Durante el verano aumenta el número de casos de enfermedades transmitidas por alimentos (Shutterstock)
Durante el verano aumenta el número de casos de enfermedades transmitidas por alimentos (Shutterstock)

Mantener una buena alimentación es importante durante todo el año. Pero en verano, además, debe ser fresca y liviana, más aún en días de mucho calor o cuando se realiza actividad física.

En ese punto, la vianda de la colonia de vacaciones se vuelve todo un desafío para los padres, que deben preparar un un menú que, además de cumplir con estas características, también sea apetecible para sus hijos.

“En primera instancia la planificación es la clave, poder tener opciones pre armadas y organizarse desde el momento de la compra hará más sencilla la tarea. También se puede incluir a los chicos en la planificación a fin de que su colaboración haga más aceptables las opciones que les podamos ofrecer”. La licenciada en Nutrición Nélida Karavaski (MN 8079) señaló que “es importante ofrecer los elementos necesarios para mantener una adecuada hidratación, preferiblemente con agua fresca; esto es importante para evitar la deshidratación, teniendo en cuenta las altas temperaturas de la temporada”.

La integrante del staff del Servicio de Endocrinología, Metabolismo, Nutrición y Diabetes del Hospital Británico de Buenos Aires agregó que “por otra parte, es fundamental lavar bien todas las frutas y verduras, asegurarse que la carne esté bien cocida y que conservar los alimentos en recipientes adecuados, que puedan ser utilizados en horno microondas”.

- ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de armar la vianda?

- La conservación de los alimentos es fundamental. Saber qué opciones de almacenamiento seguro tiene la colonia, el tiempo de viaje desde casa hasta el lugar y el recipiente donde colocamos la comida: todo esto va a permitir mantener la cadena de frío durante los días más cálidos y por lo tanto poder elegir o no alimentos que requieren refrigeración.

Además, la posibilidad de calentar los alimentos en el lugar y los tipos de alimentos que van a componer la vianda (se recomienda que sean frescos, que incluyan frutas y verduras).

También deben tenerse en cuenta los gustos y preferencias de los chicos, siempre intentando elegir opciones saludables.

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier momento, desde que inicia la elaboración hasta el momento de ser consumido (Shutterstock)
Los alimentos pueden contaminarse en cualquier momento, desde que inicia la elaboración hasta el momento de ser consumido (Shutterstock)

- ¿Por qué es importante la correcta elaboración y conservación de los alimentos?

- Durante el verano aumenta el número de casos de enfermedades transmitidas por alimentos (ETAs), que se pueden presentar por el consumo de alimentos o bebidas contaminados por microorganismos, parásitos o las toxinas que ambos pueden producir.

Para prevenir el desarrollo de estas enfermedades es importante la correcta preparación, manipulación y conservación de los alimentos.

En este sentido, los grupos más vulnerables son los niños, ancianos y mujeres embarazadas, que se definen por su baja resistencia a la enfermedad, ya que en estos casos las consecuencias pueden ser severas y dejar secuelas; por eso es importante extremar el cuidado al momento de la elaboración de alimentos para este grupo de personas.

Los síntomas frecuentes de ETAs son diarrea, náuseas, vómitos y dolor abdominal; en algunos casos, se puede presentar con fiebre y su duración va a depender de varios factores relacionados a la persona afectada, como la cantidad de comida ingerida, el estado de salud previo, si pertenece o no al grupo de personas vulnerables; o bien a la comida: la cantidad de microorganismos o toxinas en los alimentos. Sin embargo, los síntomas suelen ser pasajeros y duran un par de días sin dejar secuelas.

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier momento, desde que inicia la elaboración hasta el momento de ser consumido. La contaminación no suele afectar el olor, sabor o aspecto de la comida, por lo que hace difícil detectarla, esto hace que la prevención sea la mejor manera de evitarla”, explicó Karavaski, quien brindó algunos aspectos a considerar para evitar la contaminación:

Conservar los alimentos de forma segura; a temperatura ambiente muchas bacterias pueden multiplicarse (Shutterstock)
Conservar los alimentos de forma segura; a temperatura ambiente muchas bacterias pueden multiplicarse (Shutterstock)

- Mantener una adecuada higiene: lavarse las manos antes de comenzar a cocinar, durante el proceso cuando se manipularon carnes crudas y antes de comer. Limpiar adecuadamente los elementos de cocina.

- Separar los alimentos crudos de los cocidos. Las carnes crudas suelen ser portadoras de microorganismos peligrosos.

- Cocinar por completo los alimentos, ya que la cocción mata casi todas las bacterias peligrosas. La recomendación es que casi todas sus partes alcancen los 70°C.

- Utilizar agua y alimentos seguros; utilizar agua potable, lavar minuciosamente las frutas y verduras que se van a consumir crudas.

- Conservar los alimentos de forma segura: a temperatura ambiente muchas bacterias pueden multiplicarse, la mayor actividad de los microorganismos es entre los 5°C y los 60°C, por lo que es importante no dejar los alimentos elaborados por más de dos horas sin refrigeración. Para trasladar los alimentos de manera segura se recomienda utilizar bolsos o recipientes térmicos y geles refrigerantes, no usar hielo directamente, ya que con el tiempo se derrite formando acumulaciones de agua que pueden favorecer al desarrollo de bacterias.

Y tras asegurar que “para mantener una alimentación saludable es importante realizar al menos cuatro comidas diarias”, y considerando que el desayuno y la cena se realizarán en el hogar, ofreció un menú semanal de almuerzos y meriendas frescos y nutritivos para que los chicos puedan llevar a la colonia:

En primera instancia la planificación es la clave, poder tener opciones pre armadas y organizarse desde el momento de la compra hará más sencilla la tarea (Shutterstock)
En primera instancia la planificación es la clave, poder tener opciones pre armadas y organizarse desde el momento de la compra hará más sencilla la tarea (Shutterstock)

Lunes

Almuerzo: sándwich de pollo y vegetales frescos.

Postre: manzana

Merienda: vaso de leche (se recomienda comprar el cartón en tamaño pequeño, de 200 cc que es justo un vaso) con galletitas de avena y banana.

Martes

Almuerzo: tarta individual de zapallitos y queso.

Postre: mandarina

Merienda: yogur con cereales (en este caso se debe prestar atención al traslado y conservación del yogur para no romper la cadena de frío)

Miércoles

Almuerzo: croquetas de verduras al horno con ensalada de papá y remolacha.

Postre: un durazno

Merienda: vaso de leche con una porción de budín de banana

Jueves

Almuerzo: milanesas de carne con ensalada de tomate o zanahoria

Postre: una taza de frutillas

Merienda: un yogur bebible

Viernes

Almuerzo: pollo a la plancha con ensalada de chauchas y choclo.

Postre: dos ciruelas

Merienda: un vaso de jugo de frutas naturales sin agregado de azúcar y un muffin de vainilla y frutas secas.

SEGUÍ LEYENDO