Los casos de dengue y sarampión siguen en ascenso. Mientras que en el el primero se registran 336 casos, en cuanto al sarampión 118
Los casos de dengue y sarampión siguen en ascenso. Mientras que en el el primero se registran 336 casos, en cuanto al sarampión 118

Un hombre de 73 años oriundo de Avellaneda murió por dengue mientras que una mujer de 50 años proveniente de La Matanza falleció por sarampión durante esta semana. La situación sanitaria respecto a estas dos enfermedades alcanzó así su pico más alto. Mientras que en el caso del dengue los casos registrados ascienden a 336, los relacionados al sarampión suman 118 casos.

Según relataron a Infobae fuentes cercanas a los pacientes, los bonaerenses que murieron presentaban una condición de salud muy endeble al momento del contagio. La mujer era trasplantada y había estado sometida a quimioterapia en el hospital universitario porteño Cemic, y por su parte, el hombre de 73 años llegó al Hospital Italiano en condiciones críticas.

En este contexto, el Ministerio de Salud, cartera conducida por Ginés González García, emitió dos comunicados -uno para cada afección- en los que da una serie de recomendaciones a la población, profesionales de la salud y pone en contexto respecto a la situación epidemiológica. Los textos de ambos comunicados:

DENGUE

En la actual semana se registró el fallecimiento de una persona de 73 años, residente en el conurbano bonaerense, con diagnóstico confirmado para dengue. El fallecimiento se produjo en un efector privado de la Ciudad de Buenos Aires. Se encuentra en desarrollo la investigación epidemiológica para identificar los factores determinantes y el sitio probable de contagio.

En Argentina se registran zonas con circulación viral autóctona en cuatro provincias (Misiones, CABA, Jujuy y La Rioja). En la presente temporada, desde la Semana Epidemiológica (SE) 31 de 2019 hasta el 03 de febrero de 2020 se notificaron 2.811 casos con sospecha de dengue u otros arbovirus, de los cuales 336 resultaron confirmados y probables (114 sin registro de antecedentes de viaje y 222 casos con antecedentes de viaje a zonas con circulación viral).

El repelente, una forma de evitar la picadura del mosquito vector que transmite el dengue (Shutterstock)
El repelente, una forma de evitar la picadura del mosquito vector que transmite el dengue (Shutterstock)

En la provincia de Buenos Aires, hasta el 16 de febrero en 2020 fueron confirmados por laboratorio 96 casos de dengue. El 95% (91 casos) cuenta con antecedente de viaje previo al inicio de síntomas, principalmente a Paraguay, y también Bolivia, Colombia, Misiones y Formosa. Los serotipos identificados fueron DEN 4, DEN 1 y DEN 2.

Del total de casos confirmados, 4 no tienen registro de antecedente de viaje a zonas con circulación viral comprobada y corresponden a los municipios de Avellaneda (DEN 1), La Matanza (DEN 1), Tres de Febrero (2 casos DEN 4). Las áreas donde fueron identificados estos casos se encuentran en investigación para definir si hay circulación viral de dengue.

El dengue es una enfermedad dinámica que puede evolucionar a formas graves. Dado que al principio de la enfermedad, no se puede saber si se curará en una semana o derivará en complicaciones (dengue grave), se debe estar alerta cuando finaliza la etapa febril y acudir en forma urgente al médico ante la aparición de dolor abdominal intenso y continuo; vómitos persistentes; sangrado de mucosas (encías, nariz, vagina) y mayor somnolencia o irritabilidad.

El mosquito Aedes aegypti es el principal vector de dengue (Shutterstock)
El mosquito Aedes aegypti es el principal vector de dengue (Shutterstock)

El mosquito Aedes aegypti, el principal vector de dengue, ha logrado una rápida expansión en virtud de las condiciones favorables para su desarrollo. Es un mosquito esencialmente doméstico y sus sitios de cría consisten en recipientes artificiales ubicados cerca de las viviendas o dentro de las mismas, siendo muy amplia la gama de posibles criaderos.

Los esfuerzos de control de las enfermedades transmitidas por estos mosquitos se basan en la reducción de sus lugares de cría y no de los insecticidas aplicados. Para una mayor eficacia de las medidas de control, se requiere de la integración de las tareas domiciliarias de “descacharrado” que puedan desarrollar las personas en sus viviendas, los operativos de eliminación de los criaderos de Aedes aegypti y los servicios de manejo de residuos sólidos urbanos para su adecuada disposición final.

Un hombre de 73 años oriundo de Avellaneda murió por dengue esta última semana en una clínica porteña (REUTERS)
Un hombre de 73 años oriundo de Avellaneda murió por dengue esta última semana en una clínica porteña (REUTERS)

Respuesta sanitaria

La provincia de Buenos Aires incorporó la Estrategia de Gestión Integrada para la prevención y control del dengue (EGI-Dengue) como plataforma de integración de acciones para su prevención y control. Desde ese enfoque se diseñó el Plan Estratégico Integral de dengue y otros Arbovirus - año 2020, que incluye líneas de acción en epidemiología, salud y medioambiente, comunicación, manejo integrado de vectores, laboratorio y atención del paciente.

En el marco de ese plan, se realizan acciones de control de foco y perifoco en municipios con casos positivos.

Se lleva a cabo formación y acompañamiento del trabajo territorial para el descacharrado a fin de acompañar a los diferentes municipios de las regiones con mayor cantidad de casos notificados y capacitar a sus equipos de promotores de salud para facilitar las tareas de descacharrado en cada localidad, junto a la comunidad.

Se producen repelentes en el Instituto Biológico “Dr. Tomás Perón” para distribuirlos para la protección de los agentes que se ocupan del control focal y los servicios de salud públicos.

Se presentó “Tapá, girá, lavá, tirá”, la campaña comunicacional masiva, en articulación con Gobernación, destinada a sensibilizar a la población de la provincia, sobre las principales medidas preventivas para evitar la propagación del mosquito Aedes aegypti que transmite dengue, zika chikungunya, como así también cuáles son los síntomas de alerta ante los cuales realizar la consulta médica.

Se proveen insumos a los laboratorios de la Red Provincial de Diagnóstico de Dengue y otros Arbovirus.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, tuvo dengue. El principal brote epidemiológico se concentra en esta nación (Reuters)
El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, tuvo dengue. El principal brote epidemiológico se concentra en esta nación (Reuters)

Recomendaciones a la población

  • Como el riesgo de transmisión de este virus depende de la presencia de los mosquitos Aedes, la principal medida preventiva es controlar a estos vectores. Cuanto menos mosquitos, menos riesgo de que se transmita el virus. Por eso, es importante adoptar los siguientes recaudos:
  • Eliminar recipientes en desuso que puedan acumular agua (latas, botellas, neumáticos).
  • Dar vuelta objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
  • Cambiar diariamente el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días.
  • Usar en los floreros productos alternativos (geles o arena húmeda) en lugar de agua.
  • Mantener los patios y jardines desmalezados y destapar los desagües de lluvia de los techos.
  • Las principales manifestaciones clínicas del dengue (fiebre mayor a 38º C sin signos de infección respiratoria, acompañada de cefalea, dolor retro-ocular, dolor de músculos y articulaciones, intenso malestar general, erupciones rojizas en brazos y piernas, picazón, diarrea, náuseas, vómitos, sangrado de nariz y encías) es importante transmitir la necesidad de ir en forma inmediata a la consulta médica para recibir el tratamiento adecuado.
Como el riesgo de transmisión de este virus depende de la presencia de los mosquitos Aedes, la principal medida preventiva es controlar a estos vectores (REUTERS)
Como el riesgo de transmisión de este virus depende de la presencia de los mosquitos Aedes, la principal medida preventiva es controlar a estos vectores (REUTERS)

SARAMPIÓN

El jueves 13 de febrero del presente año se produjo el fallecimiento de una paciente de 50 años, inmunosuprimida con diagnóstico de encefalitis por virus de sarampión. La paciente, con domicilio en una de las áreas de la provincia actualmente en brote, se encontraba hospitalizada en un efector privado de la Ciudad de Buenos Aires desde los primeros días de enero.

Desde inicios de septiembre de 2019 (SE36), Argentina registra la mayor incidencia de casos confirmados de sarampión desde la eliminación de la circulación endémica del virus, alcanzada en 2000 y certificada en 2016 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los casos confirmados afectan a la provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Desde el inicio del brote SE 37 de 2019 hasta la SE 8 de 2020 se confirmaron en la provincia de Buenos Aires 118 casos distribuidos en 19 municipios: Almirante Brown (1), Avellaneda (1), Berazategui (1), Hurlingham (2), Ituzaingó (6), La Matanza (22), Lanús (1), Lomas de Zamora (3), Malvinas Argentinas (4), Marcos Paz (1), Merlo (32), Moreno (19), Morón (3), Pilar (3), Quilmes (2), San Martín (11), Tigre (1), Tres de Febrero (3) y Vicente López (2).

