Familiares y amigos de víctimas marcharon hacia Plaza de Mayo (Franco Fafasuli)
Familiares y amigos de víctimas marcharon hacia Plaza de Mayo (Franco Fafasuli)

Cientos de integrantes de distintas organizaciones sociales, agrupaciones política y de Derechos Humanos, con el apoyo de familiares y amigos de víctimas, marcharon este martes desde el Congreso de la Nación hacia Plaza de Mayo contra el "gatillo fácil". Se trata de una movilización anual y nacional, que se realizó por quinto año consecutivo y que se replicó en varios puntos del país, como en Córdoba, Mar del Plata o Mendoza.

Los manifestantes empezaron a concentrarse en las inmediaciones del Parlamento alrededor de las 15. Abarcando el ancho de la avenida Rivadavia y la avenida de Mayo en su totalidad, lo cual generó importantes demoras en el tránsito, empezaron a caminar minutos después en dirección hacia Casa Rosada.

"Basta de causas armadas"; "basta de penalizar luchadores sociales"; "basta de torturas y muertes en las cárceles, institutos de menores y otros lugares de detención"; "basta de desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y causas armadas"; "no a la reforma del código penal y a la implantación de la 'doctrina Chocobar'"; y "más escuelas, menos cárceles", fueron algunas de las consignas que se observaron a través de carteles y banderas.

La movilización finalizó con un acto central en Plaza de Mayo. Allí, tomaron la palabra familiares y amigos de víctimas que apoyaron la iniciativa, y referentes de movimientos que leyeron un documento en el que afirmaron que miembros de las fuerzas de seguridad matan a un joven cada 21 horas.

"La impunidad que pretenden imponer hace que nosotros sigamos con las marchas en todo el país. El gatillo fácil es una forma de represión. Denunciamos al Estado represor y opresor del capitalismo burgués. También responsabilizamos al Estado por los pibes asesinados en comisarías como la de Transradio", expresaron.

De acuerdo a las cifras que indicaron en el mismo comunicado, hay registrados más de 6.500 casos de asesinatos por gatillo fácil, torturas seguidas de muerte en cárceles y comisarías desde 1983.

En este año, los concurrentes hicieron foco en la masacre de San Miguel del Monte, que ocurrió la madrugada del 20 de mayo pasado en medio de una persecución fatal que terminó con la vida de Aníbal Suárez, Danilo Sansone, Gonzalo Domínguez y Camila López, y dejó gravemente herida a Rocío Quagliarello, la única sobreviviente.

Por este caso, hay ocho oficiales de la policía bonaerense que permanecen detenidos. "Modificación de la escena del crimen, ocultamiento y destrucción de pruebas; cobertura de los asesinos por pares y funcionarios políticos y judiciales; versión de los medios, pistas falsas, y amenazas (muchas veces concretadas) a testigos y familiares", enumeraron los impulsores de la marcha en un anuncio que se difundió en las redes sociales y con el que llamaron a sumarse a la movilización.

Loana Sanguinetti, madre de Rocío, fue una de las oradoras. Dio las gracias por el masivo apoyo y dijo que "es muy difícil convivir con los policías sueltos. Por favor, que no liberen a ninguno más".

Fotos: Franco Fafasuli

SEGUÍ LEYENDO: