Asbesto presentado el año pasado, se sacó de circulación la flota CAF 5000 inmediatamente después de conocerse la noticia de la posible existencia de piezas con este material. Asimismo, se contrató a un operador especializado, que cumple con los protocolos internacionales y las regulaciones locales referidas al manejo de este tipo de material, que se encuentra analizando la totalidad de la flota de la red y desasbestizando los trenes Mitsubishi de la Línea B. En ese sentido, ya se trabajó en la primera formación que se espera vuelva a servicio la semana próxima. Además, se encuentran en análisis las flotas Nagoya (Línea C) y General Electric y Fiat (Línea E)”, detalló Sbase.

A fines de octubre, la ciudad de Buenos Aires, a través de la empresa que controla el subte –Sbase–, demandó al Metro de Madrid por la venta “ilícita” de los vagones con asbesto y pidió un resarcimiento de 15 millones de euros. La demanda asegura que la venta de los 36 vagones en 2011 que fueron destinados a la línea B fue “de una actuación incalificable, ilícita, irresponsable y de mala fe” por parte del Metro de Madrid.

La venta ocurrió en 2011. Sbase compró los trenes de segunda mano del subte madrileño, los CAF 5000, que habían sido fabricados en los años 70, cuando el amianto o asbesto no estaba prohibido. En febrero de 2018 salió a la luz que los vagones vendidos tenían asbesto, un mineral cancerígeno que está prohibido en más de 50 países desde hace casi 20 años y en Argentina desde 2001.

Seguí leyendo: