La caída en las encuestas que registra Mauricio Macri y el tercio de votos que sin mostrarse ni hacer campaña mantiene Cristina Fernández anima a algunos en el peronismo a acelerar procesos de reforma política que les permitan despegar de los dos.

Desdoblamiento de elecciones municipales, cambios en las boletas (única electrónica o única de papel) y proyectos de autonomía local están en la agenda justicialista. Especialmente se alinean en este sentido aquellos que transitan la avenida del medio y sus colectoras: el massismo, gobernadores con aspiraciones nacionales para los que el peso electoral de Buenos Aires siempre es un freno, los intendentes no K y los que empiezan a alejarse del kirchnerismo. Algunos confían en convencer a intendentes de Cambiemos con el argumento de que les conviene imitar a los gobernadores que históricamente (ahora más) han fijado sus propias fechas electorales para no ser arrastrados por la debacle de los referentes nacionales, o por el contrario unificar para que los levante el viento de cola cuando es fuerte el candidato nacional.

El 2019 se vislumbra como un año de elecciones escalonadas en las provincias. ¿Lo será también en los municipios de Buenos Aires?

En los últimos días se sucedieron varias reuniones. Intendentes bonaerenses han dado el visto bueno a la idea, sin acordarse aún un proyecto común de los varios que ingresaron a la Cámara de Diputados provincial.

Esta semana el diputado nacional Diego Bossio, de línea directa con varios gobernadores y con Sergio Massa, se sentó a hablar con Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y presidente hasta diciembre del PJ provincial. "El Tano" dio su ok al espíritu de esa ley porque, dijo, "fortalecería mecanismos democráticos, pondría luz sobre los intendentes que trabajan bien y los que no". De todos modos Menéndez le dijo a Bossio que "lo que está sufriendo la gente está por encima de la reforma política", en referencia a la situación económica y social. Pero coincidió en que sería positivo avanzar.

Menéndez es de los intendentes que se han reunido con varios peronistas, hace pocos días con José Manuel de la Sota, que no se los dijo pero coquetea con la idea de una candidatura presidencial. Y como Martín Insaurralde, Mariano Cascallares, Leonardo Nardini, Gabriel Katopodis, Fernando Gray y Juan Zabaleta participa de la rueda de charlas con gobernadores (el sanjuanino Sergio Uñac; el tucumano Juan Manzur; el entrerriano Gustavo Bordet; el chaqueño Domingo Peppo; el salteño Juan Manuel Urtubey; el formoseño Gildo Insfrán; la catamarqueña Lucía Corpacci y hasta Alicia Kirchner entre ellos) para analizar la situación del peronismo y su futuro electoral. En esas charlas se ha comentado el peso que Cristina Fernández sigue teniendo en Buenos Aires y la necesidad mutua de los intendentes y la ex presidenta de sostenerse en caso de un comicio unificado como marca la ley. También del deseo y necesidad de algunos (no de todos) para despegar y desembarazarse de La Cámpora, por ejemplo.

Se habla además de sostener al macrismo y de "sostener la institucionalidad" para evitar que caiga cualquier responsabilidad negativa sobre la dirigencia peronista. "Ellos tienen que pagar todos los costos, no nosotros", planteó un dirigente en una de las tantas reuniones.

"Hasta a María Eugenia Vidal le convendría poder desdoblar las elecciones, pero eso ella sola no lo debe poder decidir", dijo a Infobae un pícaro peronista que gobierna un municipio equivalente a la suma de varias provincias.

Bossio le hizo llegar la propuesta al ministro de Gobierno Joaquín de la Torre, peronista en el gobierno de Vidal. Otros se la han hecho llegar a Federico Salvai, mano derecha de la gobernadora, y otros dialogan con el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca. Pero ante la consulta de este medio, en el entorno de todos ellos dicen que el desdoblamiento de las elecciones hoy tiene "0,0001 % de chances" mientras que en el Legislativo provincial aseguran que "no está en agenda".

(NA)
(NA)

Será por eso que el diputado provincial Pablo Garate, de Tres Arroyos y hombre de Sergio Massa en La Plata, no logró sentar a Cambiemos en la comisión que preside de Reforma Política y del Estado. Hace 15 días intentó sesionar para consensuar un despacho que unifique las propuestas que van desde la autonomía de los intendentes para fijar la fecha de elecciones a la autonomía política para realizar alianzas locales. Por tercera vez no tuvo éxito y el lunes próximo arranca el receso invernal.

"Creo que hay que sacarla este año para que el año que viene haya reglas claras de cómo se va a votar", señaló Garate, autor de una de las iniciativas junto a Ricardo Lisalde y Ricardo Bonelli, los tres del Frente Renovador. En su caso deja librada a cada intendente la elección de la boleta única, es decir, si será electrónica o en papel.

Ex intendente de Bolívar y presidente de la Comisión de Asuntos Municipales en el Congreso de la Nación, también Eduardo 'Bali' Bucca fue consultado. A Massa, a Bossio y a Florencio Randazzo, el bolivarense les explicó que está de acuerdo pero que "hay que hablar de municipalismo y autonomía en términos generales, no hay lugar para oportunismos". En su caso plantea una autonomía sanitaria y tributaria, un acuerdo marco e integral que copie el modelo de la provincia de Córdoba. De hecho, para el mes de agosto organiza una charla en territorio bonaerense junto al diputado Martín Llaryola, peronista cordobés y ex vicegobernador, con el objetivo de explicar un sistema en el que estuvo comprometido el radicalismo en tiempos de Eduardo Angeloz.

De todos modos, ninguno de los consultados cerró ninguna puerta. Hace cuatro meses, señaló uno de ellos, el peronismo no tenía chances para el 2019 y hoy hay quienes creen que pueden recuperar municipios perdidos. También hace cuatro meses otras eran las mediciones para el Gobierno. Y para el kirchnerismo que sigue siendo el enemigo elegido en la Casa Rosada para confrontar y el 'cuco' al que gran parte del peronismo, si no lo puede vencer, quiere restarle poder en territorio bonaerense.