El abdomen y los muslos internos suelen ser las zonas que más necesitan este tipo de intervención (Getty)
El abdomen y los muslos internos suelen ser las zonas que más necesitan este tipo de intervención (Getty)

Abdomen, muslos, mamas, cara, brazos. Es en esas partes del cuerpo donde el descenso de peso suele hacerse más evidente, para bien y para mal. Para bien, porque quien se somete a un plan de descenso de peso o bien a una intervención quirúrgica para revertir un cuadro de obesidad busca que esos kilos perdidos se hagan notorios en el espejo y en la ropa. Para mal porque, casi en simultáneo con la dicha por el logro obtenido aparecen lo que se conoce como "colgajos", que no es ni más ni menos que el exceso de piel producto de la intervención. Sería algo así como el "efecto adverso", el daño colateral.

Y pese a que el defecto no es sólo estético, sino que afecta en en varios aspectos la vida de quien lo padece, la solución para estos pacientes llega de la mano de la cirugía plástica reconstructiva.

El doctor Rodolfo Cucchiani es jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Universitario Austral y explicó a Infobae que "después de un descenso de peso, con la consecuente pérdida de grasa que se produce, la cirugía post bariátrica se encarga de tratar estos colgajos de piel, resecando el excedente con cicatrices lo más estéticas posibles".

Los objetivos de la cirugía post bariátrica son eliminar el exceso de piel y mejorar el contorno corporal, disminuyendo los efectos adversos de la pérdida de peso

"Cuando el paciente pasó por la cirugía bariátrica mejora notablemente su peso y su salud, pero empiezan a aparecer los colgajos y excedentes de piel que pesan y complican la vida diaria. Además esto reduce su capacidad de movimiento, y la presencia de colgajos se asocia con una afectación del aspecto emocional del paciente, momento en el cual la intervención post bariátrica se convierte en una excelente alternativa para tratar -resaltó Cucchiani-. La clave será que el paciente se encuentre ya con un peso estable de al menos un año".

Por su parte, la médica cirujana plástica, especialista en estética Griselda Seleme destacó que "la cirugía post bariátrica o posterior a pérdidas masivas de peso es un nuevo capítulo dentro de la cirugía plástica al aumentar significativamente la cirugía bariátrica en nuestro medio". Y tras asegurar que "sus objetivos son eliminar el exceso de piel y mejorar el contorno corporal, disminuyendo los efectos adversos de la pérdida de peso con el consiguiente exceso cutáneo y flacidez extrema que deja", destacó que "los pacientes llegan a esta instancia evaluados por un equipo multidisciplinario de médicos clínicos, nutricionistas y psicólogos".

Antes de encarar una cirugía post bariátrica se insiste al paciente sobre la importancia de estar estable en el peso (Getty)
Antes de encarar una cirugía post bariátrica se insiste al paciente sobre la importancia de estar estable en el peso (Getty)

"No debemos olvidar que son pacientes que aunque lograron su objetivo, no se ven bien por el exceso de piel que les queda en diferentes sectores. Por eso es necesaria la cirugía de resección de los colgajos para poder finalizar con su obesidad y que tengan un cambio en su calidad de vida", subrayó Seleme.

El abdomen y los muslos internos suelen ser las zonas que más necesitan este tipo de intervención ya que son las más comprometidas para la vida cotidiana. "Los muslos porque complican la deambulación y el abdomen por el peso del colgajo y por la posibilidad de generar micosis", explicó el especialista del Hospital Austral, quien enfatizó: "El gran descenso de peso hace imposible que el excedente de piel pueda ser resecado de una forma no quirúrgica. Lo que sobra es piel, no grasa. El ejercicio y la dieta recomendados luego de la intervención producen un mayor descenso de peso y por lo tanto aumentarían más aún los excedentes de piel".

La quita de los excedentes de piel es el último escollo que sienten que tiene que sortear alguien que inició un tratamiento para lograr un gran descenso de peso

Cucchiani reforzó que "los pacientes advierten cómo mejoran sus funciones metabólicas cuando descienden de peso: mejora la hipertensión, la diabetes, los dolores de rodillas. Esto y el sentirse más livianos hace que puedan encarar su vida social y su estado de ánimo de una manera sumamente positiva". De ahí que la quita de los excedentes de piel es el último escollo que sienten que tienen que sortear para terminar con el tratamiento que comenzó con el gran descenso de peso de la cirugía bariátrica.

"Antes de encarar una cirugía post bariátrica se insiste al paciente sobre la importancia de estar estable en el peso -precisó Seleme-. Un mayor descenso posterior a esta intervención haría que vuelva a aparecer el excedente de piel y un aumento de peso haría deslucir el resultado estético post cirugía post bariátrica. Por estas razones es sumamente importante la estabilidad del peso antes de la cirugía de reconstrucción".

El presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica y Reparadora, Esteban Elena, apuntó a Infobae que "la clave del éxito de una cirugía depende en gran medida de la indicación". "Se trata de un paciente que no es sano y debe ser tratado en forma multidisciplinaria por cirujano, psicólogo, nutricionista y especialista en clínica médica en un centro de alta complejidad ya que muchas veces requieren internación luego de la cirugía", precisó Elena, quien remarcó que "el paciente tiene que entender que es una cirugía reparadora desafiante".

La cirugía de resección de los colgajos es necesaria para poder finalizar con la obesidad (Getty)
La cirugía de resección de los colgajos es necesaria para poder finalizar con la obesidad (Getty)

Los requisitos necesarios podrían resumirse en: al menos un año de haber realizado la cirugía bariátrica o el descenso de peso, que el paciente haya alcanzado su meta de pérdida de peso y logrado una estabilidad en el peso, el control de las enfermedades asociadas, como diabetes e hipertensión, y la evaluación reciente por un cirujano especializado.

Consultado sobre la cobertura que obras sociales y prepagas ofrecen de este tipo de intervenciones, Cucchiani manifestó que "es variable; en general hay cobertura en primer lugar del abdomen y segundo los muslos ya que puede considerarse que estas zonas afecten el aspecto funcional".

Finalmente, Seleme destacó que "muchos pacientes después de esta operación pueden rehacer su vida sentimental y tener hijos". "Realmente hay un cambio importante a nivel emocional; hasta algo tan simple como ponerse un traje, en el caso de los hombres, puede ser un logro muy importante en su autoestima", acentuó.

SEGUÍ LEYENDO