Mauricio Macri y María Eugenia Vidal durante el último timbreo, en Luján, el mes pasado (Prensa Cambiemos)
Mauricio Macri y María Eugenia Vidal durante el último timbreo, en Luján, el mes pasado (Prensa Cambiemos)

Un mes después de la última actividad de este tipo, tras el ajuste del gabinete y del reconocimiento de la "emergencia" que atraviesa el programa económico, Mauricio Macri volverá a timbrear el próximo sábado en la provincia de Buenos Aires junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, según confirmaron altas fuentes del Gobierno nacional.

Será, en ese sentido, el segundo timbreo consecutivo del Presidente junto a la gobernadora en territorio bonaerense. El anterior había sido el sábado 11 de agosto, en la localidad de Luján, lejos del corazón del Conurbano bonaerense, donde Macri registra sus peores mediciones y las consecuencias del ajuste económico impactan con mucha más crudeza.

Ese sábado, el jefe de Estado y Vidal recibieron el reclamo de una vecina que los esperó con la boleta de luz. Macri le repitió varias veces que tenía que abrigarse. La mujer se fue sin demasiadas respuestas.

Fue el último timbreo nacional y el último del que participó el Presidente. La gobernadora siguió con algunos más junto a sus ministros y algunos miembros del gabinete nacional.

El presidente Macri durante el breve discurso en el que anunció que buscaría un nuevo acuerdo con el FMI
El presidente Macri durante el breve discurso en el que anunció que buscaría un nuevo acuerdo con el FMI

Dos semanas y media después, Macri emitió un mensaje de 102 segundos en el que anunció que pediría al Fondo Monetario Internacional (FMI) el adelantamiento de los desembolsos acordados entre el Gobierno y el organismo "para garantizar el cumplimiento del programa financiero del año próximo". En los días previos, la devaluación del peso había trepado por encima del 50% desde el comienzo del año.

Esa semana, el dólar alcanzó su récord histórico, por encima de los $40. El Presidente achicó el gabinete, resolvió correr a Mario Quintana de la órbita de la Jefatura de Gabinete y grabó un mensaje de más de veinte minutos en el que reconoció, por primera vez, que no se trataba de una tormenta si no de una "emergencia".

En ese contexto, Macri volverá a los timbreos, una actividad que en el seno de la mesa de estrategia de comunicación del PRO había empezado a generar resistencia de algunos sectores. Resolvieron, de todos modos, continuar con la misma hasta encontrar una alternativa superadora.

Hasta ahora no está resuelto el lugar en el que tocarán timbre el Presidente y la gobernadora bonaerense, que en las últimas horas volvió a levantar el perfil en los medios y pidió mayor presencia mediática a sus ministros.

Según fuentes oficiales, la provincia de Buenos Aires le envió a Casa Militar cuatro distritos para que sean evaluados en relación a la seguridad de Macri. El destino, de todos modos, se mantiene en reserva hasta ese mismo día por temor a escraches.

Por esas horas, Jaime Durán Barba, el asesor estrella del PRO, dejará el país hasta el mes próximo: había vuelto a Buenos Aires en las horas previas al fin de semana en el que la coalición de gobierno entró en crisis en la quinta de Olivos.