(Martín Rosenzveig)
(Martín Rosenzveig)

El Gobierno nacional se anotó como un triunfo que el Fondo Monetario Internacional declarara que la deuda argentina no es sustentable. A través de un comunicado, el organismo respaldó la postura que viene sosteniendo el presidente Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán.

En este contexto, se expresó al respecto el ex presidente del Banco Central durante el gobierno de Cambiemos, Luis Caputo, quien cargó contra el acuerdo que firmó Mauricio Macri con el FMI: “Agravó la recesión”, manifestó el ex ministro de Finanzas.

A través de su cuenta de Twitter, Caputo celebró “la propuesta de revisión de políticas económicas para mercados emergentes” de la nueva conducción del organismo, a cargo de Kristalina Georgieva. Además, haciendo referencia a una publicación del Financial Times, cuestionó que “las políticas económicas convencionales para estos países puede conducir a resultados opuestos a los deseados”.

En otro tuit, el ex titular del Banco Central se refirió al acuerdo que rubricó el ex presidente Macri: “La política cambiaria impuesta por el Fondo a nuestro país es el más reciente ejemplo de esto. Hizo estéril todo esfuerzo monetario y fiscal por controlar la inflación. Agravó la recesión y terminó de restringir aún más el crédito”.

Hace un mes, Macri se había desligado de responsabilidades con respecto al nivel de endeudamiento durante su gestión, en un encuentro con militantes del PRO: “Yo siempre les decía a todos (sus funcionarios), cuidado, que yo conozco los mercados, un día no te dan más plata y nos vamos a la mierda”.

Macri y Lagarde, la semana pasada en el G20, en Japón (Presidencia)
Macri y Lagarde, la semana pasada en el G20, en Japón (Presidencia)

A fines de enero, Caputo se había expresado sobre la negociación de la deuda bonaerense que tuvo en vilo a Axel Kicillof. Tras evitar el default, el ex ministro de Macri elogió la gestión del gobernador kirchnerista. “Está claro Axel K encaró mal este proceso, tal vez por desconocimiento. Pero al final reculó y terminó tomando la decisión más conveniente para la Provincia. Y eso, más allá de las chicanas y bromas por las formas, es la señal más importante a tener en cuenta”, afirmó en un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter. Quince días antes, Caputo ya se había expresado sobre este tema en la misma red social: “La deuda la tomó la Provincia. No (Daniel) Scioli o (María Eugenia) Vidal. Y conviene pagarla. Porque perder el financiamiento perjudica al que menos tiene. El que tiene plata no lo necesita. No es casualidad que los países que crecen sostenidamente son los que sus ciudadanos tienen acceso al crédito”.

Luis Caputo se convirtió en ministro de Finanzas en enero de 2017, tras la salida de Alfonso Prat Gay. Antes se había desempeñado como secretario de la misma cartera, gracias al apoyo de tres ex Cardenal Newman: Macri, su primo hermano Nicolás Caputo y el propio Prat Gay. Al año siguiente, en junio de 2018, luego de la abrupta salida de Federico Sturzenegger con una de las primeras fuertes escaladas del dólar (superando los 28 pesos), Caputo llegó al BCRA.

Si bien había sido presentado como un baluarte del mercado financiero y un profundo conocedor del mundo internacional de las finanzas, Caputo solo duró tres meses. El 25 de septiembre de ese mismo año, presentó la renuncia justo cuando el Gobierno gestionaba un nuevo desembolso del Fondo Monetario Internacional. Argentina ya había recibido 15 mil millones de dólares por parte del organismo y negociaba recibir 50 mil millones más. En aquella ocasión, a través de un comunicado Caputo tenía “la convicción de que un nuevo acuerdo con el FMI reestablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria”.

Seguí leyendo: