Alfredo Arrillaga, ex general de Brigada del Ejército que estuvo a cargo de la recuperación del cuartel militar de La Tablada cuando fue tomado en 1989 por el Movimiento Todos por la Patria (MTP), fue condenado hoy a prisión perpetua por el homicidio de José Díaz, uno de los guerrillos que actuó y que fue detenido con vida.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín, integrado por los jueces Matías Mancini, Alejandro de Korvez y Esteban Rodríguez Eggers, condenó a Arrillaga como coautor del delito de homicidio agravado por alevosía de Díaz.

Arrillaga, de 85 años y en prisión domiciliaria por otras condenas por delitos de lesa humanidad, escuchó su condena desde la primera fila de la sala de audiencias. Por la mañana había dicho sus últimas palabras: "Soy inocente. No he dado orden directa ni indirecta para que se mate a nadie. Y dejo una frase: soldado si tu vida estuvo en peligro no te arrepientas, defendiste a la patria".

Alfredo Arrillaga, en uno de los juicios de lesa humanidad en el que fue condenado
Alfredo Arrillaga, en uno de los juicios de lesa humanidad en el que fue condenado

La condena fue festejada por el público. Aplaudieron cuando escucharon la prisión perpetua. Eso interrumpió la lectura del veredicto y cuando terminaron los aplausos el juez Mancini dijo "gracias", lo que generó un entredicho con la defensa de Arrillaga.

No tiene por qué dar las gracias. Esto es un acto jurisdiccional – dijo el abogado

Agradecí porque finalizaron los aplausos– le respondió el juez.

El 23 de enero de 1989 Raúl Alfonsín era el presidente de la Nación cuando un grupo de militantes del MTP tomó el Regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano (RIM 3) del Ejército, ubicado en localidad bonaerense de La Tablada. Pocos años antes, los genocidas de la última dictadura militar habían sido condenados en un histórico juicio impulsado por Alfonsín. A pesar de eso, conservaban poder.

Después de un día de enfrentamientos armados, el MTP se rindió a las 9 de la mañana del 24 de enero cuando el Ejército recuperó el regimiento. Hubo 32 guerrilleros, nueve militares y dos policías muertos. Arrillaga estuvo al frente de las tropas.

Cuatro militantes fueron capturados con vida. Se trata de José Díaz, Iván Ruiz Sánchez, Carlos Samojedny y Francisco Provenzano. Tanto fotografías como grabaciones de televisión y testimonios comprobaron que los cuatros fueron detenidos con vida dentro del cuartel. Uno de ellas fueron las fotos de Eduardo Longoni. Según lo recabado en la causa, también hay testimonios de que Díaz fue asesinado.

La rendición de uno de los militantes del MTP en la toma de la Tablada (Foto: Eduardo Longoni)
La rendición de uno de los militantes del MTP en la toma de la Tablada (Foto: Eduardo Longoni)

El caso de Díaz llegó a juicio oral y los de Ruiz Sánchez, Samojedny y Provenzano se siguen investigando. La causa primero fue declarada prescripta y reabierta a fines de 2014 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación a instancias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que en 1997 señaló que el Ejército incumplió su obligación de investigar las ejecuciones de Díaz y Ruiz.

Arrillaga tiene otras condenas por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en Mar del Plata. El represor actuó en los centros clandestinos de detención que funcionaron en la Base Naval, en la Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina y en la sede de Prefectura Naval Argentina de Mar del Plata.

Hoy recibió la condena a perpetua por el homicidio de Díaz. El tribunal oral rechazó planteos de la defensa sobre la prescripción del caso por el plazo razonable del tiempo que transcurrió desde el hecho y otras nulidades. También rechazó un pedido de las querella para declarar el como un acto de terrorismo de estado. Los jueces darán el próximo 15 de mayo los fundamentos del veredicto.

Arrigalada fue el único acusado en el juicio. También estaba imputado el mayor Eduardo Varando que falleció antes del inicio del proceso.

"Como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar", cantó el público después del veredicto.

El grupo guerrillero del MTP, liderados por Enrique Gorriarán Merlo, justificó la toma de La Tablada en un inminente golpe de Estado que los militares preparaban contra el gobierno de Alfonsín.

Pero los periodistas Felipe Celesia y Pablo Waisberg escribieron el libro "La Tablada. A vencer o morir. La última batalla de la guerrilla argentina" en el que señalaron que el objetivo era otro. En base a testimonios de ex integrantes del MTP, Celesia y Waisberg concluyeron que el verdadero objetivo fue actuar políticamente a través de un hecho armado, como ocurría en la década del 70 en distintos lugares de Latinoamérica.

Por la toma de La Tablada hubo tres juicios a los militantes del MTP que participaron del hecho. Fueron condenadas 23 personas a penas de prisión perpetua y a 11 años de prisión. El último juicio fue en 1997 a Gorriarán Merlo, quien fue detenido en México y traído a Argentina donde fue condenado a perpetua.

En 2003, el entonces presidente Eduardo Duhalde indultó a Gorriarán Merlo y al coronel Mohamed Alí Seineldín, quien en 1990 encabezó el alzamiento militar "Carapintada" contra el gobierno de Alfonsín.