A principios de octubre un visitante registró roedores muertos en la costa del Nahuel Huapi


Como estaba previsto desde hace meses, en la zona cordillerana de la Patagonia resurgió la preocupación por el posible contagio de enfermedades zoonóticas, ya que debido a la abundancia de alimento producido por la floración masiva de la caña de colihue, se incrementó la capacidad reproductiva de roedores.

En este contexto y ante el inicio del fin de semana largo que supone la llegada de más turistas, las autoridades del Parque Nacional Nahuel Huapi decidieron como medida preventiva bloquear el acceso de los visitantes a balnearios y espacios públicos en el suroeste de la provincia de Neuquén.

Poniendo el foco en las salidas y actividades al aire libre, como el camping, actividades acuáticas, la pesca y el senderismo, los expertos del área protegida indicaron en un comunicado que “se deben incrementar las medidas de prevención para evitar el contagio de enfermedades zoonóticas como el hantavirus, que es endémica de toda la región, con especial atención en la zona de floración masiva de la caña colihue al noroeste del Parque Nacional”.

En consecuencia, cerraron “hasta nuevo aviso” los siguientes sectores: el balneario y áreas de acceso público del Lago Espejo (con la recomendación de no consumir agua del lugar ni bañarse), la cabaña Piuken, los cerros La Mona y Campana, Perilago (desde Camping Rincón a Población Martínez) y el Camino Viejo de Villa Correntoso a Cruce 7 Lagos.

También está restringido el paso a 12 senderos: Laguna Sofía (Brazo machete – Brazo Rincón), Lago Gallardo, a Cerro Dormilón - Refugio, Cerro Colorado, a Última Esperanza y a Coihue el Abuelo, Espejo – Correntoso (desde Seccional Espejo), Cascada Ñivinco, Lago Totoral y Laguna Aroncohue, Aguada del Burro, Brazo Rincón (desde camping Rincón hasta ex-propiedad Dien), Las Lagunas y Panguinal.

La caña colihue (Chusquea culeou) es una graminea arbustiva perenne que pertenece a la subfamilia botánica de los bambúes. Se distribuye a lo largo de la Cordillera de los Andes, desde el norte de Neuquén hasta el sur del Chubut, y crece en las zonas húmedas del bosque andinopatagónico, donde es el principal componente del sotobosque.

Los ratas se alimentan de las semillas de estas plantas. Por ende, la floración de la caña colihue, un evento natural cíclico que se produce en el bosque, deviene en una reproducción anormal de roedores, multiplicando la población, de diferentes especies, entre ella el colilargo transmisor del hantavirus. Muestra de ello son videos que registraron visitantes y se viralizaron, imágenes en las que se observa a decenas de ratas ahogadas en el Lago Villamarino y en la costa de Villa La Angostura.

En el Lago Villamarino filmaron ratas flotando

La mayor preocupación está centrada en cuando se acaben las semillas de la caña: en esa instancia se puede esperar una dispersión de ratones hacia otros sectores en busca de comida. Esos otros sectores pueden ser casas, galpones, motores, lugares donde hacen nidos y donde comienzan una invasión a la que se llama en la jerga científica “ratada”. Después de la dispersión, los roedores empiezan a morir por la escasez de alimento y la población se reduce y vuelve a valores normales.

Las alertas se dispararon para el municipio de Villa La Angostura y alrededores. Efectivos de la Brigada de Riesgos Especiales de la Policía Federal Argentina trabajan en las inmediaciones lagos Villarino, Lago Espejo, Bahía Brava, Bahía Mansa y Correntoso con el objetivo de enterrar a los roedores muertos a una profundidad suficiente para que no puedan ser comidos por otros animales de la zona.

Mientras las tareas de contención (uso de trampas, construcción de zanjas) y monitoreo continúan a cargo de equipos especiales, desde el Parque Nacional Nahuel Huapi compartieron además, una serie de medidas preventivas, como por ejemplo usar calentadores y no hacer fuego, y acampar en lugares habilitados y alejados de posibles refugios de roedores, como pilas de leña, matorrales, inmediaciones de basura, matas de rosa mosqueta u otros arbustos muy tupidos.

También usar carpas con piso, cierres y sin agujeros; evitar acostarse en bolsas de dormir a la intemperie; mantener la comida en recipientes resistentes cerrados durante el día y la noche; evitar llevarse a la boca tallos, hojas y frutos silvestres; no arrojar vísceras de pescado al agua o en los alrededores; guardar y desechar los residuos en bolsas; no ingresar a construcciones abandonadas, caballerizas, galpones o leñeras; y consumir agua envasada (en caso de ser natural, agregar una gota de lavandina por agua).

SEGUÍ LEYENDO: