Poco después de las 11 de la mañana se inició el debate por el proyecto de la legalización y despenalización del aborto en la Cámara de Diputados.

Afuera, el gobierno porteño dividió y valló la Plaza Congreso: de un lado, el grupo que apoya la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y, del otro, quienes apoyan la Unión "Pro Vida", en contra de la sanción de la ley.

El Ministerio de Seguridad porteño y la Policía de la Ciudad de Buenos Aires decidieron dividir el espacio de manera que prácticamente la plaza entera quedará vacía.

Una suerte de "tierra de nadie" evitará que ambos bandos se crucen o siquiera se aproximen. La idea del corredor de seguridad -que se continúa varias cuadras- es evitar el conflicto. En la plaza, además, se instalaron dos pantallas gigantes para que la gente pueda seguir el debate durante toda la jornada.

En la intersección de Entre Ríos y Belgrano comenzaron a juntarse muy de a poco algunos de los militantes "Pro-vida", identificados con pañuelos celestes, banderas argentinas y carteles con frases en contra del aborto. Sin embargo, concentrarán a partir de las 18.

En su escenario -ubicado en Entre Ríos y Moreno- hablarán mujeres dando su testimonio en contra de la interrupción voluntaria del embarazo y, además le harán una ecografía en vivo a una mujer embarazada.

Del otro lado, las agrupaciones a favor de la aprobación de ley, identificadas con pañuelos y banderas verdes, se empezaron a agolpar desde muy temprano en la esquina de Callao y Sarmiento.

A dos cuadras, en Callao y Perón está montado el escenario donde, a partir de las 14, se presentarán Jimena Barón, Miss Bolivia y Eruca Sativa, entre otros artistas, hasta la medianoche.

Los puestos de Defensa Civil y el SAME están ubicados estratégicamente en las cuadras aledañas al Parlamento y habrá un imponente operativo de seguridad que incluirá desde un helicóptero hasta un globo aerostático.

Además, el tránsito está restringido en Avenida de Mayo desde Congreso a 9 de Julio y entre Avenida Corrientes y Avenida Belgrano.

SEGUÍ LEYENDO: