La CGT afirmó este jueves por la noche que se aleja la posibilidad de un paro nacional, luego de que una comisión analizó la versión final del decreto para el pago del bono de $ 5.000 de fin de año.

El cotitular de la central obrera, Héctor Daer, al término de una extensa reunión del Consejo Directivo en la calle Azopardo, dijo que "se aleja la posibilidad" de convocar a un paro para las próximas semanas.

Además, el titular del sindicato de Sanidad, precisó que en el caso de los trabajadores del sector público, la posibilidad de ese beneficio se tratará en paritarias.

El referente sindical aclaró que el bono no se tomará a cuenta de futuros acuerdos salariales, mientras también detalló que esa chance, junto a otras modificaciones que se quieran hacer, como el pago de los $5.000 en más de dos cuotas, "deberá acordarse entre las empresas y los sindicatos en paritarias".

A la reunión de la CGT asistieron Daer y el otro secretario general, Carlos Acuña, además de otros integrantes de la conducción como Omar Maturano, Andrés Rodríguez y Víctor Santa María.

El encuentro se produjo luego de que surgiera un malestar entre los gremialistas por la posibilidad de que la propuesta no incluyera a empleados públicos y frente a los reparos interpuestos por varias empresas, que sostienen que no podrían afrontar ese pago adicional.

Sucede que lo primero que generó preocupación en la CGT fue que el ministro de Producción, Dante Sica, saliera a aclarar que el bono será obligatorio para el sector privado, pero no para el público, mientras que luego la UIA y CAME señalaron que varias empresas no podrán afrontar el pago del beneficio.

Seguí leyendo: