El ácido fólico (vitamina B9 o folato) es un nutriente fundamental que el cuerpo necesita (Shutterstock)
El ácido fólico (vitamina B9 o folato) es un nutriente fundamental que el cuerpo necesita (Shutterstock)

El ácido fólico (vitamina B9 o folato) es un nutriente fundamental que el cuerpo necesita, dado que ayuda al organismo en el mantenimiento y en la creación de células nuevas.

Es habitual relacionarlo con el embarazo, dado que su ingesta está recomendada a las mujeres tres meses antes de quedar embarazada y durante los tres primeros meses del embarazo, dado que es fundamental para el buen desarrollo del bebé. Sin embargo, no es el único motivo por el cual el ácido fólico es indispensable en la dieta de cualquier persona.

"El folato es necesario para la replicación del ADN y la deficiencia de esta vitamina puede dificultar la síntesis y la división celular, repercutiendo principalmente en la médula ósea, donde se forman las células sanguíneas". La médica ginecóloga Laura Fleider (MN 72777) destacó que el nutriente "interviene en el desarrollo del sistema nervioso" y que "desempeña un papel fundamental con la vitamina B12 para la producción de los glóbulos rojos, consiguiendo así la prevención de enfermedades como diversos tipos de anemia".

La vitamina B9 desempeña un papel fundamental con la vitamina B12 para la producción de los glóbulos rojos

Fleider, quien es docente autorizada de Ginecología de la Universidad de Buenos Aires y directora de postgrado de la división ginecología del Hospital de Clínicas, señaló que "también es indispensable para el normal crecimiento y funcionamiento de las células y para mantener una buena salud cardiovascular".

Como el organismo no puede sintetizarlo, debe obtenerlo de los alimentos o incorporarlo como medicamento. "Los folatos se encuentran principalmente en los vegetales de hojas verdes, como las arvejas, espinaca, brócoli, lentejas y repollo", aseguró la especialista, quien recomendó "evitar la cocción a temperaturas muy elevadas por largos períodos de tiempo, para disminuir las pérdidas de folatos. También, está presente en el hígado y riñón, en las frutas secas y algunos cítricos".

Es sabido que este nutriente es fundamental durante las primeras etapas del embarazo para reducir el riesgo de que el bebé tenga defectos congénitos en el cerebro y la columna vertebral. Es un componente fundamental de las vitaminas prenatales.

Los folatos se encuentran principalmente en los vegetales de hojas verdes (Shutterstock)
Los folatos se encuentran principalmente en los vegetales de hojas verdes (Shutterstock)

"Los programas de atención a la mujer embarazada incluyen la suplementación con 4 miligramos/día de ácido fólico, como medida preventiva de malformaciones en el recién nacido, teniendo en cuenta que el cierre del tubo neural ocurre en la tercera semana de gestación, se recomienda una suplementación con folato a toda mujer que pudiera quedar embarazada, como forma de prevenir estos defectos", explicó Fleider.

Consultada sobre qué puede ocasionar déficit de ácido fólico, la especialista enumeró:
– Falta de absorción (enfermedad celíaca, colitis ulcerosa)
– Aumento de los requerimientos (embarazo)
– Interacción con medicamentos que inhiben su absorción (anticonvulsivantes, barbitúricos, metotrexate, antipalúdicos)
– Ingesta inadecuada (personas ancianas, dietas pobres en folatos)

"Para evitar déficit de folatos, distintos organismos internacionales piden que se agregue ácido fólico en la fabricación de alimentos como pan enriquecido, harina, harina de maíz, pasta y arroz, cereales fortificados, harina de maíz", sostuvo la especialista, quien destacó que "en la Argentina, por la Ley N° 25.630, el ácido fólico es agregado en forma sintética a toda la harina de trigo junto con elementos como hierro y otras vitaminas como parte de una estrategia universal de prevención de malformaciones congénitas".

En la Argentina, por la Ley N° 25.630, el ácido fólico es agregado en forma sintética a toda la harina de trigo junto con elementos como hierro y otras vitaminas

Según datos de la Secretaría de Salud de la Nación, el impacto de esta estrategia permitió una reducción inmediata de esta patología, que en el año 2000 afectaba a 242 niños cada 100 mil nacimientos, tasa que en 2005 disminuyó la ocurrencia de casos en un 45,5%, pasando a 132 niños cada 100 mil nacimientos.

Fleider aseguró que "el ácido fólico por vía oral es seguro; como evento adverso puede causar en muy raras ocasiones sabor desagradable en la boca, náuseas y pérdida de apetito".

Y subrayó que investigaciones sobre el uso de los suplementos orales de ácido fólico demostraron que el nutriente tiene las siguientes acciones:

– Prevención de defectos congénitos del tubo neural (DTN): a mujeres con bajo riesgo de DTN se recomienda suplemento con 1mg/d de ácido fólico y en las de alto riesgo con 5mg/d.

La mejor manera de obtener folato es a través de los alimentos, sin embargo, algunas personas necesitan suplementos (Shutterstock)
La mejor manera de obtener folato es a través de los alimentos, sin embargo, algunas personas necesitan suplementos (Shutterstock)

– Prevención de enfermedades del corazón, de los vasos sanguíneos y ACV: el ácido fólico, en combinación con las vitaminas B6 y B12, controla los niveles altos de homocisteína en la sangre, lo que podría aumentar el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular). La administración de 0,25 a 0,5 mg/d por cuatro semanas de ácido fólico, disminuyó en forma significativa los niveles de homocisteinemia.

– Protección contra el cáncer: algunas investigaciones sugieren que el folato puede reducir el riesgo de varios tipos de cáncer.

– Depresión: hay evidencia que indica que el ácido fólico puede ser útil para tratar la depresión, como adyuvante de la medicación antidepresiva.

– Prevención de la demencia: el ácido fólico ayuda a conservar la memoria, pero no existen pruebas suficientes que respalden el uso de suplementos de ácido fólico para prevenir la demencia ni la enfermedad de Alzheimer.

– Trastorno del espectro autista (TEA): algunos estudios demostraron que tomar las cantidades recomendadas de ácido fólico antes y durante el embarazo temprano podría ayudar a reducir el riesgo de TEA en el niño. Sin embargo, debido a que los resultados del estudio no son concluyentes, se necesitan más investigaciones para comprender el papel potencial del ácido fólico en la reducción del riesgo de TEA.

"Para la mayoría de las personas, lo mejor es obtener folato de los alimentos. Sin embargo, se recomiendan suplementos de ácido fólico a las mujeres que planean quedar embarazadas, las que podrían quedar embarazadas y las que están embarazadas -insistió la especialista-. Además, como el folato que ingresa en el organismo a través de la dieta no siempre es suficiente, se recomienda la ingesta diaria de ácido fólico por vía oral".

Los suplementos de ácido fólico también pueden ayudar a las personas que tienen una mala alimentación o afecciones que interfieren en la capacidad del cuerpo para absorber folato.

La Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (Anmat), en su página web, exhibe la ingesta diaria recomendada (IDR) para adultos (según art. 1381 del Código Alimentario Argentino) de vitaminas y minerales que un individuo normal necesita incorporar diariamente a través de los alimentos para que su organismo mantenga un estado saludable.

SEGUÍ LEYENDO