Es fundamental trazar parámetros para determinar cuándo es pertinente acudir a una consulta (Getty Images)
Es fundamental trazar parámetros para determinar cuándo es pertinente acudir a una consulta (Getty Images)

Cuando se emprende la búsqueda de un hijo, son incontables los factores que inciden en que el ansiado "positivo" llegue. Los motivos que ocasionan dificultades para lograr la gestación son múltiples y, dependiendo de su origen, pueden dar lugar a la necesidad de un tratamiento de fertilización asistida.

En primer lugar, es fundamental trazar parámetros para determinar cuándo es pertinente acudir a una consulta. "Como regla general, sugerimos recurrir a un profesional en el caso de parejas que lleven más de un año teniendo relaciones sexuales periódicas no protegidas y no hayan logrado la gestación, aunque hay otros cuadros singulares en los que conviene hacerlo de forma inmediata", explicó el médico especialista en fertilidad Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires y detalló que algunos de ellos son: mujeres mayores de 35 años, pacientes con ciclos menstruales irregulares o amenorrea secundaria (cese menstrual durante tres ciclos o durante, al menos, seis meses), antecedentes de cirugía pélvica o de dos o más abortos, presencia de lesión en las trompas de Falopio o de enfermedades genéticas en uno o ambos miembros de la pareja. Por otro lado, un factor masculino severo o haber recurrido a una vasectomía también indicarían la necesidad de acudir a un especialista en reproducción asistida.

Los especialistas sugieren consultar cuando se lleve más de un año teniendo relaciones sexuales no protegidas y no se haya logrado la gestación

Un adecuado estudio de esterilidad debe evaluar a ambos miembros de la pareja mediante una historia clínica completa, compuesta por un historial detallado del cuadro y la descripción de tratamientos previos. En cuanto a la mujer, lo básico es una exploración física integral que contemple la realización de una ecografía transvaginal para orientar a los médicos hacia la presencia de patología cervical, ovárica o uterina, además de permitir valorar la función ovárica a través del recuento de folículos antrales que reflejan el potencial fértil de la mujer.

Neuspiller sometió a un "verdadero – falso" algunos de los mitos más frecuentes en torno a la reproducción asistida.

Gracias a la ovodonación, una paciente menopáusica puede lograr un embarazo (Getty Images)
Gracias a la ovodonación, una paciente menopáusica puede lograr un embarazo (Getty Images)

La reproducción asistida genera embarazos múltiples y partos prematuros. Falso

"Este mito se relaciona con que años atrás se acostumbraba transferir a la mujer dos o más embriones, sin embargo, dado que las estadísticas reflejan que en estas circunstancias una de cada cuatro mujeres se embaraza de mellizos, esto se reserva a situaciones puntuales", manifestó.

"Un embarazo múltiple conlleva riesgos más altos que los de un embarazo de un solo bebé, como la prematuridad, que justamente se da en el 50% de los embarazos gemelares y en el 90% de trillizos y que acarrea incidencias tales como una mayor frecuencia de hemorragias maternas, polihidramnios (exceso de líquido amniótico) o diabetes gestacional. Por lo tanto, buscamos minimizar los riesgos de un embarazo múltiple recomendando a los pacientes la transferencia de un único embrión", agregó.

La capacidad fértil de la mujer comienza a descender significativamente a partir de los 35 años

Mediante la fecundación in vitro se puede definir el sexo del bebé. Falso

"La realización de un tratamiento de reproducción asistida no nos indicará el sexo del futuro bebé -apuntó-. Sin embargo, el diagnóstico genético preimplantacional que se puede realizar a los embriones no sólo nos ayuda a descartar alteraciones genéticas y cromosómicas en los embriones, sino que además identifica el sexo de los mismos".

Una mujer sana puede quedar embarazada naturalmente a los 40 años. Verdadero

"Si bien una mujer de 40 años puede quedar embarazada de forma natural, tiene menos probabilidad que una mujer que busque el embarazo en edad reproductiva. A los 30 años de edad de la mujer, el 70% de los óvulos que tiene son genéticamente normales mientras que a los 40 sólo el 30% presenta esta característica. Por ello, las probabilidades de embarazo en mujeres de 40 años son menores al 10%", explicó el especialista.

Un embarazo múltiple conlleva riesgos más altos que los de un embarazo de un solo bebé (Getty Images)
Un embarazo múltiple conlleva riesgos más altos que los de un embarazo de un solo bebé (Getty Images)

Una pareja que ya tuvo hijos no puede tener dificultades de fertilidad. Falso

"Existen procesos emocionales, además de otros factores físicos que no son permanentes o que pueden aparecer en algún momento específico a raíz de una patología particular. Por eso es posible que quien ya haya concebido no logre hacerlo de manera espontánea en otra etapa de su vida", aclaró Neuspiller.

La esterilidad es mayormente femenina. Falso

"Cada caso es único, pero como estadística general se estima que las proporciones son similares en ambos sexos y que existen también problemas vinculados directamente a la pareja -puntualizó-. Las causas pueden radicar en el varón (30%), en la mujer (30%) o en ambos e incluso, en algunos casos, la causa puede llegar a ser inexplicable".

El hombre tiene una vida fértil más larga que la mujer. Verdadero

"En las mujeres, su capacidad fértil comienza a descender significativamente a partir de los 35 años, mientras que en los varones recién se empieza a apreciar una merma en este aspecto a partir de los 50 cuando comienza a sufrir esterilidad repercutiendo directamente en su salud general, tanto en los aspectos físicos como psíquicos", aseguró el experto.

Existen procesos emocionales, además de otros factores físicos, que pueden impedir la llegada del embarazo

Los tratamientos de reproducción asistida no funcionan en pacientes con menopausia. Falso

"Gracias a la ovodonación, una paciente menopáusica puede lograr un embarazo a partir de la inseminación de los óvulos de la donante por los espermatozoides de la pareja de la paciente receptora o de un donante, y luego su transferencia al útero materno", aclaró.

Cada contexto de búsqueda de un hijo es único y, por ende, en caso de que se necesite un tratamiento también lo será. Lo esencial es saber que existen múltiples técnicas para combatir la esterilidad, que permiten ayudar a las personas a alcanzar su deseo de tener un hijo.

SEGUÍ LEYENDO