La cartera de Salud informó que
La cartera de Salud informó que "el jueves 13 de febrero del presente año se produjo el fallecimiento de una paciente de 50 años, inmunosuprimida con diagnóstico de encefalitis por virus de sarampión" (Shutterstock)

El rango de edad en los casos confirmados va de 2 meses a 61 años. Los menores de 1 año registran la tasa más alta de incidencia, seguido de niños de 1 a 4 años.

El sarampión es una enfermedad viral altamente transmisible de persona a persona. No existe tratamiento específico para la misma, sin embargo, se dispone de una vacuna segura, eficaz y está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina a los 12 meses de vida y al ingreso escolar. Esta vacuna no debe ser aplicada en menores de 6 meses, embarazadas ni en personas inmunosuprimidas por lo que resultan la población de mayor vulnerabilidad, y es por esto que se debe garantizar coberturas de vacunación óptimas en el resto de la población para mayor protección.

El rango de edad en los casos confirmados de sarampión va de 2 meses a 61 años. Los menores de 1 año registran la tasa más alta de incidencia, seguido de niños de 1 a 4 años (Shutterstock)
El rango de edad en los casos confirmados de sarampión va de 2 meses a 61 años. Los menores de 1 año registran la tasa más alta de incidencia, seguido de niños de 1 a 4 años (Shutterstock)

El virus del sarampión se transmite principalmente por medio de gotitas expulsadas del aparato respiratorio o suspendido en el aire que entran en contacto con las mucosas de las vías respiratorias altas o la conjuntiva. El período de incubación es aproximadamente de 10 a 12 días desde la exposición hasta el inicio de la fiebre y otros síntomas inespecíficos, y hasta 14 días (raramente 21 días) desde la exposición hasta el inicio del exantema (brote en piel).

Puede causar complicaciones graves desde neumonía y encefalitis hasta una enfermedad infrecuente, de curso progresivo y desenlace fatal, denominada panencefalitis esclerosante subaguda.

Es letal hasta en 1-2 de cada 1000 niños que enferman.

Respuesta sanitaria

Las principales medidas necesarias para enfrentar el brote incluyen el fortalecimiento de la vigilancia e investigación de los casos, la preparación de los servicios, el fortalecimiento de la red de diagnóstico. Respecto de la estrategia de vacunación incluye el fortalecimiento de la vacunación de rutina en todas las jurisdicciones de la provincia e indicaciones ampliadas de vacunación en los municipios de las Regiones Sanitarias V, VI, VII y XII.

El virus del sarampión se transmite principalmente por medio de gotitas expulsadas del aparato respiratorio o suspendido en el aire que entran en contacto con las mucosas de las vías respiratorias altas o la conjuntiva (Shutterstock)
El virus del sarampión se transmite principalmente por medio de gotitas expulsadas del aparato respiratorio o suspendido en el aire que entran en contacto con las mucosas de las vías respiratorias altas o la conjuntiva (Shutterstock)

Recomendaciones a la población

  • Toda la población debe verificar y completar su esquema de vacunación de acuerdo a su edad y consultar de forma inmediata ante la presencia de fiebre y erupción cutánea.
  • Siguen vigentes las siguientes indicaciones ampliadas de vacunación contra el sarampión para personas que residan o transiten en los municipios de las Regiones Sanitarias V,VI, VII y XII de la Provincia de Buenos Aires:
  • Niños de 6 a 11 meses de vida: deben recibir una dosis de vacuna doble viral o triple viral (“dosis cero”). Esta dosis no tenida en cuenta como esquema de vacunación de calendario.
  • Niños de 12 meses: una dosis correspondiente al calendario.
  • Niños de 13 meses a 4 años inclusive: deben acreditar al menos dos dosis de vacuna triple viral.
  • Mayores de 5 años, adolescentes y adultos: deben acreditar al menos dos dosis de vacuna con componente contra el sarampión (monovalente, doble o triple viral) aplicada después del año de vida o confirmar a través de un estudio de laboratorio la presencia de anticuerpos contra sarampión (serología IgG+ contra sarampión).
  • Quienes nacieron antes de 1965 son consideradas inmunes y no deben vacunarse.
  • Mujeres embarazadas y personas inmunosuprimidas no debe recibir vacunación con doble o triple viral.
  • Se desaconseja viajar hacia un área con transmisión del virus de sarampión a las embarazadas sin antecedentes comprobables de vacunación o sin anticuerpos contra el sarampión y los niños menores de 6 meses puesto que en ellos la vacuna triple viral está contraindicada y es el grupo etario de mayor vulnerabilidad.

SEGUÍ LEYENDO: