Hacinados y en avanzado estado de desnutrición. Así se encontraban 18 perros en una casa del barrio porteño de Boedo en donde vive una pareja de adultos mayores.

Una denuncia vecinal presentada en la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) desencadenó en un allanamiento a cargo de la Policía de la Ciudad, que constató una situación de maltrato animal contra los 18 canes.

Al ingresar a la vivienda, ubicada en Inclán al 3300, los efectivos se encontraron con un hábitat insalubre, donde además existía una gran acumulación de objetos y sustancias potencialmente nocivas.

En consecuencia, fue solicitada la presencia de veterinarios de la Gerencia Operativa de Sanidad de Mascotas de la Ciudad, quienes atendieron a los perros constatando que se encontraban en deplorable estado de salud, mal alimentados y con una notoria falta de aseo.

Por disposición de la fiscalía los animales fueron trasladados a los refugios de "Aprodea" y "La Banda de Sarita" en carácter de depositarios judiciales, en tanto que la pareja responsables deberá presentarse a prestar declaración.

Los comportamientos que atentan contra la salud de los animales están penados por la Ley Nacional 14.346 de "Malos Tratos y Actos de Crueldad a los Animales".