Alberto Fernández y Daniel Arroyo en el Consejo de Lucha contra el Hambre
Alberto Fernández y Daniel Arroyo en el Consejo de Lucha contra el Hambre

En los primeros 30 días de gobierno el futuro ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, cree que se deberá “reforzar al máximo la atención social para atender la emergencia alimentaria” y apunta a tres datos concretos: la asistencia a 1.000 centros críticos en la Argentina donde la población padece hambre, cerca de 1,5 millones de madres recibirán una tarjeta para compra de alimentos y un ejército de nutricionistas y promotores de la salud se dedicarán a orientar a la población vulnerable para armar la “canasta saludable”.

Arroyo fue el primer ministro que confirmó Alberto Fernández para su nuevo gabinete y en diálogo con Infobae admitió que la situación del hambre en la Argentina “es mucho más que preocupante y hará falta actuar de inmediato” para atender los miles de niños que no logran comer en el día a día. Así, detalló que “hay 1.000 puntos críticos de la Argentina donde la gente padece hambre y hay que atender con urgencia”.

Arroyo recibió el viernes pasado de mano de Agustín Salvia, el director del Observatorio Social de la UCA, el informe sobre inseguridad alimentaria que Infobae ofrece hoy en exclusiva. Este documento muestra que un 9,3% de la población argentina padece inseguridad severa o hambre.

“Toda esa situación de gravedad que teníamos en cuenta se agravó en los últimos 70 días”, advirtió el futuro ministro de Desarrollo Social. Según un relevamiento que hizo con su equipo técnico, Arroyo detectó que hay un 20% más de comedores escolares distribuidos en diferentes puntos del país.

Entre las medidas de emergencia iniciales que tomará en los primeros 10 días desde la Casa Rosada será atender la situación de esos 1.000 puntos críticos de pobreza. Se trata de barrios del conurbano bonaerense, Rosario, Córdoba, Mendoza, Tucumán y varias ciudades del norte argentino donde la gente padece hambre de verdad, como salteado o carece de un alimento diario.

Allí el gobierno nacional establecerá un acuerdo con gobernadores e intendentes para hacer llegar alimentos de forma inmediata. Es que los datos que maneja Arroyo sostienen que en muchos de esos puntos críticos hay “hambre severa”. Esto es: chicos que comen salteado o no comen durante un día entero.

Como segundo engranaje de este plan de emergencia el futuro ministro de Desarrollo Social atenderá la situación de 1,5 millones de madres pobres con niños de hasta 6 años que recibirán la tarjeta de alimentos. No está definido el monto aun que recibirá mensualmente cada madre con esa tarjeta. El número de 1,5 millones de madres no aleatorio. Se desprende de un estudio que se hizo en la Argentina donde bajó sustancialmente el consumo de leche y alimentos para niños menores a los 6 años.

Alberto Fernández le dará un rol protagónico a Tinelli en el Consejo de lucha contra el Hambre
Alberto Fernández le dará un rol protagónico a Tinelli en el Consejo de lucha contra el Hambre

Y el otro punto que preocupa a Arroyo es el de la malnutrición. “Tenemos en la una situación muy complicada de gente que vive en la pobreza y sólo se alimenta con arroz, fideos y harinas”, dijo Arroyo. Esto es lo que atenderá un ejército de nutricionistas y promotores de la salud para coordinar una “canasta básica saludable”.

En los próximos días Fernández volverá a convocar a diferentes sectores al Consejo de lucha contra el Hambre. Esta vez le tocará el turno a los académicos y el sector privado. Ya estuvieron el viernes pasado en las oficinas de Puerto Madero Marcelo Tinelli junto con referentes de movimientos sociales, empresarios, sindicatos y piqueteros.

Todo el plan de emergencia alimentaria Arroyo lo tiene previsto desplegar por medio de diversas resoluciones ministeriales en base a la ley de emergencia alimentaria. No necesitará de un decreto o una ley suplementaria para ello. Más adelante se coordinará con el Congreso la instrumentación de una ley para establecer legalmente el Consejo Contra el Hambre que tendrá un staff fijo y un Observatorio de seguimiento.

“Durante los últimos cuatro años aquí hubo un fuerte golpe al bolsillo de los argentinos que dejaron de comprar alimentos y el costo fijo de las familias aumento desconsideradamente”, señaló Arroyo como los motivos centrales por los que cree que se llegó a una situación de inseguridad alimentaria severa en amplios bastiones de la población.

Arroyo está convencido que hoy hay 8 millones de personas que reciben asistencia alimentaria de distinto tipo, de las cuales el 20% son madres que tienen chicos menores de 6 años. Es en éste grupo en el que pondrá el foco el nuevo gobierno. Aunque se estima que este núcleo duro de pobreza se incrementó en los últimos dos meses con la inflación, la disparada de tarifas y los salarios bajos.

En relación a la quita del IVA Arroyo tiene previsto un regreso al sistema de devolución del impuesto, como se realizó durante el kirchnerismo. “Este gobierno aplicó una devolución universal del IVA alocada en el medio de una devaluación del 30%. Nosotros hablamos de la población más crítica con un problema de hambre y ahí tiene que tener el Estado una contribución fuerte”, dijo Arroyo. Así se prevé focalizar la devolución del IVA

En los planes para coordinar un consejo asesor de nutricionistas que armen la “canasta básica saludable”, eñl nuevo gobierno se apoyará en el trabajo de Narda Lepes y un equipo de promotores de la salud. la idea es aconsejar a las familias a elegir alimentos sanos y no caer en la repetición de fideos, harinas y arroz que en muchos casos desbalancean la dieta normal.

Seguí leyendo: