(Adrián Escándar)
(Adrián Escándar)

Los gremios aeronáuticos iniciaron ayer por la mañana una serie de asambleas a nivel nacional por reclamos salariales que derivaron en la cancelación de al menos 250 vuelos por los inconvenientes que se generaron en distintos aeropuertos de todo el país.

La situación, que empezó de forma sorpresiva a las siete de la mañana de ayer y que comenzó a normalizarse cerca de las seis de la tarde cuando los trabajadores volvieron a sus puestos luego de terminadas las asambleas informativas, afectó a unas 30.000 personas que de a poco y con paciencia deberán tramitar los cambios de los pasajes.

Pocas horas después del comienzo de las asambleas informativas, el vocero de Aerolíneas Argentinas, Marcelo Cantón, sostuvo que las reuniones impulsadas por los gremios de pilotos (APLA y UALA), así como el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA) son una "medida de fuerza encubierta y sorpresiva porque no hay un planteo que atender", aunque aclaró que existe un reclamo por que se pague una cláusula gatillo de ajuste por inflación en el pago de los sueldos de octubre que la empresa estatal no reconoce porque entiende "que no corresponde" debido a que "no fue acompañado de un planteo formal a la compañía, lo que impide la posibilidad de conversar sobre las diferencias que pudieran plantearse".

Por su parte, para el secretario general de APLA Pablo Biró, el reclamo no solo está relacionado con una discusión salarial, sino que además acusó al Gobierno de estar "afanándose" las rutas de Aerolíneas Argentinas para entregárselas a operadores privados.

Biró aseguró que "la retención de tareas es porque no pagan el salario. Aerolíneas reinterpretó el acuerdo salarial, nos dijeron que no van a abonar un 8% del salario ", y agregó en declaraciones a radio Del Plata que "hay pasajeros que están afectados por la decisión de (Mauricio) Macri, (Jorge) Triaca y (Guillermo) Dietrich que necesitan a la gente puteando contra la línea de bandera para justificar su achicamiento o cierre. Están afanándose los cielos, como hicieron en los 90".

El Gobierno convocó dos asambleas

Jorge Triaca, secretario de Trabajo
Jorge Triaca, secretario de Trabajo

Con el objetivo de resolver el conflicto, la Secretaría de Trabajo a cargo de Jorge Triaca se puso al frente de las negociaciones y convocó a dos asambleas.

De la primeraparticiparán inspectores de la Secretaría de Trabajo, representantes de Aerolíneas Argentinas, de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y del Ministerio de Transporte.

En esta primera reunión, los representantes de las partes analizarán las sanciones que impondrán a los distintos gremios que impulsaron las medidas de fuerza de este jueves.

La segunda asamblea se realizaría mañana; allí los integrantes de la Comisión de Garantías debatirán la posibilidad de designar al transporte aéreo como un servicio esencial. Esto implicaría que en caso de que los trabajadores aeronáuticos resuelvan realizar una nueva medida de fuerza, estarían obligados a mantener un servicio mínimo para no paralizar por completo la actividad.

Las críticas de Macri

(Prensa Presidencia)
(Prensa Presidencia)

En medio del paro, el presidente Mauricio Macri les pidió a los gremios que "se sienten" a negociar con las autoridades para que la empresa deje de necesitar aportes del Estado nacional y advirtió que "no es justo que el 95% de los que no usan los aviones tengan que pagar" por la compañía.

"Desde que Aerolíneas se estatizó, el Estado tiene que poner plata todos los meses para que funcione. Todas las líneas aéreas que funcionan acá y la mayoría del mundo no requieren que los ciudadanos de ese país, en este caso los argentinos, pongamos plata todos los meses", señaló Macri.

Durante el acto de inauguración de un hotel en la localidad bonaerense de Pilar, el jefe de Estado dijo que "todos los meses hay nuevos argentinos que vuelan por primera vez, pero sigue siendo menos del 4 o 5 por ciento del total de la población. No es justo que el 95% de los que no usan los aviones tengan que pagar para que Aerolíneas funcione".

El jefe de Estado sostuvo que "este último mes" el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, "tuvo que girar más de mil millones de pesos a Aerolíneas para pagar sus salarios", y aclaró que esa cifra son "más de dos metrobuses".

"Le pido a los gremios de Aerolíneas que se sienten con las autoridades para que lo antes posible, meses, un año más, Aerolíneas pueda volar sin pedirle plata al gobierno nacional", señaló Macri.

En la misma línea de Macri se expresó el diputado Jorge Enríquez, quien en un comunicado aseguró que "el paro sorpresivo del personal de Aerolíneas Argentinas ha causado, como en otras oportunidades, innumerables problemas a miles de personas, a las que se les falta el respeto de una forma inconcebible. Las escenas que hemos visto hoy de personas mayores o madres con niños pequeños deambulando sin noticias sobre sus vuelos en los aeropuertos han impactado a todos los argentinos, que no queremos ser más rehenes de sindicalistas que privilegian intereses facciosos antes que el cumplimiento de sus obligaciones".

Para el legislador de Cambiemos, "los sueldos de quienes trabajan en Aerolíneas Argentinas superan ampliamente la media de los ingresos en nuestro país. Gozan, además, de condiciones muy beneficiosas de trabajo".

Las críticas de los usuarios