María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, en la cena de IDEA
María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, en la cena de IDEA

María Eugenia Vidal conquistó a todos los empresarios que compartieron la cena de IDEA servida este miércoles por la noche en el hotel Sheraton de Mar del Plata. La gobernadora bonaerense hizo referencia a su ética política, describió cómo había encontrado la provincia que administró Daniel Scioli por ocho años y aseguró que no se podía aceptar que los intendentes pueden renovar sus mandatos indefinidamente. Ese comentario recibió un cerrado aplauso de todos los invitados, con excepción de dos que tiene mucho poder gremial y miraban aburridos su celular: Héctor Daer, secretario General de la CGT, y Antonio Calo, titular de la UOM.

Vidal se paró frente a la audiencia para describir qué había hecho durante su gobernación y que había heredado de su antecesor Scioli, que apareció en primera fila en el debate presidencial de Santa Fe. La gobernadora sólo tenía unos apuntes, y en tono convincente aseguró que al llegar a La Plata “las guardias de los hospitales no tenían insumos, las obras por las inundaciones estaban paradas y los policías en las guardias no tenían chalecos”.

Desde hace meses que la relación política entre Vidal y Mauricio Macri está cuasi congelada. La gobernadora propuso al presidente distintas alternativas para enfrentar al peronismo unificado en Buenos Aires, y la respuesta siempre fue no. El 11 de agosto de 2019, en las PASO, Vidal comprobó que sus cálculos políticos no estaban errados: Axel Kicillof le ganó por casi 20 puntos, y su reelección entró en coma fatal.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal hacen campaña juntos, pero la relación entre ambos está fría después de los resultados en las PASO
Mauricio Macri y María Eugenia Vidal hacen campaña juntos, pero la relación entre ambos está fría después de los resultados en las PASO

En este contexto, Vidal inició una estrategia electoral en soledad, mientras que Macri revisaba también sus métodos proselitistas tras la derrota que sufrió contra Alberto Fernández, candidato del Frente de Todos. Macri aún tiene la posibilidad -lejana- del balotaje, Vidal se juega todo en los comicios del 27 de octubre.

La gobernadora habló treinta minutos seguidos, pero nunca mencionó a Macri. Sólo hizo una crítica implícita a su política económica: “Nosotros pensamos que hay que poner impuestos al patrimonio, no a la producción”, dijo.

A continuación, Vidal describió la batalla que libró contra el narcotráfico, sus ideas respecto a la educación y los cambios que ejecutó en el Poder Judicial bonaerense. “Ahora hay orden de mérito, y los concursos son filmados”, aseguró.

Cuando estaba concluyendo su discurso, ante cientos de empresarios en perfecto silencio, Vidal dejó sus apuntes y levantó la vista: “Los necesito a ustedes. El futuro es sin grietas. Escuchamos los resultados, e hicimos la autocrítica sin perder los valores. Por eso estoy acá. Por eso voy a seguir estando acá”.

Todos se pusieron de pie para aplaudir. Menos Daer y Calo, que siguieron atentos a sus celulares.

Seguí leyendo: