Si bien la tendencia se orienta a una alimentación consciente, hay hábitos que los argentinos no cambian (Shutterstock)
Si bien la tendencia se orienta a una alimentación consciente, hay hábitos que los argentinos no cambian (Shutterstock)

La vida fit, la importancia de una alimentación consciente y los cambios de hábitos en la cotidianeidad se volvieron una realidad que convirtieron la vida sana en una tendencia global. Para conocer qué consumen los argentinos y cómo hacen para encontrar el equilibrio entre los alimentos sanos y sus favoritos, un estudio indagó sobre los nuevos hábitos y los "gustitos" que nadie abandona.

El relevamiento arrojó que el 73% de los argentinos incorporó cambios de hábitos tendientes a una alimentación saludable en los últimos cinco años, pero sin abandonar algunos gustos.

Entre los alimentos saludables infaltables de cualquier heladera, los resultados revelaron que están los huevos (85%), las verduras (78%), la leche (70%) y las frutas (68%). Al indagar sobre el consumo de vegetales, el 98% indicó comer papa habitualmente y el 80% las cocina al horno.

El 47% de los encuestados consideró a la cena como la comida más importante por poder compartirla en familia y durante más tiempo

Si bien la tendencia se orienta a una alimentación consciente, hay hábitos que los argentinos no cambian. Así, aunque los especialistas insisten en señalar al desayuno como la comida fundamental del día, el 47% de los encuestados consideró a la cena como la comida más importante por poder compartirla en familia y durante más tiempo. Además, casi la mitad prefiere los fines de semana, en el que hay tiempo disponible para dedicarlo a la cocina, según el estudio realizado por McCain y la consultora OH! Panel.

La vida sana se convirtió en el último tiempo en una tendencia global (Shutterstock)
La vida sana se convirtió en el último tiempo en una tendencia global (Shutterstock)

En esta línea, el top seis de alimentos que jamás abandonan lo integran: el asado (42%), la pizza (41%), las milanesas (41%), las pastas (31%), el helado (28%) y las papas fritas (21%). De estas últimas, casi la mitad (46%) indicó comer más que sus padres y la mayoría de los entrevistados indicó dedicarle menos tiempo que sus padres a la cocina: el 69% cocina al menos cuatro veces por semana y el 60% indica que el horno es el método más usado. Sólo un 6% indica a la fritura como método principal de cocción, mientras que, quienes lo evitan, coinciden en no hacerlo porque no es saludable, ensucia y deja olor en exceso.

Consultada al respecto por Infobae, la licenciada en Nutrición María Cecilia Ponce (MN 3362) opinó que "la dieta argentina es sumamente monótona y se basa en carne, pollo, papa, lechuga y tomate como las verduras más consumidas; y los fines de semana predomina el consumo de asado, pizza y papas fritas".

La Argentina es el país de la región que consume la mayor cantidad de alimentos ultraprocesados per cápita por año

"A eso le falta sumar variedad de pescados y más verduras coloridas", destacó la especialista, quien citó un informe de las Naciones Unidas de 2018, según el que "la Argentina es el país de la región que consume la mayor cantidad de alimentos ultraprocesados per cápita por año (194,1 kilos) y lidera el consumo de gaseosas".

"La dieta argentina tiende a una monotonía de alimentos, con un consumo concentrado en un pequeño grupo de alimentos de los que se destacan tres básicos principales: carne, leche y pan", según el informe presentado este año en Buenos Aires por la relatora especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver.

"Sin lugar a dudas, los argentinos modificaron el tipo de alimentos que consumen, así como la forma de consumirlos -concluyó el estudio-. Sin embargo, siempre hay lugar para darse un gusto con las comidas favoritas integrando rico y sano en una alimentación mucho más balanceada que en el pasado".

SEGUÍ LEYENDO