(Prensa Presidencia)
(Prensa Presidencia)

En medio de un clima de incertidumbre económica y 10 días después de la derrota electoral en las PASO, Mauricio Macri retomó su agenda internacional con llamados telefónicos a presidentes de la región, una reunión con su par de Paraguay este viernes y los preparativos para viajar a la Asamblea General de la ONU en septiembre.

Desde la Cancillería y la Casa Rosada dijeron a Infobae que Macri "mantiene una agenda internacional activa y ya dio señales de calma a todos los presidentes con los que pudo hablar". Esta estrategia en su plano diplomático busca poner en marcha lo que el propio Macri definió como "un presidente real y no virtual" para despejar así la idea de un gobierno de transición.

De esta forma, Macri habló en los últimos días por teléfono con el brasilero Jair Bolsonaro; el chileno Sebastián Piñera y el colombiano Iván Duque. Con todos estos jefes de Estado mantiene una afinidad ideológica y a todos les transmitió calma. También les habría dicho que seguirá dando pelea por la reelección en octubre a pesar de la dura derrota de las PASO que sufrió Juntos por el Cambio. Según se pudo saber, estos presidentes le transmitieron un pleno respaldo a su gestión y confían en la continuidad de su gobierno después de diciembre.

A la vez, en plan de mantener activa la agenda internacional el presidente Macri se reunirá este viernes con su par de Paraguay Abdo Benítez. Este encuentro iba a darse en Buenos Aires pero por cuestiones de agenda se trasladó a Misiones. Es que ambos mandatarios inaugurarán un nuevo cruce que unirá Argentina y Paraguay, entre las localidades de Ayolas (Paraguay) e Ituzaingó (Argentina). Este puente se ubica sobre la represa de Yacyretá.

Más allá de la agenda de Macri con Benítez que contempla una charla sobre el Mercosur, la deuda de Paraguay con Argentina por Yacyretá y la presentación de la propuesta Mundial 2030 de ambos países, la idea del Gobierno es mostrar a un jefe de Estado activo en el plano internacional.

Macri volverá a reunirse con Benítez en Misiones este viernes (Presidencia)
Macri volverá a reunirse con Benítez en Misiones este viernes (Presidencia)

En paralelo a esto, el canciller Jorge Faurie mantuvo días después de las PASO una ronda de llamados telefónicos con sus pares de países de la región pero también de Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea como Alemania, Italia, España y Francia.

"A todos estos se les transmitió lo mismo: que aquí en el gobierno argentino hay tranquilidad, un presidente en funciones y que por ahora no se puede hablar de una administración de transición porque las PASO no son elecciones definitorias", explicó a Infobae un funcionario del Gobierno en relación a los llamados de Faurie a sus pares.

En esta línea llegó la respuesta esperada por ejemplo del canciller de Brasil Ernesto Araújo, quien comparó al candidato presidencial del Frente de Todos con una mamushka rusa: "Lo abres y está Cristina Kirchner, lo abres y está Lula y después Chávez", dijo.

Los ataques tanto de Araujo como del mismo Bolsonaro hacia Alberto Fernández van en línea con el acercamiento que el presidente de Brasil tiene con Macri. De hecho, en la visita que hizo este año a la Argentina el jefe de Estado de Brasil instó a los argentinos a "no votar para que haya otra Venezuela en la región", en abierta referencia al kirchnerismo.

Por otra parte, en plan de mostrar una agenda activa desde lo diplomático Macri prepara el viaje para el 24 de septiembre a Nueva York donde participará de la Asamblea General de la ONU.

En la Cancillería preparan la logística para que Macri mantenga también en Naciones Unidas algunos encuentros bilaterales con sus pares de la Unión Europea, algunos países asiáticos y con el presidente norteamericano Donald Trump.

Según pudo saber Infobae, en el mensaje que emitirá Macri en la Asamblea de la ONU profundizará sus críticas al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, reiterará el reclamo a Gran Bretaña por las Malvinas y hará una fuerte referencia a la lucha contra el terrorismo al cumplirse 25 años del atentado a la AMIA.

Después de todo, Macri sabe que todos estos también son temas de la agenda electoral y bien pueden estar mezclados en la agenda internacional.