Cristina Kirchner entrando junto a Oscar Parrilli al Instituto Patria
Cristina Kirchner entrando junto a Oscar Parrilli al Instituto Patria

Envalentonado con volver al poder, el kirchnerismo sigue ocultando datos sensibles. Hace dos años que las autoridades del Instituto Patria se niegan a revelar la identidad de sus socios. Dicen que puede afectar su privacidad porque expondría su ideología política. Con ese argumento, casi inexplicable, la asociación civil que preside Oscar Parrilli oculta su forma de financiamiento porque los socios serían los principales aportantes. La pelea se dirime desde hace un año en la Justicia. Tres jueces de la Cámara Civil le dieron la razón a los pupilos de Cristina Kirchner, pero el caso está bajo revisión de la Corte Suprema. La negativa a revelar los nombres de los socios se mantiene, aunque un documento interno al que tuvo acceso Infobae asegura que la institución se financia con la venta de dos libros y con la "colaboración" de gremios, a los que nadie identifica.

En su último informe ante la comisión directiva del Patria, el 12 de marzo pasado, Parrilli sostuvo que la situación económica es "estable", y que se logró "cubrir los gastos", pese a la baja en los ingresos durante los meses de verano. "Hemos firmado convenios con algunos gremios, lo que ha contribuido al objeto social, a la vez que aportó financiamiento para llevar a cabo el mismo", consta en el punto 1 del acta. No hay precisiones sobre los gremios involucrados ni sobre los montos recibidos.

En esa misma reunión, en la que estaban presentes varios vocales, la secretaria Teresa Sellarés (más conocida como Teresa Parodi) y el tesorero Federico Bernal, Parrilli informó que se había llegado a un acuerdo con el dueño del inmueble donde funciona el búnker de Cristina, aunque se quejó del aumento de los costos fijos por el incremento de las tarifas y los sueldos. "Sin perjuicio de ello, (Parrilli) informa que las finanzas están razonablemente bien", reza el documento al que tuvo acceso este medio.

El alquiler del edificio de tres plantas ubicado en Rodríguez Peña 80, a metros del Congreso, aumentó a un ritmo vertiginoso. Según los balances presentados ante la IGJ, en 2016 se pagó un monto de $580.800 y al año siguiente, $1.263.522. Números que escapan a las lógicas del mercado inmobiliario.

Cristina dio una conferencia de prensa en el Patria en octubre de 2017  (DyN)
Cristina dio una conferencia de prensa en el Patria en octubre de 2017  (DyN)

El Instituto Patria, según los datos informados por Parrilli en la asamblea de marzo, también financiará sus gastos de este año con la publicación de dos libros. El primero, Tenemos Patria, Tenemos Proyecto, Somos Futuro, que fue escrito por Carlos López en 2015. Ahora se reeditó con un prólogo de la presidente honoraria del Instituto, Cristina Kirchner.

López habría cedido los derechos al Patria, que luego firmó un contrato con la editorial HD LIBROS para publicar 3000 ejemplares y quedarse con las ganancias.

El segundo libro, de la editorial Colihue, recopila los discursos de Cristina y se titula Una política exterior soberana. Se publicó junto con Sinceramente para aprovechar el boom de ventas. "La gestión ha correspondido a la Comisión de Relaciones Exteriores", se limitó a informar Parrilli en la asamblea.

Con esos dos libros y la ayuda de gremios no identificados, el Instituto Patria sobrevive. El listado de los aportantes sigue siendo un misterio y la pelea permanece abierta en varios frentes.

En la Justicia, el expediente está bajo estudio de la Corte Suprema. En los próximos días, pudo saber este medio, el procurador general Eduardo Casal podría firmar su dictamen opinando sobre el debate.

Todo comenzó en 2017 con una sanción aplicada por el titular de la IGJ, Sregio Brodsky, contra el Patria porque se negaba a presentar el listado de socios. El caso llegó a la Justicia y a mediados del año pasado la Sala L de la Cámara Civil sostuvo que los socios estaban alcanzados por la Ley de Protección de Datos Personales y le dio la razón a la asociación civil. "No existen dudas de que la nomina de datos completos de los asociados del Instituto Patria (…) encuentra su limite en la ley 25.326 dado que se trata de datos sensibles de los integrantes de aquel colectivo, al revelar, la afiliación a la entidad actora, la opinión política de aquellos", dice el fallo en su párrafo central.

"Es un fallo que tiene repercusiones peligrosas. En el país hay 4,600 asociaciones civiles que podrían negarse a transparentar sus integrantes y limitar el poder de fiscalización de organismo", se quejan en la IGJ.

El organismo que conduce Brodsky apeló ante la Corte Suprema y al mismo tiempo presentó un pedido de juicio político ante el Consejo de la Magistratura contra los tres jueces que firmaron el fallo: Gabriela Iturbide, Marcela Pérez Pardo y Victor Liberman. Esa denuncia, luego del recambio del Consejo, quedó bajo la instrucción de la diputada Graciela Camaño.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

En respuesta a esos movimientos, Parrilli presentó una denuncia penal contra el titular de la IGJ. La presentación fue desestimada por la jueza María Servini, pero la decisión ha sido apelada por la fiscal Paloma Ochoa.

En la asamblea de marzo, el ex titular de la AFI informó sobre los avances del expediente principal y adelantó que se iba a presentar ante la Corte un artículo publicado por dos abogados de un prestigioso estudio jurídico donde se explican los alcances de fallo de la Cámara Civil. "Es importante porque reconoce que los datos personales que en principio no califican como sensibles, pueden convertirse en tales de acuerdo con el contexto en el que se recopilen y procesen", termina ese artículo.

La comisión directiva tenía previsto reunirse la semana pasada para votar el ejercicio que finalizó el 31 de diciembre de 2018. Además de Parrilli y Teresa Parodi participan de la conducción el ex intendente de Pehuajó, Pablo Javier Zurro, la actriz Rita Cortese, el ex director del Sistema Nacional de Medios Públicos, Tristán Bauer, el ex administrador de la Casa Rosada, Flavio Rogelio Riquelme, y la contadora Ofelia Cédola, quien conoce a Cristina desde que ambas estudiaban en La Plata.

Seguí leyendo: