Las manos arriba y abajo. Es un movimiento como si intentaran calmar el aire. Ruido, mucho ruido. Una garganta clavada en el medio del escenario diciendo tres, dos, uno… tiempo. Es la segunda fecha de la FMS Internacional (Freestyle Master Series), y hay casi 10 mil personas reunidad en el Club Hípico Argentino. La mayoría de ellas tiene la mas manos arriba y sigue las instrucciones precisas de Misio (Darío Sebastián Silva, el Misionero), el conductor del evento y dueño de esa garganta grave que arenga a la multitud.

No es una final, no es siquiera la primera vez que alguno de los competidores se presentará, sin embargo el furor es absoluto. Es que de un tiempo a esta parte el fenomeno del freestyle dejó de ser un movimiento contracultural para convertirse en una de las máximas atracciones para jóvenes. Un deporte, dirá el creador de esta liga. ¿En qué consiste? En las famosas "batallas": un competidor se enfrenta a otro y le tira todo tipo de rimas hirientes y llenas de ingenio. El otro, a su tiempo, responde. Todo improvisado y siguiendo la pista de una DJ en vivo. Eso, a grandes rasgos.

En el mundo hispanohablante hay dos grandes ligas: la Batalla de Gallos (organizada por Red Bull) y la FMS, que tiene solo tres años de vida y fue creada por el español Asier Fernández, que conversa con Infobae mientras en el escenario se suceden los punch lines, los acotes y las replicas (toda terminología para nombras las distintas maniobras verbales).

Asier tiene 37 años y hace freestyle desde los 21. Un día dejó su pueblo natal y ya no pudo ir a la plaza a batallar, entonces pensó que de algún modo debía resolverlo. Años después, muchos, surgió la idea de armar una liga que profesionalizara eso que él había conocido como un hobbie. "Para muchos el freestyle se perdía cuando debían ir a trabajar o algo similar, porque ya no tenían tiempo para practicar… Entonces pensamos que debíamos lograr que los freestylers pudieran vivir de eso, para que no se derrocharan más talentos", explica.

Le fue bien. Hoy España, Argentina, México y Chile tienen un campeonato local profesional en el que cada competidor cobra un sueldo pagado por la FMS. Además está la competencia internacional, donde se presentan los dos mejores de cada liga. La primera fecha este año fue en Valencia, la segunda esta en la que estamos, en Buenos Aires. Compiten Dtoke y Cacha por Argentina, Skone y Chuty por Españan, Acertijo y Kaiser por Chile y Zticma y Jony por México. Afuera quedó Teorema, un competidor chileno que se bajó sobre la hora por una acusación de abuso de la que por el momento poco se sabe, y fue reemplazado por Kaiser.

Así las cosas, la competencia comenzó a las 19 horas con el llamado de Misio a levantar los brazos y hacer ruido. "Ruiiiiiiiidooooooo", pidió, con la palabra alargadísima para provocar eso mismo, ruido. Luego, la primera batalla: Chuty vs Acertijo. El vencedor: Chuty. con unos acotes haciendo mención a Maradona que despertaron la locura del público. (Y fueron verdaderamente ingeniosos).

Segunda pelea: Zticma vs Kaiser. Final alargado: el jurado -compuesto por 5 leyendas modernas del género- pidió replica, es decir, una nueva ronda para desempatar. Los tres puntos fueron para Kaiser. Luego fue el turno de acaso la mejor pelea: Dtoke y Skone.

Dtoke es uno de los batalladores activos más míticos del circuito. Skone, un prodigio que se plantó como si fuera local y lo destruyó. No hubo paliza por el simple hecho de que Dtoke es un peso pesado, pero en términos propios del evento, lo de Skone fue épico.

Skone
Skone

Por último se presentaron Cacha vs Jony, con victoria para el argentino, Cacha. Entre medio, hubo shows de Ecko y Klan, dos artistas que también salieron del mundo de las batallas (que en la Argentina tuvo su último auge en El Quinto Escalón, la competición informal que se desarrollaba en el Parque Rivadavia y que ya no existe). Además de las casi 10 mil personas que según la organización se acercaron al evento, en internet siguieron la fecha más de 400 mil personas (y se pueden revivir todas las batallas por internet).

Aunque los nombres de los freestylers en muchos casos bien podrían ser de hombre o de mujer, la verdad es que en la competencia fueron todos hombres (y también en el jurado y en la conducción). No así en el público, en el cual había muchas mujeres. Según Asier, es un cuestión de tiempo: "Se aceptan hombres y mujeres, lo que pasa es que venimos de un ecosistema que ha sido mayoritariamente de hombres. Ahora mismo en España ya empiezan a haber chicas en el top 20 y están luchando por el ascenso. Creo que cuando una de las chicas consiga ascender a la liga, pues habrá muchísimas más chicas que se animen. Era un mercado mayoritariamente de hombres y quizás les cuesta, pero cuando empiezan a haber referentes femeninos empiezan a potenciarse más", explica.

Otro punto importanfe a aclarar para cualquier recien llegado a la disciplina es que la violencia, explican, es deportiva. "Lo que se hace en el escenario se queda en el escenario, como en otros deportes. Ellos cuando suben ahí pelean verbalmente, es una confrontación, pero luego cuando se bajan hay respeto, y tenemos que transmitir a los jóvenes que la cosa es ahí, encima del ring. Eso no lo pueden hacer en su casa, por decirlo de algún modo. No es algo para hacer con cualquiera que cruces en la calle", dice Asier.

En el escenario, mientras tanto, el jurado está dando el veredicto de la batalla entre Skone y Dtoke. En el público, un montón de chicos le explican a sus padres qué es lo que está pasando, a la vez que un montón de padres le explican a sus hijos qué quiso decir tal o cual freestyler con alguna línea (en esta fecha hubo, por ejemplo, varias menciones a Nietzche y el anticristo). El jurado se inclina -ya lo adelantamos- por Skone. Todos celebran, nadie ve en la nacionalidad del ganador un valor demasiado importante. "El público argentino y el español son los más maduros". explica Asier. "Cuando ven el espectáculo casi no hay localismo, animan a los dos participantes por igual sin importar de dónde son. Es que saben que son partícipes ellos también y mientras animen, más se motivan los batalladores y mejor es el espectáculo", dice.

Skone tiene su hora dorada. La garganta poderosa de Misio vuelve a vibrar pidiendo ruido. Y los brazos saltan hacia arriba bajan y suben como queriendo calmar el aire. Tres, dos, uno… tiempo.

Fotos: (Lihue Altabe)

Seguí leyendo: