El titular de la delegación Bahía Blanca de la Cámara de la Construcción, Pablo Quantín, confirmó que empresarios del rubro tuvieron que "entregar dinero" a la Uocra local "para poder trabajar" y que era común que dirigentes del sindicato reclamaran beneficios por encima de lo acordado en los convenios colectivos.

El dirigente hizo declaraciones en referencia a las detenciones ocurridas ayer de ex dirigentes sindicales de la Uocra Bahía Blanca, en el marco de una causa por asociación ilícita y extorsión.

"La plata que se daba no era coima, ni para conseguir nada o pagar un servicio, era entregar dinero para poder trabajar", dijo Quantín. "Por ello el costo de la construcción era más caro, tanto en Bahía Blanca como en La Plata, algo que no sucede en otras provincias", aclaró el empresario.

Quantín explicó en declaraciones a Radio 10 y al canal TN que la Uocra local, encabezada por su secretario general Humberto Monteros, reclamaba beneficios por encima de lo acordado en los convenios colectivos, viáticos y premios. "Condicionaban a determinados proveedores, solicitaban remuneraciones que no estaban previstas en los contratos. Tornaron inviable el trabajo" de la construcción en Bahía Blanca, agregó.

La Justicia labró 14 órdenes de detención contra Humberto Monteros y dirigentes sindicales  (Emiliano Marconetto)
La Justicia labró 14 órdenes de detención contra Humberto Monteros y dirigentes sindicales  (Emiliano Marconetto)

Sobre por qué antes no se hacían denuncias, el contratista, que es testigo en la investigación de la causa que impulsa el fiscal Gustavo Zorzano, afirmó que "no había receptividad en ningún ámbito, ni político, ni judicial. Lo que pasaba es que no se hacían obras, o las pocas que se hacían eran muy caras".

Además, dijo que las empresas constructoras locales "estaban en problemas cuando no contrataban las empresas sugeridas para las viandas, aunque uno remuneraba al personal", y explicó que actuaban "con violencia". Una situación que también afectaba a los operarios, ya que "tenían que hacer lo que el dirigente gremial, entre comillas, le exigía que haga", afirmó Quantín.

El representante de la CAC advirtió que hay una veintena de empresas constructoras en Bahía Blanca y que los reclamos extorsivos se producían de acuerdo al tamaño de la compañía. En este sentido, aclaró que su empresa Vial Agro "nunca entregó dinero, pero otras sí le entregaron dinero", concluyó.

LEA MÁS: