Los vecinos del barrio porteño de Liniers se vieron sorprendidos esta mañana por un operativo del gobierno porteño para desalojar a los manteros. El procedimiento comenzó durante la madrugada de este viernes y prosiguió durante de la mañana en cercanías a la estación de ferrocarril. El eje principal del procedimiento se dio sobre la calle General Paz, a metros de la avenida Rivadavia y las estación del tren Sarmiento.

Cerca de las 6.30, personal de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad levantó y destruyó con moladoras los puestos de chapa instalados sobre las veredas, de manera irregular o con la habilitación vencida; entre ellos, los de venta de flores y plantas, y los de comida que se encuentran ubicados en la zona de la estación. Alrededor de las 10 de la mañana, los vendedores pretendieron cortar la calle y efectivos de Infantería debieron intervenir para evitarlo.

La Policía impide que los manteros corten la avenida Rivadavia (Adrián Escandar)
La Policía impide que los manteros corten la avenida Rivadavia (Adrián Escandar)
El reclamo de los vendedores en el barrio de Liniers
El reclamo de los vendedores en el barrio de Liniers

Sobre la avenida Rivadavia, se estableció una gran cantidad de móviles policiales, carros hidrantes, carros de asalto y micros de la policía hasta que a las 7, comenzaron a llegar al lugar algunos manteros que manifestaron que resistirán el desalojo. Una veintena de ellos se apostó sobre la avenida Rivadavia con pancartas en las que sostienen: "No somos mafia", o "Queremos trabajar".

En lo que respecta al tránsito, estuvo parcialmente restringido en dos carriles de la avenida Rivadavia mano al centro, lo que dificultó el ingreso a la Capital Federal durante algunas horas.

Luis Cevasco, fiscal general de la Ciudad, informó esta mañana que se levantaron un total de 475 puestos de venta ilegal y marcó ciertas diferencias con otros operativos contra manteros, como los ocurridos en Once el año pasado.

"Cada zona tiene sus características. La idea del procedimiento es similar, ocupar la vía pública para evitar la instalación de los manteros", explicó Cevasco.

El funcionario judicial señaló que buena parte de los vendedores ambulantes no trabajan por su cuenta, sino que son reclutados por organizaciones. "No hubo negociaciones con los manteros. La gran mayoría de los manteros es gente que es explotada por organizaciones dedicadas al tráfico de inmigrantes, como es el caso de los senegaleses, o son traídos de Perú o de Bolivia. Son traídos no como migrantes naturales que vienen a trabajar de manera legal sino para trabajar en la clandestinidad. Les suministran la mercadería, les asignan el lugar, manejan situaciones de corrupción para esto", sostuvo Cevasco.

Por último, manifestó que debe ofrecerse una salida a los trabajadores informales a partir del desalojo de hoy: "Aquellos que quieren insertarse en el comercio regular pueden ser contratados por organizaciones como la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) o similares. Se los capacita para trabajar en materia textil o como vendedores. Hasta donde sé, todavía no se les ha ofrecido un lugar, de eso debe encargarse el Gobierno de la Ciudad".

Durante el operativo, efectivos de la Policía de la Ciudad e integrantes de la Dirección General de Fiscalización del Espacio Público secuestraron "53 bultos con mercaderías, 20 carros de supermercado, 2 cerramientos, 3 puestos de diarios, 1 parrilla móvil, 100 cajones de madera, 1 baño químico utilizado como depósito, 30 caballetes, 20 tablones de madera, 30 letreros sobre postes, 10 anclajes de hierro, 5 pancheras, 44 sillas, 2 conservadoras, 1 freezer y un toldo", informó el Ministerio Público Fiscal.

El escenario en números

El perímetro ocupado por los vendedores ilegales se encuentra en el área delimitada por la Avenida Rivadavia, Carhué, Ventura Bosch y Colectora Av.General Paz.

Hay 239 puestos de comida y 236 vendedores de calle que comercializaban diversos tipos de mercadería: objetos de bijouterie (47%), frutas y verduras (38%), comida elaborada (13%) e indumentaria (2%). Entre ellos había senegaleses (44%), bolivianos (39%), peruanos (9%), argentinos (5%) y paraguayos (1%).

El Ministerio Público Fiscal informó a través de un comunicado que desde el año pasado la fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21 se encuentra investigando la venta ilegal en el barrio de Liniers.

"La fiscal ordenó a la División Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad la clausura de más de un centenar de puestos que conformaban verdaderas "saladitas" en el perímetro y los alrededores de la estación Liniers, del Ferrocarril Sarmiento" señala el texto.

"La fiscal Ramírez realizó un acuerdo homologado por el juez Pablo Casas, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 10, que permitió recuperar 800 metros de veredas que se encontraban usurpadas por locales que comercializaban mercadería de dudosa procedencia. Estos locales, tenían contratos apócrifos de la empresa estatal Playas Ferroviarias de Buenos Aires que usurpaba el espacio público, cercano a la estación de tren de Liniers", concluye.

LEA MÁS